Aleteia

Por qué llevar a tus hijos a la confesión (aunque sean pequeños)

MOTHER AND CHILD
Lolostock | Shutterstock
Comparte

No es fácil, pero algo poderoso puede suceder cuando llevas a tus hijos

Cuando mis hijos eran demasiado pequeños para confesarse, odiaba llevarlos conmigo cuando iba porque era estresante.

Por un lado, todos eran pequeños y estaban llenos de energía, y mantenerlos quietos y callados era difícil. También significaba que no podía aprovechar el tiempo en la fila para hacer un examen de conciencia a fondo, así que lo hacía antes de salir de casa, plenamente consciente de que olvidaría al menos la mitad de mis pecados en el bullicio de mantener a los niños lejos de la puerta y quietos y callados.

Pero necesitaba confesarme más frecuentemente que las oportunidades que tenía para ir sola. Siendo realista: el día a día de una mamá de cinco hijos menores de 10 años fue una de las épocas más difíciles de mi vida, y me enseñó cuán carente soy de casi todas las virtudes. Así que la mayoría de las veces, aparecían los niños.

Cada vez que íbamos, hacían las mismas preguntas. “¿Por qué tenemos que quedarnos fuera? ¿Por qué no podemos entrar contigo?»

Y cada vez, les daba las mismas respuestas: «Vamos a confesarnos porque necesito decirle a Dios que lo siento, y no puedes entrar conmigo porque esta es una conversación entre Dios y yo».

A veces uno de ellos me preguntaba por qué tenía que pedir perdón. Las primeras veces esquivé la pregunta, diciendo que era entre Dios y yo.

Pero un día, después de una noche particularmente difícil en la que había perdido la paciencia, les grité a los niños y nos habíamos acostado todos llorando, les contesté.

“Tengo que decirle a Dios que lamento haberme enojado contigo y gritarte. Fue un pecado gritar en lugar de elegir estar tranquilo y cariñoso, y aunque ya me disculpé contigo, todavía quiero disculparme con Dios».

Todos me miraron con seriedad durante unos minutos. Entonces Charlotte, de 6 años, dijo: «Quiero decirle a Dios que también lo siento, porque golpeé a mi hermana y te mentí». Me quedé mirándola por un minuto, un poco aturdida.

En el silencio, sus hermanos comenzaron a nombrar en voz alta los pecados por los que querían pedir perdón. Uno por uno, hicieron sus propios exámenes de conciencia.

Fue un momento hermoso y les dije que lo que habían hecho era como una confesión. De hecho, había un elemento del sacramento en ese momento, uno que no podían captar, pero yo lo vi.

Mucho antes de la edad razonable para confesarse libremente, sin miedo a la condena. Y tampoco estaban motivados por el miedo, estaban motivados por el amor, por Dios y por los demás.

Desde ese día, siempre me los llevaba cuando iba a confesarme. Antes de irnos, teníamos una conversación sobre los pecados que habíamos cometido y por qué lo lamentábamos.

Para cuando Sienna tuvo la edad suficiente para hacer su primera confesión, ya tenía años de practicar un examen de conciencia en su haber, y los demás siguieron sus pasos.

No se puede negar: llevar a los niños pequeños a confesarse es difícil. Pero deberías hacerlo de todos modos, incluso si no hablas de tus pecados y ellos no hablan de los suyos.

Al llevar a tus pequeños contigo a la confesión, les estás enseñando activamente cómo vivir una vida virtuosa.

Les estás mostrando lo que son la fe, la perseverancia, la fortaleza, la humildad, la templanza y la caridad simplemente dejándoles que te vean hacer fila, entrar al confesionario y orar después.

Estás poniendo sus pies en el camino a Cristo antes de que tengan la edad suficiente para elegir ese camino ellos mismos… y eso debería ser suficiente motivación para cualquiera.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.