Aleteia

El día que el escritor Mario Benedetti fue citado por el Papa Francisco

MARIO BENEDETTI
Comparte

A 100 años del nacimiento de uno de los mayores exponentes de la literatura latinoamericana

Nació el 14 de septiembre de 1920 en Paso de los Toros, departamento de Tacuarembó, Uruguay. Por estos días abundan los homenajes a nivel internacional a 100 años de aquel acontecimiento.

Es que Mario Benedetti se ha destacado por su labor como escritor, poeta, dramaturgo, además de periodista, y su prolífera obra literaria ha sido traducida en muchísimos idiomas.

 

 

Pero Benedetti, además de estos aspectos vinculados a las letras, también guarda otra particularidad: es el primer uruguayo en ser citado en el Magisterio universal de la Iglesia católica.

El responsable de que esto sucediera es el mismísimo papa Francisco, un hombre que conoce muy bien a los principales exponentes de la literatura latinoamericana   –supo dar clases en Argentina como profesor en el Colegio Inmaculada Concepción de la provincia de Santa Fe en la década del 60 y antes de ser sacerdote – y que en la exhortación apostólica «Amoris Laetitia» se ha encargado de citar a varios, entre ellos a Benedetti.

 

«Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia
.
Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
»

 

 

Estos versos citados por Francisco corresponden a “Te quiero”, incluido en “Poemas de otros” (1974), un texto dirigido a la persona amada que hace referencia al amor de una pareja que trabaja de manera comprometida de manera conjunta.

Concebido en tiempos de dictadura uruguaya (1973-1985), también podría interpretarse que el destinatario es el “pueblo”, se trata de uno de los trabajos más conocidos del escritor uruguayo.

Más allá de estos aspectos vale considerar que Francisco utiliza estas estrofas para hablar de “amor que se vuelve fecundo” en el capítulo quinto de la exhortación. En particular, en el numeral 181 cuando dice antes de los versos de Benedetti:

“Los matrimonios necesitan adquirir una clara y convencida conciencia sobre sus deberes sociales. Cuando esto sucede, el afecto que los une no disminuye, sino que se llena de nueva luz”.

El poema citado por Francisco en voz de Mario Benedetti:

 

 

Con respecto a la cita del Papa sobre Benedetti en «Amoris Laetitia», el sacerdote salesiano uruguayo Francisco Lezama escribió recientemente en Twiter:

“En estos días de homenajes a Mario Benedetti es interesante recordar un honor que seguramente nunca buscó, y que desde la eternidad le debe haber causado mucha gracia”.

De alguna manera el llamado de atención responde a que Benedetti también es recordado como un confeso ateo. A pesar de ello, en su obra Dios tiene lugar. Por ejemplo, en su poema “Ausencia de Dios”.

Aquí una parte:

“Ahora que miedo inútil, qué vergüenza
no tener oración para morder,
no tener fe para clavar las uñas,
no tener nada más que la noche,
saber que Dios se muere, se resbala,
que Dios retrocede con los brazos cerrados,
con los labios cerrados, con la niebla,
como un campanario atrozmente en ruinas
que desandara siglos de ceniza”

Lo mismo en “Quién sabe” y un primer verso inquietante: “¿Te importa mucho que Dios exista?”. Y que culmina: “¿Te importaría la presunción de que si bien tú existes Dios quién sabe?”

Benedetti murió el 17 de mayo de 2009 en Montevideo a los 88 años de edad, curiosamente número que en la jerga de loterías y quinielas de países como Argentina significa el Papa.

BORGES
Te puede interesar:
Dios para Borges

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.