Aleteia

Papa Francisco: El Crucifijo es el gran libro del amor de Dios

Via Crucis
Handout / VATICAN MEDIA / AFP
Comparte

Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz

«La revelación del amor de Dios por nosotros parece una locura. Cada vez que miramos el Crucifijo encontramos este amor. El Crucifijo es el gran libro del amor de Dios«, se lee en la cuenta en Twitter del Papa Francisco (Pontifex_es) este lunes, 14 de septiembre de 2020, fiesta de la exaltación de la Santa Cruz.

 

El Papa exhorta en la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz a recordar «siempre que a través de la Cruz de Cristo es vencido el maligno, la muerte es derrotada, la vida nos es dada y la esperanza es restaurada. Sepan siempre descubrir y recibir este mensaje de amor y de salvación de la Cruz de Jesús».

Frases del Papa en memoria de la Exaltación de la Santa Cruz: 

Abrazar su cruz con esperanza

El 26 de marzo de 2020, durante la histórica bendición Urbi et Orbe a la Ciudad y el Mundo en la que concedió la Indulgencia Plenaria a los fieles afectados por el coronavirus, el Papa mostró la cruz como signo de esperanza. «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». “En medio del aislamiento donde estamos sufriendo la falta de los afectos y de los encuentros, experimentando la carencia de tantas cosas, escuchemos una vez más el anuncio que nos salva: ha resucitado y vive a nuestro lado”. 

En esa ocasión, en medio de la crisis de la pandemia, el Papa invitó a “abrazar» la Cruz de Cristo que “es animarse a abrazar todas las contrariedades del tiempo presente, abandonando por un instante nuestro afán de omnipotencia y posesión” e instó a “nuevas formas de hospitalidad, de fraternidad y de solidaridad”. “En su Cruz hemos sido salvados para hospedar la esperanza.… Abrazar al Señor para abrazar la esperanza. Esta es la fuerza de la fe, que libera del miedo y da esperanza”.  

La cruz es un escándalo

Para Pedro y los otros discípulos – ¡pero también para nosotros! – la cruz es un “escándalo”, mientras que Jesús considera “escándalo” el huir de la cruz”.  Así describió que Jesús alabó a Pedro diez minutos antes de llamarlo Satanás por no comprender que tenía que morir en la cruz para luego resucitar: “Sucede a todos…En el momento de devoción, fervor y buena voluntad, cercanía al prójimo miramos a Jesús y seguimos adelante. Pero, en los momentos donde se viene a contacto con la cruz: huimos”. (Ángelus, domingo 30 de agosto de 2020). 

No tener miedo a contemplar la cruz

No tengamos miedo de contemplar la cruz como un momento de derrota, de fracaso. Pablo, cuando hace la reflexión sobre el misterio de Jesucristo, nos dice cosas fuertes, nos dice que Jesús se despojó a sí mismo, se anuló a sí mismo, se hizo pecado hasta el final, asumió todo nuestro pecado, todo el pecado del mundo: era un “trapo”, un condenado. Pablo no tenía miedo de hacer ver esta derrota, y también esto puede iluminar un poco nuestros malos momentos, nuestros momentos de derrota, pero también la cruz es un signo de victoria para nosotros los cristianos. (14.09.2018 Homilía en Casa Santa Marta). 

Ante el crucifijo, signo de derrota y de victoria

La cruz nos enseña esto, que en la vida hay fracaso y hay victoria. Debemos ser capaces de tolerar las derrotas, de llevar con paciencia las derrotas, también de nuestros pecados porque Él ha pagado por nosotros. Tolerar en Él pero nunca dejarse seducir por este perro encadenado. Hoy será bonito si en casa, tranquilos, tomamos 5, 10, 15 minutos ante el crucifijo, el que tenemos en casa o el del rosario: mirarlo, es nuestro signo de derrota, que provoca persecuciones, que nos destruyen, y es también nuestro signo de victoria porque Dios ha vencido allí. (14.09.2018 Homilía en Casa Santa Marta).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.