Aleteia

Brasil y la apabullante violencia contra los indígenas duplicada en 2019

NATIVES
Comparte

Una conclusión que surge tras la publicación del Consejo Indigenista Misionero (CIMI)

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Con una emotiva dedicatoria al sacerdote Pedro Casaldáliga (defensor de la Amazonía y los pobres fallecido en agosto de 2020), así comienza el informe “Violencia contra los Pueblos Indígenas de Brasil-datos de 2019” del Consejo Indigenista Misionero (CIMI) y difundido por la propia Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB).

“Memoria de compromiso con las causas del Reino, bandera de lucha por los pueblos indígenas y los pobres, advertencia contra el descanso en la zona de confort y signo de esperanza de que otro mundo posible”, dice parte de la dedicatoria a Casaldágila.

 

En las últimas horas el contenido de este informe ha tenido amplia repercusión debido a que hace referencia a diversas cuestiones como «la intensificación de las expropiaciones de tierras indígenas a través de la invasión, de la ocupación ilegal por parte de extraños a la comunidad». También a que «el loteamiento se consolida de forma acelerada y agresiva en todo el territorio nacional, causando una destrucción incalculable”.

El documento señala sin titubeos que los datos de 2019 (primer año de gobierno de Jair Bolsonaro y que aparece como destacado en el informe) hablan de una “realidad extremadamente perversa y preocupante del Brasil indígena”.

 

 

Tragedia sin precedentes

“Las tierras indígenas están siendo ostensiblemente invadidas y diseminadas de norte a sur”, se desprende del informe que también señala que en 2019 hubo un aumento de casos en 16 de las 19 categorías de violencia sistematizadas por la publicación.

En ese sentido, hay varios capítulos que se centran en cuestiones como violencia contra la propiedad, así como contra la persona y hasta en aspectos como la omisión del poder público.

Específicamente, en cuanto a las personas se recuerda:

“En 2019 se registraron los siguientes datos: abuso de poder (13); amenaza de muerte (33); diversas amenazas (34); asesinatos (113); homicidio (20); lesiones corporales intencionales (13); racismo y discriminación étnica y cultural (16); intento de asesinato (24); y violencia sexual (10); totalizando 276 casos de violencia contra indígenas en 2019. Este total es más del doble del total registrado en 2018, que fue 110”.

“El total de 113 registros de indígenas asesinados en 2019, según datos oficiales de la Secretaría Especial de Salud Indígena (Sesai), es levemente inferior al total sistematizado en 2018, que fue de 135. Los dos estados que tuvieron el mayor número de asesinatos registrados fueron Mato Grosso do Sul (40) y Roraima (26)”, se agrega.

“Riqueza para la humanidad”

Lo acontecido, en base a los datos aportados por el informe de CIMI, contrasta con el frecuente mensaje del papa Francisco con respecto a los pueblos originarios, quien de manera constante los ha calificado de “riqueza para la humanidad”. Debido a todo esto, lo que se desprende del estado situación (en base a datos de 2019) interpela e invita a la reflexión.

Para acceder al informe completo hacer click aquí:

La Amazonía y su gente: imágenes

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.