Aleteia

La increíble generosidad de Dolly Parton cambia el futuro a miles de niños

DOLLY PARTON
Kathy Hutchins | Shutterstock
Comparte

La cantante de country invierte desde hace décadas mucho dinero, preocupación y creatividad en ayudar a los niños con problemas a salir adelante

No hay duda de que la icónica cantante de country Dolly Parton sabe cómo iluminar un escenario; sin embargo, también ha pasado varias décadas intentando dar una mejor luz a la educación infantil, según compartió Eric Moore en una publicación de Facebook.

A través de iniciativas como Buddy Program e Imagination Library, la cantante estadounidense comparte su pasión de dar a los niños una mejor oportunidad en la vida, tanto en Estados Unidos como también en Reino Unido, Australia, Canadá e Irlanda.

Entre sus esfuerzos filantrópicos, Parton, ahora con 74 años (aunque parezca mentira), encontró inspiración para introducir el programa Buddy Program después de ver la alarmante tasa de abandono escolar en su ciudad natal de Sevierville, Tennessee, en 1990. Aquel año, el 34 % de los escolares abandonaban la educación secundaria, una decisión que tomaban al alcanzar los 10-12 años. Las cifras eran tan impactantes que Parto decidió animar a los niños a través de su nuevo programa.

De modo que, ese mismo año, Parton invitó a los chicos y chicas de entre 10 y 12 años a su parque de atracciones, Dollywood. Reunió a los alumnos y les pidió que se emparejaran con un amigo como parte de un sistema de apoyo entre compañeros. Si ambos niños continuaban su educación hasta graduarse, ella les ofrecería como premio un cheque de 500 dólares. Ese año, el porcentaje de abandono escolar cayó a un increíble 6 % y hoy en día continúa en torno a esta cifra.

En 1990, la tasa de abandono en el instituto en la ciudad natal de Dolly Parton, Sevierville (en Tennessee) era del 34 % (las investigaciones dicen que la mayoría de niños deciden entre los 10-12 años no finalizar sus estudios). Aquel año, Parton invitó a asistir a una asamblea en Dollywood a todos los alumnos de estas edades de Sevierville. Se les pidió escoger un compañero de equipo y, si ambos estudiantes completaban la educación secundaria, Dolly Parton les entregaría personalmente un cheque de 500 dólares el día de su graduación. 

Sin embargo, la artista y filántropa no se quedó aquí. Con la misma pasión que aporta a sus canciones, Parton continuó alimentando su deseo de mejorar las oportunidades educativas de todos los niños. Después de implementar el Buddy Program, tuvo conversaciones con el distrito escolar y descubrió lo crucial que era el primer curso en la decisión del futuro educativo de un niño.

Con una disparidad en los niveles de desarrollo de los niños de esta etapa, era crucial que los niños recibieran el apoyo que necesitaban. Parton accedió a pagar los salarios de asistentes al profesorado adicionales para todas las clases de primero en el distrito durante los próximos dos años. Si el programa funcionaba, entonces el distrito escolar asumiría el pago de los salarios.

Después del éxito del Buddy Program, Parton quiso ahondar aún más en el problema de la educación temprana. Para dar mejores oportunidades a niños de entornos desfavorecidos, la compositora creó su Imagination Library en 1995. Durante los siguientes 25 años, el programa ha hecho disfrutar a bebés y niños pequeños de libros nuevos cada mes gracias a la generosidad de Parton.

En 2018, en un gesto conmovedor, esta nieta de predicador donó la copia cienmillonésima de su libro Coat of Many Colors a la Biblioteca del Congreso de EE.UU. El libro estaba dedicado a su padre, Robert Lee Parton Sr., que nunca aprendió a leer y escribir.

Parton siempre ha mantenido que recibió su sólido sentido empresarial de su padre, a pesar de su analfabetismo; tanto es así que a lo largo de su extensa carrera fue capaz de amasar cientos de millones de dólares, al mismo tiempo que se ganaba el corazón de millones de personas y daba a millones de niños la oportunidad de conseguir una educación y una profesión.

Por supuesto, fue el talento musical de esta devota cristiana, heredado de la familia materna, lo que le dio la capacidad para llegar a esta enorme audiencia y ganar tanto renombre como para poder servir a los demás. Y la cantante no muestra indicios de querer parar. Este año donó un millón de dólares a la Universidad de Vanderbilt para intentar ayudar en la investigación para la lucha contra la COVID-19.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.