Aleteia

Santos poco atractivos, pero de una gran belleza espiritual

SAINT PAUL
Courtesy of the Vatican’s Pontifical Commission for Sacred Archaeology
Comparte

Consiguieron la belleza más difícil de alcanzar: la mística, la espiritual

¿Qué cosa es la belleza? Según su significado: “La belleza está asociada a la hermosura. Se trata de una apreciación subjetiva: lo que es bello para una persona, puede no serlo para otra. Sin embargo, se conoce como canon de belleza a ciertas características que la sociedad en general considera como atractivas, deseables y bonitas.”

Quizás los santos que mencionamos a continuación, no seguían ciertos “estándares de belleza”; a mi modo de pensar, fueron más allá superando tantos estereotipos. Sin dudas alcanzaron esa, la belleza más difícil de alcanzar: la mística, la espiritual.

San Francisco

Podemos tener una descripción del “pobrecito de Asís”, gracias a la descripción de Tommaso, archidiácono y luego obispo de Spalato, entonces estudiante de la Universidad de Bolonia, el cual tuvo la oportunidad de asistir el 15 de agosto del 1222 a un sermón que Francisco dio en la plaza de la ciudad.

Tommaso observa asombrado como Francisco no predica como un clérigo, sino que habla como quien habla en una asamblea pública. Y es así como lo describió:

“Su vestido era mísero, su persona despreciable, su apariencia indecorosa; pero hasta tal punto Dios dio tanto efecto a sus palabras, que muchas familias nobles, entre las cuales reinaba la implacable furia de antiguas enemistades había hecho estragos con gran derramamiento de sangre, fueron conducidas de regreso a los concilios de paz. Tan grande fue la reverencia y la devoción hacia él que hombres y mujeres se arrojaron en masa sobre él, tratando ansiosos de tocar los bordes de su túnica o quitarle un trozo de su miserable ropa”.

San Francisco, el pobrecito de Asís

San Onofre

La descripción de san Onofre la conocemos gracias a una de las memorias de san Pafnucio, el Asceta, quien también había tomado la decisión de vivir como ermitaño en el desierto egipcio y un día, sin comida y agua, se encontró con san Onofre, a quien en un principio hasta confundió con una bestia por su aspecto:

“Tenía un aspecto aterrador, peludo sobre todo su cuerpo, con una falda hecha de hojas. Cuando se acercó a mí, me asaltó el terror y temí que pudiera matarme. Corrí hasta lo alto de una colina, pero él se acercó hasta donde yo estaba, se agachó, miró hacia mí y dijo:

‘Baja y ven donde mí, hombre santo, porque yo soy un hombre que vive como tú en esta soledad desolada por el amor de Dios’”.

Onofre, el santo que se vestía con su pelo

Santa Germana Cousin

Germana nació en Frouzins en 1579, en un pequeño pueblo cerca de Toulouse (Francia) en una familia de condición modesta.

Tenía una deformación congénita en el brazo derecho desde su nacimiento, y una constitución muy débil, debido a su deficiente nutrición. A los pocos años de edad, enfermó de escrofulosis, una enfermedad que desfiguró su rostro de por vida.

Quedó huérfana de madre poco después de su nacimiento, y su padre se volvió a casar con una mujer que la cuidó muy poco. Se avergonzaban de ella y la mandaron a pastar las ovejas y a dormir con ellas en el establo.

¿Sabes quién es la patrona de las víctimas de abusos infantiles y bullying?

San Drogón

A san Drogón se lo considera el patrono de las personas poco atractivas.

Pertenecía a la nobleza flamenca, al nacer perdió su madre en el parto, cuando vino a saber este hecho se sentía tan mortificado pensando que fue la causa de la muerte de su madre, que comenzó a ponerse duras penitencias.

Se marchó de su casa y se dedicó a pastorear ovejas y al peregrinaje. En uno de sus peregrinajes, se enfermó gravemente, la enfermedad le dejó como secuela una severa hernia que lo dejó casi por completo inmovilizado y le provocó serias deformaciones.

Tenía mucho miedo que la gente lo viera con su aspecto “monstruoso”, así que construyó una celda cerca de la Iglesia y se encerró por completo. Allí vivió por el resto de su vida, evitando el contacto con las personas, a excepción del quien le traía la Eucaristía (tan solo pan y vino los domingos).

¿Un santo del café? Sí, existe

Santo Tomás de Aquino

Dicen que santo Tomás era un hombre muy corpulento y bastante pasado de peso, según decían en la mesa de la Abadía donde comía tuvieron que cortar un semicírculo para que pudiera sentarse y encajar su panza. Una historia que fue bien puede tratarse de un mero rumor entre estudiantes, que comenzó quizás como un chiste, pues no existen pruebas fehacientes al respecto.

Lo que sí se sabe es que sus compañeros al ver a Tomás tan robusto y silencioso, lo tomaron por tonto, por lo que le pusieron como apodo: (bovem mutum), «El buey mudo».

Un día, uno de sus compañeros leyó los apuntes de este joven estudiante y se los presentó a san Alberto. Al leerlos, este les dijo a los estudiantes: «Ustedes lo llaman el buey mudo. Pero este buey llenará un día con sus mugidos el mundo entero».

Desde ese día el joven Tomás pasó a ser el bachiller encargado de responder a las disputas y asistente personal de Alberto el Grande.

Santo Tomás de Aquino, el buey mudo

San Pablo

Sí observamos con atención las representaciones de san Pablo, podemos ver que casi todas siguen una misma línea, y esto es gracias a una imagen antigua del apóstol hallada en las catacumbas de Santa Tecla, es el retrato más antiguo de Pablo que parecería concordar con la narración de la obra apócrifa Hechos de Pablo y de Tecla:

«Y, vio venir a Pablo, un hombre de pequeña estatura, cabeza rala, piernas curvadas, de buen estado físico, cejijunto, nariz un tanto aguileña, lleno de gracia: porque algunas veces parecía como un hombre, y otras tenía el rostro de un ángel.»

Santa Catalina Tekakwitha

Kateri nació en un pueblo cerca de Auriesville, Nueva York en el año 1656. Tenía solo cuatro años cuando quedó huérfana, debido a una epidemia de viruela. Ella sobrevivió pero quedó marcada de cicatrices que desfiguraron su rostro y con una visión reducida. Kateri fue apodada «tekakwitha», que significa «la que choca contra las cosas». Fue adoptada por sus dos tías y su tío, que se oponía duramente a la evangelización.

Cuando tenía 18 años, inició la catequesis en secreto y finalmente su tío dio su consentimiento para que se convirtiera al cristianismo, a condición de saliera del pueblo indio.

Hoy celebramos a… Santa Catalina Tekakwitha

Santa Librada o Wilgefortis

Según cuenta la leyenda, Librada era una hermosa princesa, hija de un rey pagano de Portugal.

El rey le asignó un príncipe pagano como esposo sin saber que su hija se había convertido en cristiana y había ofrecido su virginidad al Señor. La santa se mantuvo firme en querer mantener su voto de castidad e imploró al Señor que transfigurara su hermosa apariencia, volviéndola fea.

Dios respondió a su oración haciendo crecer una espesa barba en su rostro la noche antes de la boda. Al ver lo que había sucedido, el prometido se horrorizó y escapó para siempre.

¿Quién es esta santa barbuda en la cruz?

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.