Aleteia

Él 99, ella 91: Esposos longevos que derrotaron al coronavirus

ECUADOR
Comparte

Una noticia que genera ilusión en Ecuador y que también le despierta una sonrisa al resto del continente

Por estas horas un número volvió a llenar las cabeceras de los diversos medios de comunicación. “El mundo supera el umbral de un millón de muertes por coronavirus”, era un titular recurrente en varias partes por estas horas.

En medio de esto, una pequeña noticia que emerge desde Ecuador y que lo único que hace es generar alegría y esperanza, pues además de superación y victoria tiene un dejo a amor para toda la vida.

Los protagonistas son Jorge Villacreses y Yolanda Guillen. Él tiene 99 años y ella 91. Se trata de una pareja de esposos longeva que ha logrado cantar victoria, de manera conjunta, contra la pandemia del coronavirus en la localidad de Guayaquil.

Según informan medios como El Universo, los ancianos habían ingresado a un centro de salud, regenteado por la Junta de Beneficencia de Guayaquil (que curiosamente tiene una imagen de La Piedad de Miguel Ángel en su logo), el pasado 14 de septiembre.

El hombre, que padece cáncer, contrajo el virus en una de las sesiones de quimioterapia, contó a ese medio un hijo de los ancianos también llamado Jorge.

Pero el alta médica llegó recientemente y la despedida del centro hospitalario se vivió con gran alegría, incluso con un momento más que significativo: cuando Jorge le besó la mano a su esposa Yolanda.

“Un abrazo para todos por lo que han hecho y por los que vienen posteriormente”, dijo el esposo, despertando un fuerte aplauso entre los presentes.

Uno de sus hijos agradeció también lo que han hecho por sus padres. “Primero Dios y luego los doctores (…) y todo el grupo de médicos (…). Esto realmente es un milagro. Dios nos ha concedido la dicha de volver a tener a nuestros padres en casa”, dijo el hijo.

Ver video a continuación:

No dejen solos a los ancianos

El papa Francisco, que ha dejado a lo largo de innumerables discursos su sentir con respecto a los adultos mayores, sin ir muy lejos en el tiempo, allá por julio de 2020, llegó a enviar un mensaje a los jóvenes con respecto a la atención a los ancianos y abuelos durante la pandemia.

Entre otras cosas, no dejarlos solos y establecer maneras de comunicación.

“Queridos jóvenes: cada uno de estos ancianos es su abuelo, nos los dejen solos, usen la fantasía del amor: hagan llamadas, video-encuentros, envíen mensajes, escúchenlos y donde sea posible en el respeto de las normas sanitarias vayan a visitarlos; envíenles un abrazo, ellos son sus raíces; un árbol separado de sus raíces no crece, no da flores, ni frutos, por eso es importante la conexión con sus raíces”, expresó el Papa, tal cual recuerda esta nota publicada en Aleteia.

 

En tanto, en Ecuador, lejos de la gravedad y situación que enfrentan actualmente otros países del continente, el coronavirus ha dejado hasta el momento más de 11.000 personas fallecidas. Pero también testimonios e historias cargadas de valentía como la de estos ancianos esposos, fiel ejemplo de aquello de juntos en la salud y en la enfermedad.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.