Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 octubre |
San Juan Pablo II
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿No encuentras sentido? Levanta la vista…

CHURCH LABYRINTH

Maksim | CC BY-SA 3.0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 22/09/20

Hay Alguien oculto en el camino por el que yo avanzo torpemente, en mi historia puedo encontrar el sentido de mis pasos

No sólo la muerte y la enfermedad me incomodan e inquietan. La misma vida que tengo por delante se convierte en un problema.

No sé qué hacer con mi vida, no sé cómo vivir el presente y soñar el futuro. A menudo no encuentro un sentido, una razón, un camino seguro y válido.

¡Cuántas veces veo a personas que viven su vida sin un rumbo, sin claridad sobre lo que han de hacer, sin paz en el alma! Deja de ser un problema la muerte. Y es la propia vida la que incomoda.

DEPRESSION
Di Photographee.eu|Shutterrstock

¿Cómo se programa la vida para que funcione bien? ¿Cómo se delinea un futuro y se levantan los cimientos de mi camino para que resistan firmes en medio de los vientos?

Vivir puede llegar a ser una tortura. Enfrentar un nuevo día. Soñar con mi vida dentro de años. Mientras, me toca darle el sí al sol que amanece.

No es tan fácil comenzar de nuevo. Reinventar mis pasos. Abrazar mis horas con un corazón alegre y confiado. El problema es entonces aprender a vivir.


KROK

Te puede interesar:
La pregunta de la que depende tu vida

¿Debo seguir siempre a mi corazón?

Sólo cuando sé vivir la muerte es un problema. En ese momento me angustia perder el camino que amo, los pasos que me enamoran.

Me han abandonado en el mundo sin un manual de instrucciones. Simplemente me han aconsejado que siga lo que manda el corazón.

Pero el corazón a menudo se equivoca. Desea lo que no le conviene y se obsesiona con lo que no le da paz. Y vive angustiado por los caminos de la vida.

Mi pobre corazón que está hecho para el amor y se queda a veces atado en rencores y en heridas.

Aprender a vivir no es tan sencillo. Encontrarle un sentido a todo lo que hago. Disfrutar lo que tengo sin echar de menos lo que me falta. Valorar las ventanas de luz que se me abren en la noche. Como esas estrellas rebeldes que pretenden iluminar mi camino.

Quisiera amar sin retener. Querer bien sin exigir lo que no me pueden dar. Sonreír incluso cuando broten las lágrimas por el dolor.

Acariciar mis heridas sin sentir que son injustas. Sobreponerme a los golpes y tener esa resiliencia que mi alma anhela.

Aprender a comprender las razones de los otros, aunque no las comparta. No vivir pensando que el mundo me debe algo, la vida, Dios mismo.

Dejar de pensar que estoy tirando mis horas y mis días cuando realmente son oportunidades que tengo ante mis ojos.

Empezar a andar con paso firme sin volver atrás la mirada añorando días mejores. Amar a los que Dios pone a mi lado, sin cuestionarle a Dios el por qué de su presencia.

Aceptar la enfermedad y la muerte como el peaje de toda vida. Descubrir que yo mismo no le puedo dar sentido a mis pasos. Que hay un Alguien oculto en el camino hacia el que yo avanzo torpemente.

Pero no es fácil descubrirlo porque mis pasos son torpes, finitos, lentos. Tengo mi alma rota, mi vasija quebrada. Tal vez por eso a veces no sé encontrarles un sentido a mis pasos doloridos.

Y me cuestiono la vida y el por qué de tantas cruces. El dolor de las heridas.

Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.


KINTSUGI

Te puede interesar:
Kintsugi: ¿Cómo curar nuestras heridas?

Aprender de la historia personal

El pasado con su dolor me embellece. Las heridas causadas me hacen más hondo, más maduro en mis grietas. Y ese oro de la vasija la hace más valiosa.

Antes de las heridas valía poco, era igual quizás a otras muchas vasijas. Pero después, la forma en que está rota, las grietas que la recorren le dan una entereza nueva. Su historia es sagrada. Es más bella, más valiosa.

En mi historia encuentro el sentido de mis pasos. En mis decisiones y en mis fracasos. En mis éxitos y en mis logros. En el amor recibido y en el amor entregado. En el amor que me han negado, en el que deseándolo nunca lo tuve.

Toda esa historia mía está llena de oro, que tapa con cuidado las profundas heridas de mi alma. Soy muy distinto al niño que miraba sonriendo al comenzar sus primeros pasos. Ese niño sin heridas. Puro, virgen.

Ahora soy mejor, más hondo y verdadero. He sufrido, amado, reído. Y el sentido está escondido en los pliegues que duelen de mi alma enferma.

Y sé que voy bien por donde voy sin tener que cuestionar lo que ahora vivo. Sólo deseo aprender a vivir con una mirada ancha y un corazón humilde. Sin exigirle a la vida lo que no puede darme.


NOC CIEMNA

Te puede interesar:
¿La vida es injusta contigo? Dios siempre cumple

Tags:
identidadsentidosufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
5
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
6
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
7
FALSO
Ary Waldir Ramos Díaz
¿La cruz pectoral del papa Francisco es masónica? 
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.