Aleteia

Mili celebra hoy estar viva tras ser operada de un grave tumor cerebral

MILLI LUCAS,
Comparte

La vida de esta chica de 13 años parecía que terminaría pronto hasta que se topó con un heroico neurocirujano

La niña australiana de trece años, Milli Lucas, ha sido apodada «la niña milagro», porque sobrevivió a la reincidencia de un insidioso tumor en el cerebro totalmente extirpado gracias a una delicada neurocirugía llevada a cabo por el doctor Charlie Teo, muy conocido en Australia. Su historia fue contada por el Daily Mail.

Al descubrir la enfermedad, nadie quiere operarla

Desde el descubrimiento de la enfermedad en 2019, los médicos consultados en Perth, ciudad natal de Milli, se rehusan a operarla. La operación era muy peligrosa y eran muy elevados los riesgos de parálisis, o peor aún, de muerte. Pero la familia Lucas no pierde la esperanza y llega a Sidney, donde conocen al doctor Teo, que trata a Milli y la opera.

Durante la segunda operación el neurocirujano logra eliminar el 98% de la masa cancerígena y la chica vuelve sorprendentemente poco después a la escuela. Luego se va a Alemania para someterse a la quimioterapia necesaria para eliminar el restante 2% del tumor. Todo parece que va bien, pero desgraciadamente, el pasado abril, el médico es obligado a darle a los padres la terrible noticia: el tumor ha vuelto.

La segunda milagrosa operación

También esta vez, a pesar de que existen muy pocas posibilidades, Milli entra en la sala operatoria, y el doctor Charlie Teo logra milagrosamente extirpar todo el tumor. Lo sorprendente no es solo el extraordinario objetivo alcanzado por el doctor Charlie Teo y su equipo, sino la alegría de Milli que puede verse a través de cada fotografía publicada por la familia en la página de Facebook “Team Millistar”. La muchachita sonríe siempre, dejando ver la luminosidad en sus ojos claros.

170.000 dólares donados

El año pasado, la historia de Milli terminó bajo los reflectores gracias a la generosidad de muchos amigos, parientes y desconocidos que quisieron hacer donativos para que la adolescente pudiera recibir los tratamientos médicos necesarios y sufragar la operación que le salvaría la vida. Los donativos llegaron a los 170.000 dólares.

El síndrome de Li-Fraumeni

Desgraciadamente, Milli no es el único miembro de la casa Lucas enferma de un tumor. Monika, su mamá padeció hace cuatro años una doble mastectomía e histerectomía. La señora convive con una rara enfermedad genética conocida como síndrome de Li-Fraumeni (LFS), descrita por primera vez por dos médicos estadounidenses en 1969, quienes identificaron a algunas familias con una elevada frecuencia, también en la juventud, de algunos tipos de tumores como los de la familia Lucas.

Se calcula que en el mundo son 400 núcleos afectados aproximadamente. El gen enfermo se transmite con modalidad dominante, esto significa que el síndrome se manifiesta incluso cuando uno solo de los padres es portador. De hecho Tess, la hermana de Milli, padeció un tumor en el cerebro y por suerte fue curada.

Milli lo ha logrado, aún vive, a pesar de que cuando descubrieron el tumor le daban pocos meses de vida. Su historia infunde optimismo y esperanza a muchos otros jóvenes enfermos que también viven situaciones difíciles y nos enseña a todos que los milagros suceden también gracias a la obra de hombres valientes de los que se sirve Dios.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.