Aleteia

AMLO al Papa: Que la Iglesia católica pida disculpas a los indígenas por la Conquista

LOPEZ OBRADOR
Shutterstock | Armando Serralde
Comparte

El presidente de México aprovecha una audiencia papal a su esposa para hacer llegar una carta al Pontífice

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, ha aprovechado la audiencia que el Papa Francisco concedió a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, para insistir en que la Corona española y la Iglesia católica, junto con el Estado mexicano, deben pedir disculpas a los indígenas por las «atrocidades cometidas en su contra» durante la Conquista y hasta el día de hoy.

Mediante una carta entregada al Papa por la señora Gutiérrez Müller, el mandatario mexicano trata al Papa como «Jefe del Estado Vaticano» y le recuerda su admiración – expresada en una encuentro que tuvo con él hace cinco años en la Plaza de San Pedro – «por su labor pastoral en favor de los pobres y humillados del mundo».

López Obrador, quien en varias ocasiones ha utilizado palabras del Papa Francisco en sus conferencias y presentaciones públicas, subraya que, al paso del tiempo, «usted sigue siendo un hombre de ideas y su proceder es consecuente con ellas. De modo que le sigo manteniendo un gran respeto como dirigente religioso y como Jefe de Estado».

 

Luego de ensalzar su gobierno, López Obrador afirma en su misiva que el viaje de su mujer tiene como objetivo «obtener códices, objetos y documentos de nuestra historia que puedan exponerse en nuestro país el año próximo, cuando se cumplirán los 700 años de la fundación de México-Tenochtitlán; los 500 años de la invasión colonial española y el bicentenario de nuestra Independencia».

Tras recordar que la Independencia tuvo como caudillos a «dos sacerdotes buenos y rebeldes: Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos y Pavón», pide al Papa que la Iglesia Católica haga una referencia a estos personajes de la historia de México, quienes fueron excomulgados antes de ser fusilados. «¿No cree que en vez de afectar a la Iglesia Católica una referencia en honor a Hidalgo y Morelos, la enaltecería y causaría la felicidad de la mayoría de los mexicanos? Solo su sensibilidad podría entender la trascendencia de dicho acto de contrición histórica», escribe en su carta al Papa, López Obrador.

Respecto a los documentos pedidos «en calidad de préstamo por un año» para exponer en México, en 2021, son el Códice Borgia, de la cultura mixteca; el Códice Vaticano B, de la cultura náhuatl; el Códice Vaticano 3738 , de la cultura tolteca-chichimeca y mapas de Tenochtitlán.

En la parte central de su carta, López Obrador insiste en que, con motivo de las efemérides de 2021, «tanto la Iglesia Católica, la Monarquía española y el Estado Mexicano debemos ofrecer una disculpa pública a los pueblos originarios que padecieron de las más oprobiosas atrocidades para saquear bienes y tierras y someterlos, desde la Conquista de 1521 hasta el pasado reciente (…) Ellos merecen no solo esa actitud generosa de nuestra parte sino el compromiso sincero de que nunca, jamás, se cometerán actos irrespetuosos a sus creencias, culturas y, mucho menos, se les juzgará o marginará por motivos económicos o racismo», remata López Obrador.

Tres peticiones de perdón

Quizá el presidente de México lo ignore, pero los tres últimos papas han sido muy claros en la petición de perdón y el reconocimiento de las sombras que acompañaron a la Conquista y que siguen pesando sobre los pueblos originarios de América:

1. El Papa San Juan Pablo II, en República Dominicana, en 1992, Quinto Centenario del Descubrimiento de América, reconoció «con toda verdad los abusos cometidos debido a la falta de amor de aquellas personas que no supieron ver en los indígenas a hermanos e hijos del mismo Padre Dios», pidiendo, «en nombre de Jesucristo, como Pastor de la Iglesia», que «perdonen a quienes los han ofendido, que perdonen a todos aquellos que durante estos quinientos años han sido causa de dolor y sufrimiento para sus antepasados y para ustedes».

2. En el marco de la V Conferencia General de CELAM, en Aparecida (Brasil), mayo de 2007, Benedicto XVI dejó dicho que el recuerdo de un pasado glorioso no puede ignorar las sombras que acompañaron la obra de evangelización del continente latinoamericano: «no es posible olvidar los sufrimientos y las injusticias que infligieron los colonizadores a las poblaciones indígenas, a menudo pisoteadas en sus derechos humanos fundamentales. Pero la obligatoria mención de esos crímenes injustificables – por lo demás condenados ya entonces por misioneros como Bartolomé de las Casas y por teólogos como Francisco de Vitoria, de la Universidad de Salamanca – no debe impedir reconocer con gratitud la admirable obra que ha llevado a cabo la gracia divina entre esas poblaciones a lo largo de estos siglos».

3. El Papa Francisco, en San Cristóbal de las Casas (México) en febrero de 2016: «Sin embargo, muchas veces, de modo sistemático y estructural, vuestros pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han considerado inferiores sus valores, su cultura, sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado, los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que las contaminaban. ¡Qué tristeza! Qué bien nos haría a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir: ¡Perdón! Perdón hermanos, el mundo de hoy, despojado por la cultura del descarte, los necesita a ustedes».

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.