Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconActualidad
line break icon

"El artista anónimo": Quien aprecia el arte, valora a Cristo

EL ARTISTA ANONIMO

Cata Portin

José Luis Panero - publicado el 27/10/20

Una película que te mostrará que la felicidad verdadera sólo se halla cuando el deber se ha cumplido

El pasado 23 de octubre las salas de cine españolas acogían El artista anónimo, último trabajo del muy premiado cineasta finlandés, Klaus Härö (Cartas al padre Jacob, 2011; La clase de esgrima, 2015), a través de una límpida narración sobre el conflicto intergeneracional y su eficaz modo de redimirse a través del arte. Distribuye European Dreams Factory.

El filme sigue los pasos del Olavi Launio (Heikki Nousiainen). Se trata de un veterano galerista, egoísta a ratos y refunfuñón, obsesionado por un misterioso retrato. El anciano -experimentado negociante de arte y en otros tiempos muy respetado- ha caído en el olvido. No ha sabido adaptarse a los tiempos y su vieja y pequeña galería de arte en nada puede competir con las nuevas galerías al uso, amplias y luminosas. Una de ellas, paradojas de la existencia, está instalada muy próxima a la suya. Separado además de su familia, a causa de un asunto sin resolver con Lea (Pirjo Lonka), su única hija, Olavi espera que el cuadro, un icono infravalorado por los especialistas en arte, devuelva a su vida la fortuna -personal y profesional- perdida.


EL ARTISTA ANONIMO

Te puede interesar:
Klaus Härö: “A mí me inspira el arte que tiene un significado”

Otra vez, el cine del finlandés Klaus Härö incide el la problemática del ser humano con determinación y claridad, con salidas argumentales bien trazadas, sin personajes huecos ni diálogos reprobables. De nuevo, vuelve a lucirse.

En el caso que nos ocupa, Härö pone el foco, por un lado, en las relaciones padres-hijos-nietos, un tema que siempre le ha llamado la atención. Y consigue que funcione el contraste entre ambos mundos: el interior del huraño Olavi -que representa lo antiguo y en desuso- con el de su nieto Otto (Amos Brotherus), que encarna lo contrarió, es decir, lo nuevo y renovado. Esa alianza, más allá de la pura cuestión genética, pone en valor la necesidad de crecer con los tiempos y, sobre todo, de encontrar la vía en la que abuelo y nieto puedan complementarse y cada uno se reconozca en el otro. Tal vez el principio de lo que podía haber sido una familia feliz.

Por otro lado, la película se centra en los sinsabores que experimentan los expertos en arte, de las metas cumplidas o los sueños por conquistar. Del modo que se tiene de pujar por algo, de la nítida distancia que existe entre la inexperiencia y la madurez y las ventajas que ello conlleva.

Todo ello lo expone Härö con gran pulso narrativo gracias al muy trabajado guión de Anna Heinämaa, tanto en la definición de todos los personajes, como en la estructura que despliega la trama. Una trama de formato clásico, por cierto, con un muy buen acabado formal donde exhibe un país desesperanzado, en tránsito al mundo de las grandes empresas que lo devoran todo -espectacular puesta en escena de carácter intimista y ambientación siempre en claroscuro-, que además goza de un atractivo tono de thriller, que impide que el espectador desconecte del argumento principal.

Además, El artista anónimo quiere homenajear a todas aquellas personas relacionadas con la cultura de la historia del arte, pone el acento en que una economía saneada no da paso a una felicidad verdadera, que sólo se halla cuando el deber se ha cumplido. En este sentido, el último tercio del filme resulta especialmente brillante y conmovedor, asunto que sólo se consigue si se valora la belleza y si se posee cierta sensibilidad.

Nos hallamos, pues, ante otra de las grandes joyas del cine de autor, didáctica en cierta medida, de ejecución sencilla, sin adornos innecesarios, agradable para todos los públicos, y que arroja una moraleja directa sobre el porqué de nuestra vida, la importancia de la fugacidad del tiempo y de todo aquello que condiciona nuestros actos, por ejemplo, reconocer que no todo tiene un precio.

Tags:
arteculturapelicula
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.