Aleteia

¿El peor año de la historia? No, 2020 no lo es

Shutterstock
Comparte

Descubre el año 536, designado como «el comienzo del período histórico más difícil para vivir»

¿El peor año de todos los tiempos? ¡Parece fácil, y muchas personas no dudarían en responder en seguida que este! De hecho, querido lector, es posible que ya tengas la respuesta en tu lengua … La lista de razones, después de todo, es bastante convincente:

  • La pandemia de mayor impacto, extensión y mortalidad de los últimos 100 años en el planeta.
  • Crisis económica generalizada e inestabilidad política en decenas de países y territorios.
  • Conflictos sociales e importantes manifestaciones puntuales de violencia y manipulación ideológica tanto en países pobres como ricos.
  • Estallido de conflictos bélicos en África, Oriente Medio, Asia Central e incluso Europa, con las crisis del Cáucaso y Bielorrusia.
  • Tensiones militares y riesgos de guerra de Venezuela a las Coreas, pasando por el polvorín perpetuo del Golfo Pérsico – y ahora agregando señales de una nueva «Guerra Fría» entre Estados Unidos y China.
  • Drama de migraciones forzadas sin solución a la vista y con nuevas oleadas de afluencia no solo en el Mediterráneo, sino también en el sudeste asiático y, a pesar de la reducción por el cierre de fronteras, todavía en la Venezuela bolivariana.
  • Episodios críticos de desorden climático, enmarcados por sequías, incendios y olas de calor sin precedentes, así como históricas inundaciones, tornados y tormentas.

De hecho, 2020 aún no ha terminado y millones de personas ya lo califican como el «peor año de todos los tiempos».

¿Pero lo es realmente?

Trágico siglo XX

No es necesario retroceder tanto en el tiempo para cuestionar seriamente esta afirmación. Solo en el siglo XX, por ejemplo, nuestro 2020 se enfrenta a rivales aterradores que compiten brutalmente por el peor “trofeo” del año de todos los tiempos.

II Guerra Mundial

Entre 1939 y 1945, la más devastadora de todas las guerras jamás libradas en la historia de la humanidad enterró a más de 60 millones de seres humanos.

Regímenes comunistas

Los regímenes comunistas se consolidaron en todo el mundo a lo largo del siglo XX. Comenzaron en 1917, en Rusia, y se han extendido por todo el mundo desde mucho antes de la Segunda Guerra Mundial. En total, exterminaron entre 90 y 100 millones de personas, particularmente en los territorios de la fallida Unión Soviética. Pero también en Corea del Norte, Sudeste Asiático, África, Europa del Este, Latinoamérica y, principalmente, China.

El Holodomor es uno de los escándalos homicidas más estridentes del régimen comunista. Sin exagerar, dicho sea de paso, este exterminio sistemático y deliberado de toda una población se describe como «el genocidio de Ucrania».

Sin embargo, en términos del «índice de horrores», la comparación es muy difícil con la devastación causada por la Revolución Comunista China y sus 65 millones de muertos.

Doblete Primera Guerra Mundial + gripe española

De 1918 a 1920, prácticamente sin pausa tras el horror de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la pandemia de gripe española causó por sorpresa la muerte de hasta 100 millones de personas en todo el mundo.

La inefable Muerte Negra

Demos ahora un gran salto al pasado, viajando directamente del siglo XX al XIV. Pero no porque ese tiempo haya sido pacífico: basta recordar, al fin y al cabo, los horrores de la Revolución Francesa y un sinfín de guerras esparcidas entre América y Extremo Oriente, prácticamente sin dejar ninguna región del mundo libre de conflictos. El salto es solo para ahorrar espacio en este asunto …

La peste bubónica del siglo XIV

Si el tema es una pandemia, no hay absolutamente ninguna comparación entre cualquier otro y la casi mítica Peste Negra. En 1349, la peste bubónica estaba acabando con entre un tercio y la mitad de toda la población de Europa. Además, también afectó con intensidad a regiones de África y Asia.

En medio de heridas y pústulas tan fétidas y repugnantes como intratables, esa sentencia de muerte torturó y asesinó a millones de personas en un tiempo récord sin posibilidad de resistencia.

El peor año de todos los tiempos

Sin embargo, cuando se trata del “peor año de la historia”, hay expertos que no señalan ninguno de estos períodos como el más trágico de la trayectoria de la humanidad.

Uno de ellos es el arqueólogo Michael McCormick, profesor de la Universidad de Harvard especializado en Historia Medieval. Sostiene que los peores meses jamás registrados no fueron los de 2020, ni los de la Segunda Guerra Mundial, ni el bienio de la gripe española, ni los horribles años de la Peste Negra.

El «peor año de todos los tiempos» fue también «el comienzo de uno de los peores períodos para estar vivo».

Para Michael McCormick, el «peor año de todos los tiempos» fue el oscuro y poco mencionado 536.

Hasta el sol dejó de brillar 

El Imperio Romano acababa de hundirse. El mundo occidental, por tanto, era un mosaico caótico inmerso en inestabilidades de todo tipo.

Ese año extraño, una misteriosa niebla comenzó a cubrir y oscurecer los cielos. Y no solo en Europa, sino también en Oriente Medio y en vastas zonas de Asia. La noche y el día estuvieron confundidos durante no menos de 18 insoportables meses.

