Aleteia

Willy Monteiro, el joven asesinado en Italia que remueve las conciencias

WILLY MONTEIRO DUARTE
Comparte

¿Qué hacer ante una injusticia? ¿Ayudar al que sufre o mirar para otro lado?

La muerte del joven Willy Monteiro Durante conmociona el mundo entero. Se trata de un joven de 21 años nacido en Roma de padres originarios de Cabo Verde. Murió en la noche del 5 al 6 de septiembre después de recibir una paliza por parte de otros cuatro chicos de entre 22 y 26 años.

Los investigadores han descartado la causa del racismo en el asesinato, aunque algunos medios han traslado que los jóvenes tenían antecedentes penales de violencia e ideas de ultraderecha.

De lo que no cabe duda es de que Willy se habría acercado para calmar una pelea ya que, según explican testigos, un grupo de personas habría apuñalado a un niño que él conocía. La pelea continuó, y Monteiro Duarte fue agredido mediante una patada que le alcanzó la cabeza. Aún no se han confirmado desde el punto de vista forense los motivos de la muerte.

Uno de los padres de los chicos que se encontraban con Willy explicaba a los medios de comunicación: «Mi hijo y otros lograron escapar, el pobre Willy se quedó en el suelo. Lo golpearon hasta matarlo y lo patearon en la cabeza. Cinco a uno. Cobardes. Mi hijo era muy amigo de Willy y está en shock».

El primer ministro, Giuseppe Conte ha llamado a los padres del chico y dice estar conmocionado, el líder de la Liga, Matteo Salvini pidió «penas ejemplares para los agresores» y el presidente de Lacio mostró que la región está dispuesta a pagar todos los gastos del juicio contra los agresores.

¿No intervenir ante las injusticias?

La muerte del joven Willy está conmocionando al mundo por un debate que siempre se encuentra en la sociedad. Ante una injusticia, ante un problema, ante un delito… ¿qué se debe hacer? Willy no miró para otro lado sino que quiso intervenir. Quería ayudar a su amigo, pretendía parar una pelea. Fue esa intervención la que le llevó a la muerte y la que está abriendo el debate.

El mismo Conte lo decía a los periodistas en Beirut: «No me corresponde a mi hablar de las investigaciones judiciales pero detengámonos y pensemos: ¿qué le diremos a nuestros hijos? ¿Que no intervengan en una disputa?». Un problema que junto con la desorbitada violencia de los jóvenes preocupa a toda la sociedad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.