Aleteia

¿Qué se espera de «Hermanos Todos», encíclica del Papa sobre el futuro post covid?

FRATERNITY
Shutterstock | Rawpixel.com
Comparte

Las voces de expertos observadores del pontificado en Roma sobre las expectativas crecientes alrededor de la tercera encíclica del Pontífice que será firmada en Asís el 3 de octubre próximo

Crece la expectativa por el contenido de la tercera encíclica del papa Francisco, ‘Hermanos todos’,  que será firmada en Asís, el próximo 3 de octubre de 2020. 

Expertos observadores del pontificado en Roma coinciden que el Papa volverá a alzar su voz a favor de la fraternidad humana para ‘construir juntos’ un mundo que sea más seguro, más justo y más saludable para todos. 

En la crisis de la pandemia, Francisco ha demostrado ser una guía espiritual para más de mil millones de católicos en el mundo ante la crueldad y la injusticia de nuestra sociedad. 

De hecho, en las ultimas audiencias generales, ha criticado a quienes quieren sacar ventajas de la crisis actual, y de los líderes que desconocen el bien común y que buscan el propio beneficio, en detrimento del bienestar de la comunidad de las naciones.

Fraternidad humana

“Hay una gran expectativa por la nueva encíclica del Papa. Obviamente el contenido es aún desconocido: el lugar simbólico de Asís y algunas anticipaciones sobre el tema me hicieron pensar inmediatamente en el «Documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la coexistencia común», firmado el 4 de febrero de 2019”, dijo a Aleteia, padre Rocco D’Ambrosio, profesor de ética pública en la Universidad Pontifica Gregoriana (PUG) de Roma. 

“Este documento – agrega D’Ambrosio – se abre con las palabras: «La fe lleva al creyente a ver en el otro un hermano al que apoyar y amar. Desde la fe en Dios, que creó el universo, las criaturas y todos los seres humanos -igual en su Misericordia- el creyente está llamado a expresar esta hermandad humana, salvaguardando la creación y el universo entero y apoyando a cada persona, especialmente a los más necesitados y pobres». 

Discernir sobre el futuro

“Los tiempos que vivimos, de crisis sanitaria y económica a nivel global, nos invitan a considerar nuestras vidas todas en «el mismo barco», como el Papa nos recuerda a menudo. Estar en el mismo barco y compartir las mismas dificultades requiere una revisión de la forma en que nos relacionamos con los demás, en términos personales, sociales, económicos, religiosos y políticos”, opinó el también profesor de historia de las doctrinas políticas en la PUG. 

“Se trata de una profunda revisión de nuestros parámetros interpretativos. Esto es lo que espero de la nueva encíclica: una ayuda para discernir los nuevos parámetros relacionales. Estoy convencido de que el papa Francisco, como lo hizo en Laudato sí, podrá ofrecer no sólo una síntesis cristiana del tema, sino también muchas sugerencias a las mujeres y hombres de buena voluntad que trabajan por un futuro de justicia y paz para todos, especialmente para los últimos, y para la creación misma”. 

El mensaje de Cristo 

Francisco se dirigirá a la entera familia humana. El padre Giulio Albanese, teólogo, también compartió con nosotros algunos “pensamientos dispersos de un misionero que todavía no ha leído la encíclica del Papa Francisco, pero que humildemente comparte su sentimiento espiritual en comunión con el Obispo de Roma”. 

“Para entender el concepto de fraternidad universal que es tan querido por el papa Francisco, deberíamos primero tratar de hacernos una pregunta: si Cristo estuviera presente en nuestra sociedad hoy, físicamente, como lo estuvo hace dos mil años, ¿a dónde iría?”, cuestionó el también autor del libro ¡Poveri noi! (¡Pobres nosotros! editorial Messaggero – Con Francisco a favor de los pobres). 

Un mensaje universal. “En el Evangelio de Marcos (1:14 y siguientes) leemos que «Jesús fue a Galilea». Comenzó, por lo tanto, a evangelizar lejos de Jerusalén, en una región distante de la institución religiosa judía, una tierra fronteriza, en contacto directo con los paganos”, expresó Albanese que escribe también para L’Osservatore Romano, el periódico del papa. 

Un mundo nuevo 

Entonces, para comprender el mensaje de fraternidad universal en la próxima encíclica del Papa, el experto, explica que Francisco imita a Cristo al proclamar que «el Reino de Dios está cerca”.  “En la nueva relación con Dios que Jesús propone, la que tiene con el Padre, ya no hay una ley, un código externo al hombre que el individuo debe observar, sino que hay la aceptación y la práctica del amor a 360 grados, hacia todos, según el espíritu de las Bienaventuranzas”. 

El teólogo italiano recuerda que “la antropología católica”, detrás del mensaje del Papa, “enseña que la persona humana fue creada a imagen y semejanza de Dios, independientemente de la religión a la que pertenezca. Este concepto universal, por supuesto, no disminuye el valor de la identidad cristiana”. 

“De hecho, sostiene, como escribió el papa Francisco en su carta con ocasión de la Jornada Mundial de las Misiones de 2019: «Somos hijos de nuestros padres naturales, pero en el bautismo se nos da la paternidad originaria y la maternidad verdadera: no puede tener a Dios como padre quien no tiene a la Iglesia como madre (cf. San Cipriano, La unidad de la Iglesia católica, 4)”.

Esto conlleva a que “en un mundo como el nuestro, marcado por las acuciantes oleadas de nacionalismo, soberanía y regionalismo, como se podría decir, ser seguidor de Nuestro Señor significa ir más allá de las preclusiones, más allá de los muros, ¡con la conciencia de que la «Casa Común» es de todos!”, indicó Albanese. 

‘Trayectoria’ de la nueva encíclica

En este sentido, el padre Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica, sostuvo que la ‘trayectoria’ de la nueva encíclica del Papa se encuentra en la continuidad con la encíclica Laudato Si’ y el documento de Abu Dhabi sobre la fraternidad.  Lo dijo en una conferencia reciente en Roma al margen de la presentación del libro de Carlo Pedrini «Terra futura. Diálogos con papa Francisco sobre ecología integral”. 

«La tercera encíclica del Papa Francisco llega cinco años después de Laudato Si’, que destacó el tema de la conexión entre los seres humanos y el mundo, con las cuestiones ecológicas relacionadas con él».  

«Desde el título hay un impulso para reconocernos como hermanos en esta tierra y en nuestro hogar común, a través de la apreciación de las diferencias y el redescubrimiento de la convivencia, no de manera individualista, para construir un mundo mejor». 

En la próxima encíclica del Papa no faltarán referencias a la pandemia, que «se ha convertido de hecho en un tema del pontificado», señaló el director de La Civiltà Cattolica, «además de una metáfora y un momento revelador de los grandes problemas a los que estamos llamados a enfrentarnos: basta pensar en las audiencias del último miércoles, dedicadas por el Papa al tema de la curación». 

Los periodistas asimismo le preguntaron a Spadaro sobre un posible llamamiento, en la encíclica, a favor de una vacuna universal para defenderse de la Covid-19, a lo que respondió: «Ya veremos. Ciertamente el tema de la hermandad es ya un criterio para abordar el tema”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.