Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo es una persona realmente feliz?

KOBIETA

alexandra lammerink/Unsplash | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 15/09/20

Estas personas tienen algo de Dios en sus maneras, en sus gestos, en sus palabras. Son capaces de aceptar la vida como es, aunque a veces hubieran elegido otro camino, o esperado algo diferente

Hay personas que son felices con muy poco. Se conforman con lo que la vida les ofrece cada mañana. Sonríen y caminan despacio sujetando el alma al cielo, alegres y tranquilos con lo que la vida les regala.

No llevan cuentas del mal que reciben y tampoco del bien que ellos hacen por los demás. Valoran cada detalle, cada sonrisa, cada palabra, cada gesto. No guardan rencor cuando son heridos y perdonan, o pasan por alto. No viven orgullosos perdonando la vida a los que no responden a sus requerimientos.

Son más felices que otros porque se toman con paz lo que les sucede. Seguramente vivirán más, puede ser. Y si no es así, al menos habrán vivido con más paz y alegría en el alma.

Saben sacarle el lado bueno a todo lo que les pasa, incluso cuando todo se oscurece a su alrededor por culpa de la tormenta. Cuando están enfermos aprovechan el tiempo que Dios les regala y aprenden a dejarse cuidar por los demás. No les incomoda despertar la compasión de los otros. Lo viven con humildad y sencillez. Cambian sus hábitos, se adaptan a la nueva vida, recogen velas y se quedan con la barca en la orilla sin llorar la ausencia del mar hondo cuando navegaban.

Ante la pérdida de lo que aman, de los que aman aprenden a valorar lo que les queda, y a quienes están a su lado. Siempre encuentran caminos de salida en lugares imposibles, cuando a su alrededor todos están perdidos.

Saben reírse de la vida, de ellos mismos, cuando parece no haber motivos para la risa. Esperan siempre algo bueno de la vida cuando muchos pierden la esperanza junto a ellos. Se inventan nuevas formas de vivir, de amar, de soñar. No sobreviven en medio de las dificultades. Viven en plenitud, sin tapujos.

No dejan de esperar cada mañana un nuevo día que les alegre el corazón. No tienen expectativas imposibles de cumplir sobre las personas. No las miden ni las alaban cuando se portan bien. No pretenden que se adapten los que les rodean a su forma de ver las cosas. No exigen que tengan su mismo punto de vista. No reclaman, no piden. Saben ponerse en el lugar del otro, en sus zapatos, en su alma y así pueden mirarlo con respeto.

Aceptan sus límites sin exigirles lo imposible. Valoran sus actos sin pretender que hagan otras cosas. Dicen lo que piensan cuando les preguntan. No se callan sus percepciones. Pero no estallan con rabia y dolor cuando las cosas no salen como ellos esperaban.

Estas personas tienen algo de Dios en sus maneras, en sus gestos, en sus palabras. Son capaces de aceptar la vida como es, aunque a veces hubieran elegido otro camino, o esperado algo diferente. Pero no se turban ante la contrariedad. Esperan alegres sabiendo que la vida siempre merece la pena y que cada día vuelve a salir el sol.

Estén donde estén saben entonar notas de esperanza en lo que hacen o sufren. Siempre sueñan con mares lejanos y dan un salto audaz para navegar más hondo. Construyen hogares con sus manos débiles.

Por eso me gustan estas personas realistas y soñadoras que no pretenden quedar bien con todos, ni responder siempre a sus expectativas. No se atan a lo que los demás esperan de ellos. Y son fieles a la verdad que Dios sembró en sus almas un día como una misión para sus vidas.

Por todo eso me gustan las palabras de Víctor Hugo: «No, no me estoy poniendo viejo. Llevo en el alma lozanía y en el corazón la inocencia de quien a diario se descubre. Llevo en mi rostro la sonrisa que se escapa traviesa al observar la simplicidad de la naturaleza. Llevo en mis oídos el trinar de las aves alegrando mi andar. Me estoy volviendo más prudente, he dejado los arrebatos que nada enseñan, estoy aprendiendo a hablar de cosas trascendentes, estoy sembrando ideales y forjando mi destino. No es por vejez por lo que a veces se guarda silencio, es simplemente porque no a toda palabra hay que hacerle eco».

Quiero vivir yo así. No quiero contentar a todos los que me piden. Tampoco espero el aplauso en todo lo que hago. Quiero conservar una paz profunda ante la vida que me toca ahora. No pretendo negar la realidad, ni cambiar lo que es imposible.

Acepto la vida que Dios quiere para mí. Soy capaz de besar una vida que es imperfecta y perfecta al mismo tiempo. Bendita paradoja de mis pasos humanos, cuando sólo acaricio y saboreo destellos del paraíso que anhelo con toda mi alma.

Me gustan esas personas que me quieren por lo que soy. No por lo que les doy, no por lo que les resulta útil de mí, no por mi buen comportamiento. No espero que todos me quieran así. Pero sí conozco algunos.

Y ese amor hondo y misericordioso que no espera mi conversión, ni el cambio de mi forma de ser, refleja en mis pasos el amor de Dios, ese amor que me tiene Jesús. Me gustaría querer siempre así a las personas. Con libertad, sin querer que se adapten a mis expectativas.

A veces me cuesta querer bien. Pero es el deseo más profundo de mi alma. Amar respetando, enalteciendo, perdonando, agradeciendo. Es el camino para ser feliz, pleno. Aunque sea de barro y falle y decepcione mil veces.

>Cuando no amo así, vivo con tristeza y dejo de apreciar los pequeños regalos que me entregan las personas. Porque no me bastan y espero más y rechazo ese poco que me entregan, como si no significara nada.

Tags:
felicidadmeditación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.