Aleteia

Vaticano, el Papa acepta la renuncia del cardenal Angelo Becciu

SYNOD2018
Antoine Mekary | ALETEIA
Comparte

La Oficina de Prensa de la Santa Sede confirma la renuncia del cardenal prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos

El cardenal italiano, Angelo Becciu, ha dimitido. «Hoy, jueves 24 de septiembre, el papa Francisco aceptó la renuncia al cargo de Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y a los derechos relacionados con el Cardenalado, presentada por Su Eminencia el cardenal Giovanni Angelo Becciu», informó al final del día en Roma, la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

«Prefiero el silencio», apesadumbrado comentó la noticia el cardenal Becciu a la agencia italiana Adnkronos. Hasta junio de 2018 Becciu también había sido sustituto de la Secretaría de Estado, una especie de viceprimer ministro en el gobierno de la Santa Sede.

El Vaticano no informó sobre los motivos de la renuncia. Sin embargo, Becciu había terminado en el centro de la investigación de la propiedad de lujo comprada por el Vaticano en Londres, por un valor de más de 200 millones de euros, cuando era un sustituto de la Secretaría de Estado de la Santa Sede.

Escándalo inmobiliario 

Sucesivamente, el alto prelado se defendió diciendo que alguien se había «aprovechado de la situación». Pero también sostuvo que ni un centavo del Obolo de San Pedro había sido usado para la compra de la propiedad y que el edificio se había revalorizado mucho después del Brexit, afirmando que era una buena inversión para el Vaticano.

Finalmente había revelado que no estaba personalmente bajo investigación, habiendo sido autorizado a proceder por sus superiores.

La investigación condujo a la incautación de computadoras y documentos en las oficinas de la Secretaría de Estado y de la Autoridad de Inteligencia Financiera (AIF), institución competente del Estado de la Ciudad del Vaticano/Santa Sede para la lucha contra el blanqueo de dinero y la financiación.

También produjo la pesquisa la suspensión de cinco funcionarios vaticanos, entre ellos el director de la AIF Tommaso Di Ruzza y Monseñor Mauro Carlino, secretario del mismo cardenal Becciu.

Cardenal renuncia a sus derechos 

Becciu continuará manteniendo «el título de cardenal» (el Vaticano todavía lo trata de «Su Eminencia»), vaciado sin embargo de toda la dignidad del cardenalado y de hecho reducido a un título meramente honorífico. Los derechos vinculados al cardenalato a los que renuncia Becciu son los mencionados en los cánones 349, 353 y 356 del Código de Derecho Canónico.

Estos derechos se refieren al colegio de los electores del Papa, que participan en el Consistorio, colaboran con el Papa y están obligados a venir a Roma cada vez que son convocados. El prelado también pierde la posibilidad de participar en un posible futuro cónclave para la elección del pontífice.

¿Quien es el cardenal Becciu?

Becciu ha obtenido la confianza de tres papas, comenzando por Juan Pablo II. Tras obtener su título en Derecho Canónico, comienza a trabajar en el servicio diplomático de la Santa Sede en 1984, trabajando en diversas nunciaturas apostólicas, entre ellas las de República Centroafricana, Nueva Zelanda, Reino Unido, Liberia, Francia y Estados Unidos. 

Benedicto XVI en julio de 2009 lo transfirió a la nunciatura apostólica de Cuba, considerado por sus dotes diplomáticas. 

El papa Ratzinger en mayo de 2011 lo nombró Secretario para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede. Encargo que fue confirmado en 2013 por el papa Francisco.

El 2 de febrero de 2017, papa Bergoglio lo nombró Delegado Pontificio ante la Orden de Malta para resolver la crisis afrontada por la Orden. Becciu fue creado cardenal en el consistorio del 29 de junio de 2018 y, un mes antes, Francisco lo nombró Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.