Aleteia

¿Cómo fomentar una sana relación entre mi hijo y la comida?

HEALTHY FOOD
Shutterstock | ShineTerra
Comparte

Seis hábitos a inculcar a los más pequeños de la familia en torno a la mesa

Para todos -o al menos la gran mayoría de los padres- es todo un desafío mejorar la alimentación de sus hijos. Cuantas veces hemos escuchado decir a una madre o padre, es que mi hijo “se niega a probar la fruta” o “cada vez que preparo ensalada me hace berrinche porque no quiere comerla”. Seguramente más de una vez.

Si a esto, le sumamos que trabajamos todo el día, que estamos a mil, que tenemos que resolverlo todo, y rápido, nos encontramos que no tenemos el tiempo suficiente para realizar educación alimentaria con nuestros hijos.

Hoy en día esto se ha vuelto más común de lo normal, pero el problema es que tarde o temprano esto se puede transformar en una preocupación de salud.

Si los niños no consiguen mantener hábitos alimentarios saludables a corto o largo plazo aparecerán consecuencias en su salud como lo son las enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, enfermedades cardiovasculares, obesidad, hipertensión), las cuales lamentablemente están creciendo en forma alarmante.

Como profesional de la nutrición, sé que durante la infancia se fijan los hábitos alimentarios que predeterminan los problemas de salud en la edad adulta, por eso me parece importante brindar algunas herramientas a las mamás y papás para que puedan mejorar la alimentación de sus hijos.

El Papa Francisco es bien consciente de la importancia de comer en familia y de la alimentación. Para él, es crucial que la familia se reúna «alrededor de la mesa doméstica” porque es allí donde se logra «la convivialidad«. Es, según dice el Santo Padre, «un termómetro seguro para medir la salud de las relaciones: si en la familia hay algo que no está bien, o alguna herida escondida, en la mesa se percibe enseguida”.

Por otra parte, el rol de los padres en la educación alimentaria es fundamental para ayudar a los pequeños a tener una buena relación con la comida desde que inician la alimentación complementaria. Enseñarles cuáles son los alimentos naturales, los de temporada, aquellos que nuestro cuerpo necesita para funcionar adecuadamente por su riqueza en distintos nutrientes.

Aquí una guía para ir creando hábitos saludables:

Hábito 1
No usar la comida como premio o castigo

No podemos asociar comida con emoción. No es sano. Si queremos transmitir una emoción hagámoslo de la forma correcta.
Porque ¿acaso usamos como premio una fruta? Seguramente ese no sea el premio deseado por el niños. Él prefiere un helado, golosinas, alimentos insanos, mientras que castigamos con lo saludable, frutas, vegetales… Y esto puede predisponerle a tener una mala relación con la comida.

Hábito 2
Establecer un horario para las comidas

A los niños les ayuda mucho tener rutinas y hábitos establecidos, saludables y activos. Les ayuda a sentirse seguros, tranquilos en su ambiente y les ayuda a aprender.

Por ejemplo, cuando nacen no conocen el orden de las cosas ni cómo está organizado el mundo que le rodea y somos los adultos los que debemos enseñarles a organizar su vida. La mejor manera de hacerlo es mediante horarios estables asociados a rutinas, para la cual se necesita la repetición diaria de la misma.

Una de las primeras rutinas que debemos establecer con los niños son la alimentación, el sueño y la higiene. Por lo tanto, lo ideal es tener un horario fijo para sus comidas, por supuesto ante circunstancias especiales se pueden modificar, siempre dejándoles claro que es por ese día.

HEALTHY FOOD
Shutterstock | InesBazdar

Hábito 3
Predicar con el ejemplo

Es algo elemental. Los niños aprenden más observando lo que hacemos que escuchando lo que les decimos. Piensa ¿cómo le podemos decirle a nuestro hijo “tienes que comer esa ensalada” si nosotros no la comemos? Los hechos son la forma de concretar lo que se dice, por eso el ejemplo es el mejor método de enseñanza.

Es así como Jesús nos enseñó muchas cosas a través del ejemplo, con amor y paciencia (se puede poner alguna cita bíblica).
Podemos dar el ejemplo no solo de los alimentos que comemos, sino también de las porciones que nos servimos, y de qué actitud tenemos nosotros frente a la comida (esta debe ser positiva).

Hábito 4
Tener y ofrecer alimentos saludables.

Lo que comen nuestros hijos depende de nosotros, porque somos los que compramos y preparamos las comidas. Por lo tanto, es fundamental que en nuestra casa tengamos a mano opciones de alimentos saludables.

Del mismo modo debemos involucrar en el proceso de compra y elaboración de las comidas a los niños, ya que es una forma de enseñarles la importancia que tienen esos alimentos, para qué nos sirven, y además pueden ir jugando, probando y aprendiendo.

HEALTHY FOOD
Shutterstock | Poznyakov

Hábito 5
No obligar a comer

Así lo recomienda la Academia Americana de Pediatría. Con la abundancia de alimentos con la que contamos actualmente, podemos estar tranquilos que nuestro hijo no va a pasar hambre y si se queda con hambre te lo hará saber. Cuando pidan algo para comer le ofrecemos solamente opciones saludables.

Si se pone caprichoso para comer, el secreto está en tener en casa y ofrecer opciones saludables en ese momento y que elija la de su preferencia, de esta manera al no tener alimentos insanos, es más fácil controlar lo que come.

Hábito 6
Evitar pantallas a la hora de la comida

Es frecuente utilizar pantallas a la hora de comer, así el niño se distrae mientras come viendo dibujos en el móvil o en la tableta, tanto en casa como en un restaurante, pero esto no es sano porque impide que desarrolle sus habilidades de interacción social y/o con los alimentos.

Si al niño se le obliga a comer o se utiliza el móvil como distracción porque es más fácil ir dándole cucharadas en la boca, se pierde la atención en el mecanismo de apetito y saciedad que les indica a ellos cuándo tienen hambre y cuándo parar. Esto puede suponer un riesgo poco en su relación con la comida. ¿Por qué? Porque cuando están frente a las pantallas no se presta atención a los demás, a lo que se está comiendo (sus sabores, texturas) ni tampoco a la sensación de hambre – saciedad.

¿Cómo hacemos? Sencillo dándoles el ejemplo, cuando llega la hora de sentarse a comer juntos, apagamos los televisores, dejamos los móviles y pantallas lejos de la mesa. ¿Y qué hacemos pues? Conversar, compartir, y, como dice el Papa Francisco, convivir para así disfrutar de la familia como Dios manda.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.