Aleteia

Guardando un espacio en el alma para cuando venga Dios

SUNSET
Comparte

¿Te vienen muchos pensamientos religiosos pero no sientes la presencia divina? Quizás necesitas una fidelidad paciente para cuando brote el agua pueda llenar cauces vacíos

Hay en mi ciudad un cauce de río que aparece seco. Al llegar pensé que tenía cerca de mi casa un río con mucha agua. Así lo vi en Google Maps. Luego me explicaron que el cauce estaba seco. No lo entendía. ¿Para qué sirve un cauce seco?

Me lo explicaron. Cuando llega un huracán y tormentas terribles el agua baja de la montaña con fuerza y necesita un cauce. Sin ese cauce el agua arrasaría la ciudad, las casas. Lo entendí.

En mi propia vida necesito cauces vacíos. Para cuando brote en mi alma agua en abundancia. Tal vez sin cauce no es posible dar salida al agua y se anega mi alma, mi vida. Puede ser así, me quedé pensando.

Cauces secos a la espera de momentos de agua en abundancia. Cauces sin utilidad aparente, vacíos, inútiles. Pero tienen un sentido.

La sequía de no percibir a Dios

DESERT
Alexxxey | Shutterstock

Pienso en mi alma seca tan a menudo, vacía y muda. Aguardando en su aspecto desértico días mejores. Cargada de pensamientos religiosos, ausente de la presencia de Dios que todo lo inunda y enriquece. Comentaba el padre José Kentenich:

«Entiendo muy bien si alguien me dice: nunca estoy con Dios, aunque ciertamente tengo pensamientos religiosos. Se puede tener gran cantidad de pensamientos religiosos. Tomemos la oración. Si nuestra oración se diluye en pensamientos religiosos, ya no es oración. Día tras día puedo tener toda una cantidad de pensamientos religiosos, pero mi interior no se verá transformado. Orar significa amar«[1].

Se convierte mi alma en un cauce seco sin amor cuando falta Dios. Cuando sólo hay pensamientos vacíos que intentan explicar a Dios, pretenden ponerle palabras al amor más grande, más puro. Mi alma seca, como un cauce seco.

Agua de vida

Yo sueño con que un día se llene de agua que corra atravesando los montes, arrastrando consigo tantas impurezas, tantos desperdicios.

RAINBOW
Public Domain

Busco formas en mi vida que sean cauce para un agua que parece no llegar nunca, lo deseo pero aún no llega. Quiero retener mi forma, mi cauce, pero permanece seco.

Sueño con un agua que todo lo transforme y le dé una vida que aún desconozco. Mientras camino sobre mi cauce seco soñando el río.

Formas que no sirven

Hay formas que en mi alma están muertas incluso antes de nacer. A veces me aferro a ellas pretendiendo de esa forma, con ese hábito lograr que Dios esté contento conmigo, en esa vana ilusión de merecer el cariño y la salvación.

A lo mejor solamente no le hago caso a santa Teresa de Jesús cuando decía qué tenía que mantenerme firme al pie del monte esperando a Dios, cuando no sentía, cuando no tocaba el rostro herido de Jesús. Y decía:

«Quien no tiene a Dios en sí mismo no puede sentir su ausencia».

Sólo el que ha amado con fuerza sabe lo que es la ausencia del amor, o del amado. Así estoy yo tantas veces seco esperando a Dios casi sin conocerlo. Creo haberlo amado, haber tocado su amor. Eso hace dura la ausencia, cuando no lo siento.

A veces la sensación de vacío es por no haber estado nunca lleno. Otras veces es por haber vivido un día su presencia.

Vivo deseando apartar los pensamientos religiosos para dejar que llegue a mí Dios y me calme por dentro en mis ansias. Calmar mi sed y dejar que mi alma vuele libremente. Decía santa Teresa hablando de su alma encadenada:

«Todo la cansa, no sabe como huir, vese encadenada y presa. Entonces siente más verdaderamente el cautiverio que traemos con los cuerpos y la miseria de la vida. Da voces con él, pide a Dios libertad, como otras veces he dicho; mas aquí es con tan gran ímpetu muchas veces que parece se quiere salir el alma del cuerpo a buscar esta libertad, ya que no la sacan. Anda como vendida en tierra ajena».

Esperanza paciente

MAN, ALONE, SEA
Di Lou Cannon | Shutterstock

Deseo esa vida que me colme en todos mis sueños. Deseo recorrer este cauce una y mil veces aferrándome al deseo de llegar siempre más alto, más dentro, más hondo.

Un paso más hacia delante, un paso menos por recorrer. Sin temer la sequedad del desierto, sin tener dolor por el presente que me limita y ata muchas veces.

Esa agua que anhelo de una fuente que no veo, de unas nubes que no bastan, de un mar que me queda tan lejos.

Sé que los ríos surgen en la montaña y llevar al mar. Pero el río con el que sueño surge del mar para llenar mi alma. Y yo deseo mantener este cauce seco con el anhelo enorme de que un día las aguas recorran mi sequía y calmen mi sed.

Necesito paciencia para vencer mis prisas que pretenden llegar a la fuente eterna venciendo los vientos, adelantando el tiempo.

Paciencia para creer que ese Dios escondido me quiere a mí de una forma personal y única. Soy su predilecto. Si realmente creyera en su amor, mi vida sería tan distinta…

Dejaría de mendigar por los caminos retazos pobres de un amor herido. Dejaría de buscar en fuentes secas un agua que calme esa sed mía tan profunda.

Dejaría de pensar que son los demás los que pueden llenar mi pozo vacío que necesita agua para poder dar vida.

Aguarda impaciente mi cauce vacío unas lluvias que calmen todos mis miedos. Un agua que corra dentro de mí llenándome de vida.

Mantengo cauces secos dentro de mi alma. Fidelidad paciente la llamo yo que soy tan impaciente. No respeto los tiempos de la vida y pretendo hacer llover donde no hay lluvia.

Y deseo que mi cauce lleve agua siempre para no vivir vacío. Y busco de forma obsesiva el sentimiento, la emoción, el fuego. Y quiero la melodía que resuene en mis entrañas.

Y me niego a vivir en el desierto habiendo dejado atrás el río. Y sueño con un mar que anegue todos mis pecados, mis debilidades, mis caídas. 

 

[1] King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.