Aleteia

“Hermanos todos”, ¿de qué va la tercera encíclica del Papa Francisco?

HANDS
Shutterstock | Tverdokhlib
Comparte

Destacadas voces franciscanas hablan sobre las expectativas alrededor de la nueva encíclica papal y la simbología detrás de su firma en la ciudad de Asís, 3 de octubre de 2020.

El papa Francisco firmará su tercera encíclica “Hermanos todossobre la fraternidad y la amistad social en la Basílica donde se encuentra la tumba de San Francisco, en la ciudad italiana de Asís, en la tarde del sábado 3 de octubre 2020.

“Cada vez que el Papa nos visita es motivo de gran alegría. Que lo haga para firmar ante la tumba del Santo un documento tan importante y esperado como la encíclica sobre la fraternidad humana, duplica mi alegría y la de toda nuestra comunidad”, declaró padre Mauro Gambetti, custodio del Sagrado Convento de Asís.

Las expectativas en Roma y en el mundo crecen alrededor del contenido de la encíclica que se perfila como una contribución indispensable para repensar un mundo distinto en medio de la crisis de la pandemia.

“El Papa se inspira claramente en Francisco de Asís que, siguiendo a Jesús, reconoció en la fraternidad, vivida en el signo del servicio mutuo y amoroso, el horizonte de una humanidad realizada y feliz”, agregó padre Gambetti.

Francisco es un papa de gestos. Por lo tanto, firmar la encíclica también tiene un significado por el día elegido, sábado: La tradición recuerda que fue el sábado en la tarde de 1226 cuando el santo de Asís murió en la Porciúncula.

“El Papa escribió esta encíclica con nuestro santo en mente”, argumentó padre Gambetti.  “Su mensaje de hermandad es tan válido como siempre en este mundo nuestro marcado por la pandemia y las divisiones”.

Fraternidad antídoto ante el virus de la indiferencia

El custodio del Sagrado Convento de Asís cree que “con este documento”, el Papa “indicará al mundo una configuración del futuro y dará a la Iglesia y a los hombres de buena voluntad la responsabilidad de construirlo juntos”.

Es la tercera vez que un Pontífice viaja a Asís en la fiesta del santo. Francisco ya lo hizo en 2013 y Juan XXIII lo hizo en 1962, en la víspera del comienzo del Concilio Vaticano II.

“Este recuerdo histórico da lugar a una sugerencia en mí. Que esta visita del papa Francisco suscite, como profecía, un Concilio no sólo de la Iglesia Católica sino de la Iglesia universal que relance el sueño de una humanidad renovada, de la reconciliación entre los pueblos.

El objetivo principal de este viaje es dar un mandato al mundo entero para que se comprometa en el camino de la fraternidad en el signo de San Francisco”.

Francisco en Asís sin fieles debido al coronavirus

Matteo Bruni, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, informó que la visita del Papa a Asís será privada y sin fieles para evitar contagios.

“Ya conocemos al Papa Francisco, sabemos lo mucho que le gusta el contacto con la gente, con el pueblo, pero en este caso es realmente imposible. Sin mencionar que entonces el Papa, con su delicadeza, no quiso interferir en las ceremonias ya planeadas para la memoria del Tránsito del santo”, comentó el líder franciscano padre Mauro Gambetti.

Los papas vuelven a Asís en momentos dramáticos

“Francisco en Asís firmará una nueva página de la historia”, Padre Enzo Fortunato

Por su parte, el franciscano Enzo Fortunato declaró que la visita del Papa a Asís escribirá “una nueva página de la historia…Esta es la cuarta visita de Bergoglio, después de las dos de Benedicto y las seis de Juan Pablo II.

En los momentos cruciales y dramáticos de la historia de Italia y del mundo, se elige Asís, pero antes de eso, se elige a San Francisco para indicar y retomar el camino, el sendero”.

El director de la revista mensual «San Francesco», asegura que el Papa firmará la encíclica en Asís, además para invitar a defender más a las personas que a las fronteras. Por ello, el titulo “Hermanos todos…».

“Otra señal para llamar la atención es que estamos en un momento delicado debido al covid-19. Y si por un lado hay una gran alegría y una intensa oración, por otro, no se puede dejar de lamentar la ausencia de los fieles que comprenderán y entenderán las razones de la visita privada.

En cualquier caso, será una etapa que pondrá de relieve la importancia y la necesidad de la fraternidad. Y el lugar elegido sigue siendo, como ya dijo Juan Pablo II, un lugar que es altar y cátedra de paz: Asís”, comentó Fortunato, fraile, director de la Oficina de Prensa del Sacro Convento de Asís.

De la confusión de Babel al llamado a sentirse parte de la misma familia humana

El Papa que eligió ser llamado ‘Francisco’ remarcará, probablemente, el mensaje de la fraternidad franciscana en un mundo además sediento de relaciones humanas que ceden a la «síndrome de Babel”, como indicó en la pasada audiencia general del miércoles (02.09.2020), que implica la indiferencia ante el sufrimiento de miles de personas que sucumben a causa del hambre, la miseria y el silencio.

Por eso, el Papa indicó que diametralmente opuesto a la síndrome de Babel se encuentra la Pentecostés. “El Espíritu Santo, bajando de lo alto como el viento y el fuego, inviste a la comunidad cerrada en el cenáculo, la infunde con el poder de Dios, la impulsa a salir, a proclamar a Jesús, el Señor, a todos. El Espíritu crea unidad en la diversidad, crea armonía”.

“En la historia de la Torre de Babel no había armonía; había que ir hacia adelante para ganar. Allí, el hombre era un mero instrumento, una mera «fuerza de trabajo», pero aquí, en Pentecostés, cada uno de nosotros es un instrumento, pero un instrumento de la comunidad que participa con todos en la construcción de la comunidad”.

Después de Laudato Sí’ (2015), el Papa vuelve a inspirarse en el ‘santo pobrecito’, amigo de los pobres y de las criaturas, quien vivió tiempos difíciles de la Iglesia y renunció a su herencia dándole más importancia en su vida a los bienes espirituales que a los materiales.

San Francisco de Asís es el santo de la fraternidad, animado por el Espíritu, se donó a todos los hombres, incluso de otros credos y culturas, sin importarle su origen. Además, alabó a Dios maravillado por el regalo de la creación, de la casa común. Una invitación a no sentirnos dueños, sino custodios del planeta.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.