Aleteia

Papa Francisco agradeció al cardenal George Pell por su “testimonio”

PELL
Handout / VATICAN MEDIA / AFP
Comparte

Después de 400 días en la cárcel y absuelto unánimemente de los cargos de abuso de menores, el pontífice recibió a Pell en el Vaticano

El papa Francisco recibió en audiencia privada al cardenal George Pell este lunes, 12 de octubre de 2020, en el Vaticano. El pontífice agradeció a su exministro de economía por su “testimonio», según Vatican News, tras pasar 400 días en la cárcel y ser absuelto unánimemente de los cargos de abuso de menores.

El encuentro entre Francisco y Pell, 79 años, se produce en medio del escándalo económico que tiene como protagonista al cardenal defenestrado, Angelo Becciu, quien tenía una pésima relación con el prelado australiano, exprefecto emérito de la Secretaría de Economía del Vaticano (2014-2019), este último le había tildado de “deshonesto’ en una reunión de frente al papa.

El purpurado australiano llegó a Roma el 30 de septiembre proveniente de Sydney, mientras el Vaticano enfrenta una operación ‘limpieza’ contra la corrupción económica interna, y recibe la visita de dos semanas del equipo del Moneyval, del Consejo de Europa, encargado de evaluar si el Estado de la Ciudad del Vaticano cumple con las normas internacionales para combatir la financiación del terrorismo y el blanqueo de capitales.

Becciu y Pell

El Vaticano no ha dado mayores detalles sobre la audiencia privada. Pell ya no tiene algún encargo en la Curia Romana y posiblemente su visita al Papa ha sido una despedida digna antes de su mudanza definitiva. Pell durante el proceso que enfrentó en Australia fue reemplazado por el jesuita Juan Antonio Guerrero Alves, nombrado el 14 de noviembre de 2019, tras la sentencia emitida contra el cardenal australiano por el Tribunal de Apelación en agosto de ese año.

Al respecto, medios de comunicación italianos, informaron que 700.000 euros, provenientes de la Secretaría de Estado se enviaron a una cuenta bancaria en Australia y señalando que esos fondos, supuestamente autorizados por el cardenal Becciu, sirvieron para sostener el juicio contra el cardenal Pell.

El abogado del prelado australiano, Robert Richter, afirmó que ese dinero nunca fue usado en la defensa de su asistido y, por ende, exigía una investigación internacional aludiendo que ese dinero posiblemente fue usado para intervenir en el juicio. El diario italiano Il Corriere della Sera informó que el dinero fue girado a los acusadores de Pell. (3.10.2020).

Por su parte, el cardenal Becciu, a través de su abogado, Fabio Viglione, sostiene que las acusaciones en su contra son una “absoluta falsedad”. «Finalmente, nunca ha habido ninguna interferencia por parte del cardenal en el juicio contra el cardenal Pell”, intervino Viglione.

El abogado del cardenal (sin derechos) Becciu rechazó también que su asistido hubiera actuado “intentado deshacerse de Pell, con quien -confirmó – el ex sustituto de la Secretaría de Estado si había tenido «desacuerdos profesionales» en relación con la gestión de los asuntos económicos (Pell era el Prefecto del Departamento de Economía en ese momento). Sin embargo, según el cardenal italiano, el cardenal australiano quería aplicar leyes que aún no habían sido promulgadas”.

El caso Pell: ‘Soy inocente’

Volviendo al caso Pell. El Papa había dado un ‘permiso’ al ‘cardenal ranger’ para que dejara el Vaticano en julio de 2017 y se defendiera de las acusaciones por abuso de menores en Australia. Según los acusadores, Pell había perpetrado abusos en dos ocasiones en 1996 y 1997, cuando era arzobispo de Melbourne.

El tribunal de la misma ciudad lo declaró culpable en diciembre de 2018. Fue trasladado a prisión en febrero de 2019 y condenado a seis años de detención. Estuvo en régimen de aislamiento y no podía celebrar misa. En agosto de 2019 la sentencia es confirmada por el Tribunal de Apelación. En marzo de 2020, el caso Pell llega al Tribunal Superior de Australia, el último nivel de sentencia.

El 7 de abril de 2020, ese tribunal, compuesto por siete jueces, aludiendo a las incoherencias de la sentencia del Tribunal de Apelación, absuelve por unanimidad a George Pell porque -argumenta- existe una razonable posibilidad de que el delito no se haya cometido y, por tanto, existe una posibilidad significativa de que se pueda condenar a una persona inocente.

La Santa Sede y el Papa

La Santa Sede a través de varios comunicados afirmó desde el inicio el máximo respeto por las autoridades judiciales australianas y precisamente en nombre de este respeto esperaba el resultado del proceso de apelación, recordando que el cardenal proclamaba su inocencia y tenía  derecho a defenderse hasta el último grado. Además, de confirmar su compromiso en la lucha contra los abusos.

Después de ser declarado inocente, el cardenal Pell declaró que la injusticia que sufrió ya había sido superada y que no tenía ningún resentimiento hacia sus acusadores. «El punto era si yo había cometido o no estos terribles crímenes y no los cometí”, sostuvo.

Cabe recordar que después de la noticia del veredicto definitivo de absolución del cardenal Pell, el papa Francisco afirmó: «En estos días de Cuaresma hemos visto la persecución que sufrió Jesús y cómo los doctores de la ley se ensañaron contra él: fue juzgado con saña, con ensañamiento, siendo inocente. Me gustaría rezar hoy por todas las personas que sufren un juicio injusto por el ensañamiento”. (08.04.2020, Misa en Santa Marta).

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.