Aleteia

Venezuela: Padre Chamberlain, sacerdote lleno de barro y servicio

VENEZUELA
@pqesperanza
Comparte

El trabajo desplegado por Cáritas y la Iglesia durante la última tragedia natural ocurrida en Venezuela, indica que “la solidaridad se expresa concretamente en el servicio” y “puede asumir formas muy diversas” como expresa el papa Francisco, en la encíclica «Fratelli tutti» («Hermanos todos»)

Luis Alberto Chamberlain Pérez se ordenó sacerdote el 21 de octubre del año 2000. Entonces contaba 31 años y en su espíritu fluía el deseo de consagrar su vida para servir a los más necesitados.

Es decir, practicar la ley del amor que trajo Jesús de Nazaret. Ocho años más tarde, la parroquia “Nuestra Señora de la Esperanza”, en Maracay, estado Aragua, (Venezuela), se convierte en el destino de Luis. Allí ha convivido, insertado en una dinámica de solidaridad, que encontró su más alto nivel de expresión el pasado 9 de septiembre.

Aquél día, junto a sus vecinos sentía cómo el apacible río El Limón comenzaba a bajar con dureza desde el parque nacional “Henry Pittier”, acumulando en su caudal riachuelos y quebradas, para arrastrar todo a su paso. No había equivocación, la comunidad sería afectada como ocurrió en el año 1987. Él como integrante de la iglesia en la zona, debía activarse.

 

Era como si comenzara a vivir y explicar por adelantado la reciente encíclica «Fratelli tutti» («Hermanos todos»)del papa Francisco, interiorizando que la solidaridad se tendría que expresar en forma real entre los afectados: “La solidaridad se expresa concretamente en el servicio, que puede asumir formas muy diversas de hacerse cargo de los demás”. (115).

Su testimonio –escrito y gráfico- enviado en exclusiva a Aleteia, resalta el nivel de la fe puesta en Dios, así como en la unidad y solidaridad de la iglesia, desplegada ante el evento natural.

“Desde el primer momento en que supimos la gravedad de lo ocurrido en el sector La Candelaria, atendido por nuestra parroquia, nuestra Cáritas parroquial ‘Santa Laura Montoya’, con el apoyo de Cáritas diocesana, comenzó a organizar el centro de acopio parroquial, para recibir las donaciones con las que después se ayudaría a los afectados”, escribe Chamberlain, describiendo el inicio de la acción humanitaria de la iglesia.

En la medida en que las lluvias lo permitían se les unieron voluntarios, fieles de la comunidad de “El Paseo” y otras personas que llevaban desayunos, almuerzos, agua, ropa, lencería, calzado y algunas medicinas hasta la zona de afectación, dijo el @padrechambers.

 

VENEZUELA
@pqesperanza

 

Sacerdotes llenos de barro y en servicio

“Durante diecisiete días estuvimos de lleno en el lugar, visitando las casas y gracias a la colaboración de algunos empresarios y comerciantes y muy a pesar de la escasez de combustible y de gas doméstico, pudimos entregar más de 1800 raciones de comida, 340 litros de agua potable y más de 500 bolsas con alimentos, ropa, lencería, calzado y artículos de aseo personal y del hogar”, dijo el sacerdote nacido en Caracas, el 22 de febrero de 1969.

Aunque a la fecha de narrar su experiencia, asegura que la mayoría de las calles y casas, han sido limpiadas del barro y demás sedimentos que trajo la crecida del río El Limón, con lo cual se podría decir que ya la emergencia pasó, “no significa que dejaremos de acompañar a nuestros hermanos”, asegura Chamberlain. “A partir de este momento las necesidades serán otras y como Iglesia nos preparamos para asistirlos y acompañarlos”, añadió.

Las elocuentes imágenes recibidas, son testimonio concreto del trabajo que las instancias de Cáritas diocesana y parroquial realizaron con mucho ahínco. Especialmente, en la parroquia “Nuestra Señora de la Esperanza”, ésta ha sido una “experiencia dolorosa y enriquecedora”.

El palpar de cerca el dolor y llevar una palabra de aliento, metiendo literalmente los pies en el barro, para llegar al hermano que lo perdió todo”, dijo Chamberlain. “Compartir con personas de otras parroquias, credos, familias, fundaciones, empresas, comerciantes, líderes de comunidad, que trabajaban por ayudar a limpiar y por cubrir las necesidades básicas de los afectados, nos ayudó a ver con ojos de esperanza a nuestro país”.

 

La solidaridad del venezolano sigue viva

Considera que “el venezolano solidario sigue ahí, escondido bajo el velo de una crisis económica que merma su poder adquisitivo”, lo que se traduce en mayor apoyo y cercanía que nunca, “cuando ve al hermano sufriendo”. “La solidaridad implica que nos olvidamos de nosotros mismos y sacamos valor del fondo de nuestro ser (como el Buen Samaritano), para levantar al caído y sanar las heridas del que está a la vera del camino”, expresó.

“Ha sido edificante, sentir el apoyo de nuestro obispo (monseñor Parravano) y de otros sacerdotes; de los grupos de apostolado; ver a los jóvenes de la Pastoral Juvenil Diocesana o a un sacerdote limpiando barro en una casa de alguien que quizás no conocían”, comentó.

“Ver a los sacerdotes con los grupos de su parroquia llevando comidas; recibir los donativos y organizar todo, nos hace ser más responsables, descubrir líderes nuevos, abrir caminos, entrelazar corazones y hacer que caminen juntos hacia un mismo ideal”, concluyó.

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.