Aleteia

Cada martes mi padre se disfraza y baila para mí en el parking del hospital

CHUCK YIELDING
Comparte

Con sentido del humor este padre muestra a su hijo con cáncer que está con él pese a las restricciones sanitarios por la COVID-19

Desde luego, el baile no es una de las virtudes del texano Chuck Yielding. Pero eso no fue un obstáculo para querer comunicarse con su hijos. Aiden tiene 14 años y está en tratamiento de quimioterapia en un hospital de Texas.

Chuck baila en el estacionamiento del hospital cada martes, para que su hijo lo vea y sepa que está con él. Es la manera que busca que su niño mantenga el ánimo alto para luchar contra el cáncer.

CHUCK YIELDING
YouTube- All In For Aiden

CNN en español ha documentado la historia. Debido a restricciones por la COVID-19 y los protocolos sanitarios que se deben seguir en enfermos de cáncer, Aiden solo tiene autorizada la visita de uno de sus padres. Es pues su madre, quien trabaja en el hospital donde se encuentra Aiden, la encargada de cuidarlo.

CHUCK YIELDING
YouTube- All In For Aiden

 

Sin embargo, su padre no se quedó en casa, sino que ideó una curiosa rutina de baile para decirle a su hijo que está pendiente de él; para hacerle reír y comunicarle su cercanía, cosa que la pandemia le impide llevarlo a cabo en su habitación de hospital.

La comunicación se realiza desde la calle bajo la ventana de la habitación de Aiden, con bailes y vestidos extravagantes, que contrastan con la figura atlética de Chuck.

“Trato de comunicarme con él lo mejor posible”, dijo Chuck a CNN. “Hago cualquier cosa para levantarle un poco el ánimo y hacerle saber que no está solo, que estamos con él”.

Cada martes, Chuck cambia de rutina. Aiden dice que “es divertido ver qué va a hacer y sí, me anima”.

De hecho, mientras su padre está bailando, el joven, mirándolo por la ventana de su habitación, imita sus movimientos, lo que hace sonreír a ambos, y a su madre, que se encuentra cuidándolo.

CHUCK YIELDING
YouTube- All In For Aiden

“Me hace sentir como si estuviera ahí, con él… ¿sabes?… Es un tipo divertido”, dice Aiden, con la señales propias de una severa quimioterapia pero con el semblante risueño al hablar de las rutinas de baile de su papá.

Y mientras dura su tratamiento, Aiden sabe que cada martes, con lluvia o calor, su padre estará ahí, haciendo un poco de payaso, con pantalones flamígeros, intentando comunicar el cariño que la pandemia le impide hacerlo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.