Aleteia

La estatua de Santa Teresita de Lisieux fue decapitada

MIDVALE
Comparte

Toca el turno a Santa Teresita: ¿qué está pasando en Estados Unidos?

La autora del “caminito espiritual”, la santa que descubrió que su misión en el corazón de la Iglesia era ser el amor; Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, Teresita de Lisieux, esta maravillosa monja carmelita que ha hecho llover flores sobre el mundo, ha caído víctima de la barbarie que se ceba sobre la Iglesia católica en Estados Unidos.

La estatua de la Santa de Lisieux fue derribada de su pedestal frente al templo que lleva su nombre en la población de Midvale, en el Estado de Utah. Decapitada y dejada en el suelo por los vándalos, ya no llegó a su fiesta, que cada primero de octubre celebra esta parroquia que sirve en gran medida a los necesitados de la zona y a la población hispana.

Los hechos ocurrieron el 14 de septiembre. Y el día 15, una de las casas propiedad de la parroquia también fue ultrajada. Según el canal de televisión de la cadena Fox en UTAH, KSTU, no obstante se haya dado, de inmediato, informe a la policía local, no hay ninguna pista que pudiera sugerir quién o quiénes realizaron estos actos.

“En algún momento de anoche, nuestra estatua de Santa Teresa del Niño Jesús fuera de la Iglesia principal fue rota y destrozada. Actualmente estamos en contacto con la policía. Por favor, ore por la persona que hizo esto, para que se acerque y obtenga la ayuda que necesita. Es una situación lamentable. Lo mantendremos informado si obtenemos más información. Santa Teresa, ¡ruega por nosotros!”, es el doloroso mensaje de la parroquia a los fieles.

De inmediato se estableció un fondo de donación de reemplazo de la estatua que presidía el atrio del templo. Cecilia López, directora de Educación Religiosa de la parroquia dijo al canal de Fox que después de la forma como fue destruida la estatua de Santa Teresita quienes –como ella lo ha hecho por más de dos décadas– trabajan en el servicio a los fieles “ya no se sienten seguros”.

Y menos aún tras de que la noche siguiente, la del 15 de septiembre, una propiedad parroquial también fue víctima del vandalismo: “Nos apena informar que una de las casas en nuestra propiedad parroquial fue asaltada anoche. Nos hemos puesto en contacto con la policía y están iniciando una investigación. Estamos planeando tomar nuevas medidas para mantener segura nuestra parroquia.”

Hay quienes han tomado el camino de derribar estatuas católicas porque representan “la supremacía blanca” en una sociedad cada día más dividida y enfrentada por la causa del racismo. La Iglesia católica en Estados Unidos ha tratado, por todos los medios, de alentar en contra de toda discriminación racial, pero no ha tenido eco en las protestas generadas tras la muerte por asfixia de George Floyd por un policía de Minneapolis.

Comenzaron por Cristóbal Colón, han seguido con Isabel la Católica, con San Junípero Serra y ahora le ha tocado a la pequeña Teresa, una de las santas más queridas por su nobleza, su genio espiritual (investigado, incluso, por grandes filósofos como Jean Guitton) y su dulzura de amor. Lo que está pasando en Estados Unidos con el catolicismo y sus figuras es a todas luces lamentable.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.