El historiador Procopio de Cesarea, del Imperio Bizantino, fue testigo ocular de ese año y medio literalmente marcado por la oscuridad:

«El sol emitía su luz apagada, como la luna durante todo el año».

Y no era solo el sol el que parecía estar en constante eclipse. Además, el mismo Procopio también registró para la posteridad:

«Los hombres no estaban libres de la guerra, la plaga o cualquier otra cosa que pudiera conducir a la muerte».

De la oscuridad a la guerra

En el «peor año de todos los tiempos», de hecho, las sangrientas Guerras Góticas terminaron asolando a Italia ya devastada por el colapso del Imperio. La guerra no perdonó a las grandes islas italianas de Cerdeña y Sicilia.

La región de los Balcanes, con sus actuales Eslovenia, Croacia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Montenegro, Kosovo, Albania y Macedonia del Norte, tampoco escapó.

Fue un intenso conflicto entre el Imperio Romano de Oriente y el Reino Ostrogodo recientemente establecido. Esa guerra no terminó hasta el 553. Como resultado, una vasta región que, hasta entonces, se encontraba entre las más avanzadas, civilizadas, pobladas y fértiles del mundo, estaba en ruinas. Para hacerse una idea del daño causado, baste decir que Florencia y Roma terminaron irreconocibles.

De la Pequeña Edad del Hielo a la ola de hambre

Procopio no fue el único que documentó la guerra y la misteriosa niebla que dejó al sol azulado y a la gente sumida en el pánico. El político romano Flavio Magno Aurelio Casiodoro también escribió:

“Las estaciones han dejado de existir. Nos asombramos, incluso, porque ni siquiera veíamos la sombra de nuestros propios cuerpos al mediodía”.

Y hay más testimonios: el escritor bizantino Miguel el sirio, también registró la misteriosa gran nube que oscureció la Tierra alrededor del 536.

El «peor año de todos los tiempos», además, vio caer la temperatura del planeta. Y caer en serio. El oscurecimiento de los cielos inició la década más fría documentada en milenios. Debido a este cambio repentino, los historiadores llegaron a llamar al período nada menos que la «Pequeña Edad del Hielo».

De hecho, una serie de estudios realizados en la década de los noventa basados ​​en anillos de árboles ultracentenarios demostraron que los veranos de esa época eran extraordinariamente fríos. Esto ha tenido un impacto grave en el crecimiento de las plantas. Como resultado, la producción de alimentos sufrió un duro golpe.

Con la pérdida generalizada de cultivos ese año, una hambruna sin precedentes mató de hambre a millones de personas. Este drama, por cierto, también aparece en la literatura medieval: los Annals of Ulster, una serie de crónicas irlandesas, recuerdan “la falta de pan de los años 536 al 539”.

De la ola migratoria a más guerras y más hambre

Y el «peor año de todos los tiempos» solo podía empeorar. El hambre y el azote del clima obligaron a personas enteras a emigrar. Resulta que el desplazamiento monumental de todo un pueblo genera conflictos inevitables: después de todo, ya hay otros pueblos en los lugares hacia donde se dirigen los migrantes.

Esta dinámica de llegada de un pueblo y conflicto con otro, además, acrecienta la ola migratoria, ya que obliga a los derrotados a migrar también. Por tanto, existe un efecto dominó que amplía las inestabilidades.

Tenemos el caso, por ejemplo, de los ávaros. Huyeron de la sequía 536 en Mongolia y llegaron al este de Europa del Este. Allí, invadieron y conquistaron Panonia, una vasta región que abarca las actuales Hungría, Serbia y Rumanía.

Como resultado, los lugareños fueron masacrados u obligados a huir. Los derrotados en una región, sin embargo, a menudo se convierten en invasores en otra. Y, de hecho, esto es lo que les pasó a los longobardos. Obligados a escapar de la Panonia invadida por los ávaros, estos a su vez invadieron Italia.

Así, chocaron con los bizantinos establecidos allí. Y dado que los bizantinos se vieron debilitados por el hambre y sus efectos, como el hambre y las enfermedades, no fue difícil vencerlos. De esta forma, la ola de migraciones y conflictos llegó a cada vez más pueblos y más regiones. Y la inestabilidad, por tanto, se extendió sistémicamente.

El peor año de todos los tiempos duró más de 12 meses

Ante tal escenario, el historiador y arqueólogo David Keys desarrolló una tesis audaz.

Para él, después de todo, los impactos del año 536 en las frágiles sociedades de la temprana Edad Media europea fueron tan profundos y duraderos que, unas décadas más tarde, facilitaron enormemente la expansión del Islam.

Por ejemplo, las tribus turcas que originaron el Imperio Otomano solo pudieron expandirse, según Keys, porque los pueblos invadidos se vieron debilitados por siglos de catástrofes acumuladas.

No en vano, el título del libro en el que expone esta tesis es precisamente «Catástrofe: una investigación sobre los orígenes del mundo moderno».

El “peor año de la historia”, de hecho, sufrió y generó catástrofes tan intensas que sus efectos perduraron durante siglos. Como resultado, el 536 d.C. terminó dando forma a la continuidad de la historia en prácticamente todo el planeta.

______________

Con información de Aventuras Na Historia

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.