Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cambiar el mundo? Primero cambiar yo, y después otra cosa

PAINTED,VW,BUS,PEACE

Nick Karvounis | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 21/10/20

No voy solo, voy con hermanos, y me importan sus vidas

Hoy me quedé pensando en algunas de esas frases de Mafalda que incomodan el ánimo. Quino, recientemente fallecido, tenía la virtud de poner en nota de humor verdades muy profundas que desconciertan mi vida acomodada:

«Resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo… es el mundo al final el que le cambia a uno».
MAFALDA
QUINO-Claudiana editrice

Y es así. Si no me pongo a cambiar el mundo, si no intento cambiar yo para que algo comience a cambiar a mi alrededor, puede que a la larga me quede solo y me agote.

Y el mundo no cambie. Y yo ya no tenga fuerzas para dar pasos difíciles, subir montes escarpados o recorrer mares que parecen no tener orillas.

Y el mundo siga igual y yo acabe adaptado al mundo. Tal vez mi actitud interior es imprescindible. En otra viñeta de Quino leo:

«Comienza el día con una sonrisa y verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo».

Una sonrisa mientras a mi alrededor hay caras largas. Y personas tristes o enfadadas con el mundo. Amargadas por no conseguir lo que querían, en guerra con su vecino, con su jefe, con su amigo. Impacientes porque lo que les pasa no se ajusta exactamente a sus deseos.

Cambiar el mundo y sonreír parecen ser parte de un mismo camino. El que recorro de la mano de María por la vida.

WDZIĘCZNOŚĆ
baranq | Shutterstock

Pienso que no soy sacerdote porque un día quisiera cambiar el mundo. Quizás el mundo me parecía muy difícil de cambiar.

Quizás seguí sus huellas sólo porque intuí que su presencia en mi vida me llevaría a esbozar una sonrisa cada mañana. Y vería que ese era mi lugar. Y así ha sido.

Aun así me levanto cada mañana con un cierto miedo de que el mundo a la larga me acabe cambiando a mí. A golpe de rutina y desengaños.

No lo quiero y me decido de nuevo a sonreír. No quiero verme de repente sin ánimo para vivir con esperanza, para compartir esperanzas.

No quiero dejarme llevar por esa rabia que veo en muchos corazones y que un día puedo hacer mía. No quiero que se me contagie la envidia que aferra a tantos a sus deseos y puestos, comparándome con los que tienen vidas mejores.

No quiero volverme mezquino pensando sólo en mi vida, en mis planes y deseos, en lo que a mí me preocupa o interesa. El papa Francisco describe así el peligro que corre el mundo en su última encíclica Todos hermanos:

«Cada sociedad necesita asegurar que los valores se transmitan, porque si esto no sucede se difunde el egoísmo, la violencia, la corrupción en sus diversas formas, la indiferencia y, en definitiva, una vida cerrada a toda trascendencia y clausurada en intereses individuales».

Sueño con un mundo solidario en el que mire a mi hermano con misericordia y sepa que vamos todos en una misma barca.

Un mundo en el que el bien de todos es el bien común que yo busco y es de mi interés, porque me importa mi hermano. Como canta Rozalén en su canción Aves enjauladas:

«Cuando se quemen las jaulas, recuerda siempre la lección y este será un mundo mejor. Ya nadie se atreverá a burlar lo importante. No me enfadaré tanto con el que dispara odio, es momento de que importe igual lo ajeno y lo propio».

Es importante mirar la vida así. No voy solo, voy con hermanos, y me importan sus vidas.


MACK MCCARTER

Te puede interesar:
Él crea “sistemas de relaciones afectuosas” para sanar comunidades en decadencia

Quizás sólo será una semilla de vida nueva la que entierre con mis manos en esta tierra endurecida que me rodea. Y mis palabras queden guardadas en algún lugar recóndito del aire, o de algún corazón.

No pretendo ser yo el que cambie las cosas que ahora veo. Tal vez nunca lo he pretendido, ni deseado. Pero sí he querido caminar con paso firme y dar lo que llevo dentro de mí, muy grabado en el alma, con una sonrisa.

Sólo sé que puedo entregar la vida por algo importante que merezca la pena. Veo que los miedos son difusos y se pierden cuando me acompaña la sonrisa para salir de casa e iniciar un ascenso prolongado. No me desanimo ya ante el primer contratiempo.

Y he aprendido a ver el dolor ajeno y el propio como algo importante. No me es indiferente lo que me rodea. No paso de largo ante el que sufre al borde del camino. Comenta el papa Francisco en su encíclica:

«Ante tanto dolor, ante tanta herida, la única salida es ser como el buen samaritano. Con sus gestos, el buen samaritano reflejó que la existencia de cada uno de nosotros está ligada a la de los demás: la vida no es tiempo que pasa, sino tiempo de encuentro».

El primer paso fuera de mí mismo siempre es el más difícil. Cuesta salir, ir al encuentro. Es como dejar la paz atrás y arriesgar la vida.

La vida se juega en momentos aparentemente muy poco importantes. De golpe todo depende del sí que doy con mi alma, con mis manos, con mi voz.

ELDERLY COUPLE,
Jacob Lund | Shutterstock

Y entonces emprendo de nuevo el mismo camino de siempre, el de Jesús, el de los santos.

Y me alegra saber que no estoy solo, que hay más que también sueñan y viven con detenerse al borde del camino a acompañar vidas, dolores y muertes.

Y merece la pena enterrar en mi tierra la vida que vivo. Sin querer guardarla, sin ser egoísta.

Creo en el poder infinito que puede tener mi vida. Más allá de las incoherencias y desórdenes que palpo dentro de mí mismo. No me erijo en modelo para nadie.

Sólo quiero sostener la mano que he tocado. Salvando su camino, levantando su ánimo. Sólo así es posible cambiar mi vida, o el mundo. Dejando el amor colgado en almas sedientas.

12 grandes frases de santos sobre el amor:

Tags:
amorcambiocomunidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.