Aleteia

Venezuela vive en un desierto de noticias

VENEZUELA
Shutterstock | Ruben Alfonzo
Comparte

A los problemas más conocidos, se añade la realidad de la dramática desinformación en que vive gran parte de la población

Más de 5 millones de venezolanos viven en desiertos de noticias según revela el más reciente informe del IPYS Venezuela. Los resultados más resaltantes del proyecto se presentaron el pasado jueves 24 de septiembre en una transmisión en vivo a través de las plataformas Zoom y Facebook.

El IPYS es el Instituto Prensa y Sociedad Venezuela. Se trata de  una organización sobre periodismo de investigación y todas las informaciones sobre la Prensa de hoy en Venezuela. Monitorean y registran las violaciones y los peligros que enfrenta la libertad de expresión y de prensa en el país.

Se presentan como «una organización no gubernamental que trabajaba en la promoción, defensa y formación en libertad de expresión, periodismo de investigación y derecho a la información, con la aspiración de contribuir al logro de una ciudadanía más consciente ante la necesidad de defender y ejercer estos derechos».

Enmarcan su labor en los principios internacionales de la libertad de expresión e información, como son la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión -promovida por la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos-, así como en las disposiciones que se contemplan en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y otros instrumentos de la legislación nacional.

Su misión

IPYS Venezuela trabaja por una Venezuela donde exista el disfrute pleno de la libertad de expresión y del derecho a la información, y demanda que se cumplan las garantías necesarias para ejercer un periodismo libre y plural, que permita el escrutinio del poder.

Denuncia las violaciones al ejercicio de los derechos a la libre expresión y el acceso a la información, velando y protegiendo los derechos de periodistas y profesionales de la comunicación para cumplir con su labor. Y defiende el marco legal que garantiza el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información de acuerdo a los estándares internacionales, y como piedras angulares de la convivencia democrática de la ciudadanía.

Desierto de noticias

El desierto de noticias concebido como desierto informativo término –según la definición que adoptan-  que hace referencia a las localidades, rurales o urbanas, que no son cubiertas por medios de comunicación y por tanto sus habitantes no tienen acceso a noticias relacionadas con su realidad geográfica específica.

Echando mano de una serie de infografías, el estudio muestra un panorama desolador desde el punto de vista del acceso y manejo de la información cotidiana. Indagaron en localidades y municipios,  chequeando en los diferentes medios radioeléctricos, periódicos y medios digitales.

 

VENEZUELA

Atlas del silencio

Así llaman al mapa mediático de Venezuela. “Atlas del silencio: los desiertos de noticias en Venezuela” es el llamativo título del estudio, el cual detalla que en 90 municipios del territorio nacional es limitada la cobertura de las informaciones por parte de medios de comunicación como emisoras de radio, televisoras, periódicos y portales digitales. Además, indica que otros 122 municipios son considerados desiertos de noticias moderados, y solo 105 municipios tienen suficiente cobertura informativa, es decir, no son desiertos.

Los desiertos informativos constituyen el hogar de 5.271.753 venezolanos. Los encuestados reportan que de los medios disponibles 79,69% son privados, 13,66% son medios comunitarios y apenas 6,65% son medios estatales.

Es significativa una de las conclusiones: en las comunidades consultadas el 74,12% de las menciones corresponden a medios que son de línea informativa no oficial, y el 25,88% corresponde a medios que son de línea informativa oficial.

A grandes trazos, aseguran que Apure, estado llanero por excelencia, no es un llanura, sino un auténtico desierto; Bolívar, el estado más grande en territorio de Venezuela, no se salva del desierto informativo; en Táchira estado andino, el 75% de la población tiene poco o nulo acceso a la información; en Zulia, estado petrolero, casi la mitad de la población está ausente de información y en Mérida, el periodismo local está en una situación muy precaria.

“Es dramática la desinformación en el país –señala para Aleteia la respetada profesora Gloria Cuenca, con más de 50 años de experiencia docente en la escuela de Comunicación Social de la  Universidad Central de Venezuela- ; recomiendo a todos le lectura, análisis y reflexión de este trabajo del Ipys pues da cuenta de una situación catastrófica donde detectamos localidades sin presencia de medios de comunicación por lo que no tienen información de lo que acontece en su propia región”.

La coordinadora de Libertades Informativas y Derechos Digitales, Daniela Alvarado, dijo que tras el estudio se puede estimar que alrededor de 50% de los venezolanos viven entres los renglones de desierto y desierto moderado.

“Pudimos concluir que, de los 317 municipios evaluados, 90 son desiertos de noticias, 122 son desiertos moderados y 105 no son desiertos”, detalló Alvarado.

Censura de Estado

Las políticas de censura, el hostigamiento, la represión, la monopolización del papel periódico, aunado a la compra de medios con dinero de dudosa procedencia ha generado un declive informativo desde hace 20 años.

El investigador Marcelino Bisbal expresó al diario Tal Cual de Caracas -que reprodujo varias de estas opiniones-  que la gestión de Hugo Chávez y Nicolás Maduro ha llevado a que los medios privados no tengan la incidencia de años atrás. “A causa de una sistemática violación de los derechos de comunicación”, expresó.

El estudio de IPYS determinó que sólo 47,53% de las personas acceden a medios digitales, 36,93% a radioemisoras, 8,63% a televisoras y 6,92% tienen posibilidades de informarse a través de medios impresos.

Bisbal  también se detuvo en otro tema de importancia: a pesar del crecimiento de los medios digitales, la lentitud del internet y los problemas de conectividad dificultan contrarrestar el problema de acceso a la información en los municipios.

Y baste decir que la investigación realizada por el IPYS señala que solo se reportaron siete medios (cuatro emisoras y tres medios digitales) de comunicación que cubren las noticias regionales. En total se mencionan 13 medios y ninguno de ellos es un periódico o un canal de televisión de señal abierta.

¡Peligro!

Varios de los participantes en la exposición de los resultados del estudio comentaron el problema y los peligros que reviste.

La periodista Nathalie Alvaray explicó que, además de aumentar la desinformación desaparece el monitoreo de los gobiernos regionales, se elimina la posibilidad de contrastar información y no se permite crear un sano debate que permita el desarrollo de la ciudadanía.  “Decrece la confianza en la democracia y en las instituciones, se incrementa la polarización política”, según dijo.

Silvio Waisbord, profesor y director asociado en la Escuela de Medios y Asuntos Públicos de la Universidad George Washington, señaló que para revertir la situación en los municipios que no tienen medios hay que pensar en lugares donde no hay desiertos para decidir modelos de negocios que son viables y cómo esos medios trabajan para replicarlos en algunos sectores con condiciones similares.

En el país hay hambre…y ahora hambre de noticias, de saber qué ocurre y poder procesar informaciones que permiten tomar decisiones en un país tan complejo. 

Pero hay un dato claro que no juega a favor, comprobado luego del estudio del Ipys: de los 317 municipios estudiados – un total de 335  tiene el territorio nacional- “90 de ellos son desiertos de noticias, 122 son desiertos moderados, y 105 no son desiertos” es el hallazgo. Suficientemente grave constatar que “5.271.753 de venezolanos viven en territorios donde no se produce suficiente información local”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.