Aleteia

Un cuarto de la población sufre problemas de salud mental

PSYCHOLOGIA
GoodStudio | Shutterstock
Comparte

Necesitan mucho acompañamiento, mucha paciencia y mucho apoyo para buscar la ayuda de un psicólogo o psiquiatra

¿Por qué tenemos miedo de acudir a un psicólogo o psiquiatra? Éste sigue siendo un tema vergonzoso. Es mucho más fácil admitir, por ejemplo, que nos han realizado una cirugía cardíaca que haber sido hospitalizado por una crisis de ansiedad, por ejemplo.  Es una pena que en nuestra sociedad exista un estigma tan grande sobre los problemas de salud mental porque, quienes los padecen, se sienten muy solos y reaccionan de manera diferente.

La razón es un conocimiento insuficiente sobre el tema. Por ello, desde pequeños es bueno trabajar la educación emocional. Los niños aprenden a nombrar sus emociones y saben que a veces se puede tener dificultades para pensar y vivir ciertas situaciones. Además, conviene enseñarles (y aprender los adultos también) a tratar a las personas que sufren este tipo de problemas, a no tratar como inferiores y a ayudarles a descubrir lo que es importante para que puedan sentirse bien.

“Contrólate”: palabras que no ayudan

Hoy en día, 350 millones de personas en todo el mundo sufren de depresión, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si tienes cerca a una persona con depresión puede que estés tentado en darle algún consejo sencillo como por ejemplo: «Se te pasará»;    «Manténte ocupado”; «Contrólate»; “Deja de compadecerte de ti mismo”; «No te regocijes en el dolor»; “No exageres, otros tienen peores problemas”.

Tal vez creas que son las palabras apropiadas, que le darán fuerza y le levantarán el ánimo pero, desafortunadamente, el efecto es justamente contrario. Las personas que sufren de depresión o esquizofrenia se bloquean aún más y sufren en soledad al recibir este tipo de comentarios.

Entonces, ¿qué mensajes podrían ayudarles en esta situación? Aquí algunos ejemplos:

  • “Veo que algo te molesta hoy, ¿me lo cuentas?”
  • “Entiendo que es difícil para ti”
  • “Intenta levantarte, hoy estoy aquí para ti”.

Sin embargo, debemos recordar que nuestra presencia puede suponerles un gran apoyo pero nunca será la la ayuda profesional que tal vez necesite. Es importante tener en cuenta que necesitan mucho acompañamiento, mucha paciencia y mucho apoyo para buscar la ayuda de un psicólogo o psiquiatra.

Te recomendamos el primer artículo del psiquiatra Pablo Tudela. El doctor colaborador de la edición de Aleteia en español.

¿Qué ve el médico especialista?

Por un lado, el psiquiatra recoge los datos en la entrevista y, además de escuchar lo que dice el paciente, presta atención a la forma en la que lo dice. “Lo observa desde el momento en que entra en la consulta: cómo está vestido, cómo se mueve, cuáles son sus expresiones faciales, si responde a las preguntas, si habla de manera lógica o caótica”.

Durante la conversación, el paciente neurótico describirá sus dolencias con bastante precisión, y es posible que el paciente psicótico no sepa por qué se ha presentado en la consulta. Por lo tanto, no debemos tener miedo de no poder describir lo que nos está sucediendo o de no saber cómo llamarlo. El médico especialista puede manejarlo.

Visitar al psiquiatra no significa tener una enfermedad mental

Casi el 25% de los polacos experimentan trastornos mentales en sus vidas, según informa el Instituto de Psiquiatría y Neurología de Varsovia. Aunque nosotros mismos no experimentemos este tipo de trastorno, existe una alta probabilidad de que un ser querido los experimente. Entonces, ¿qué vale la pena saber?

Los pacientes que padecen trastornos de ansiedad están dominados por la tensión y el miedo. Se quejan de problemas cardiovasculares y respiratorios. También experimentan repentinos ataques de ansiedad. La esquizofrenia se manifiesta con mayor frecuencia por delirios, alucinaciones, falta de conocimiento del propio estado mental.

“La depresión es un momento malo del que se quisiera huir, pero no se tiene dónde; el enfermo está encerrado en sí mismo, abrumado por el pasado, el presente y sin perspectivas de futuro. Durante este tiempo, no pasa mucho en su vida, las experiencias giran de forma monótona en torno a los mismos hilos (hechos, acontecimientos)”, escribió Antoni Kępiński.

Redactando este artículo, me serví de la revista mensual ZNAK del mes de septiembre (09) 2020, cuyo tema fue “Cuando nuestra psique está enferma”, de donde provienen las citas utilizadas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.