Aleteia

Una ayuda anónima cambió la vida de Raúl y Lilian

Comparte

El Mes de la Herencia Hispana nos recuerda casos de valientes que, apoyados por programas de Catholic Relief Services, cultivan un futuro mejor para su país.

Entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre celebramos el Mes de la Herencia Hispana. Es una fabulosa ocasión para recordar la unión entre millones de personas que vivimos en distintos países, de polo a polo del planeta, pero tenemos tanto en común.

Los hispanos católicos vivimos una especial preocupación por las personas que carecen de recursos. Son nuestros hermanos que tal vez no disponen de medios para seguir adelante con su trabajo o tienen dificultades para acceder a áreas básicas de salud y educación.

Un paso hacia la mejora

De ahí que en estas fechas demos pasos para que la hermandad entre pueblos, razas y culturas sea una realidad. Los hispanos sabemos que hay muchas situaciones injustas, pobreza, desnutrición, analfabetismo… heridas ante las que queremos movernos y ayudar.

Gracias a Catholic Relief Services, tu ayuda puede ser efectiva, real y transformadora.

Los donativos y el apoyo de personas como tú que hacen escuchar su voz en el Senado de los Estados Unidos hacen posible casos auténticos de mejora como los que vas a leer a continuación:

Fredy (Guatemala)

Este muchacho de 21 años ha logrado sacar adelante a su familia gracias a la producción de huevos. Fredy optó por no emigrar a Estados Unidos como hacen muchos otros jóvenes, y se acogió al programa SEGAMIL, liderado por CRS (Catholic Relief Services) y financiado por USAID (Agencia para el Desarrollo de Estados Unidos).

SEGAMIL trabajó durante 2018 para reducir la desnutrición crónica en San Marcos y Totonicapán, el departamento donde queda Momostenango, el pueblo de Fredy. El programa integra educación en salud, nutrición, crianza de animales y microempresa.

Fredy logró un préstamo de SEGAMIL por valor de 4.000 dólares y ha conseguido una producción de 2.000 huevos semanales con los que va devolviendo la ayuda económica y mantiene a su madre y su hermano.

Fredy recolectando huevos en su granja de pollos cada día. Foto por Iván Palma/CRS.

Raúl y Lilian (Guatemala)

Estos jóvenes esposos viven en Totonicapán. Con el programa SEGAMIL, al igual que Fredy lograron un capital semilla para desplegar su saber en el mundo agrícola. Raúl puso en marcha un invernadero donde cultiva diversas verduras.

Hoy cosechan chile pimiento y otros vegetales, y los suministran a escuelas que por ley deben consumir producto fresco para los comedores de los alumnos. Ha logrado que su producción sea estable.

Gracias a este sistema, Raúl y Lilian ven prosperar a su familia, con dos hijos de 4 y 1 añitos respectivamente.

Raúl y su esposa Lilian, sus dos hijos Dylan de 4 años y Marcos de 1 sentados frente a su casa. Foto por Iván Palma/CRS.

Wilson (Honduras)

Wilson Sánchez (30 años) tiene esposa y dos hijos. Vive en una aldea de Gualcinse, Lempira.

Se acogió al programa Agua y Suelo para la Agricultura, y conto con la ayuda de los técnicos de COCEPRADIL (Comité Central Pro Agua y Desarrollo Integral de Lempira) y de Catholic Relief Services.

Gracias a lo que ha aprendido, su finca da un mayor rendimiento y ha podido superar dificultades como una sequía de 35 días en 2018.

La finca está integrada por plantas medicinales, ornamentales y frutales; café, maíz, frijol, rosa jamaica, ajonjolí, frijol soya y hortalizas (mostaza, chile, pepino, tomate, rábano, frijol de habichuela), vacas (implementando sistema silvopastoril), peces (tilapia roja, tilapia negra y Rocky Mountain), y también gallinas ponedoras.

Wilson está enormemente ilusionado al ver que su empeño en estudiar tiene frutos palpables que le ayudan a sacar adelante a la familia. Su sueño es cultivar café orgánico, algo que ya ha puesto en marcha.

Wilson considera que la agricultura es uno de los trabajos más importantes, ya que son los productores los que producen el alimento de muchas personas y ayuda a la sostenibilidad de la familia. Con el acompañamiento de los técnicos de COCEPRADIL y Catholic Relief Services (CRS), Wilson se ha convertido en un productor promotor que ha motivado a otros productores a integrar sus fincas. Foto por personal de CRS.

Una ayuda lo cambia todo

Para todos estos jóvenes hispanos que quedaron en su país de origen, es fundamental contar con acciones concretas que les dén impulso. Desde cualquier parte del mundo, contribuir con un donativo a la tarea de Catholic Relief Services puede hacer la diferencia.

Para estar informado acerca de las acciones que realiza Catholic Relief Services, puedes suscribirte a la Newsletter pulsando aquí.

¡Feliz Mes de la Herencia Hispana!