Aleteia

San Baradato, el santo que vivió totalmente enmascarado

Domaine public
Saint Baradate, Les Vies des Pères des déserts d'Orient, 1886.
Comparte

¿Te agobian las medidas sobre el uso de mascarilla? Acuérdate de san Baradato, un padre del desierto que pasó gran parte de su vida cubierto por completo con una túnica de piel

¿Quería retirarse del mundo y vivir oculto? ¿O quizás hacer una penitencia por el amor de Dios? Fueran cuales fueran sus motivaciones, san Baradato, ermitaño y confesor del siglo V, se aplicó deliberadamente un estilo de vida de lo más austero.

Primero vivió en una minúscula cabaña de madera en la que ni siquiera podía ponerse de pie. Allí encorvado siempre, muchos filósofos acudían a consultarle, según afirma el historiador Teodoreto de Ciro.

Un día, su obispo Teodosio, patriarca de Antioquía, le ordenó cesar esta penitencia. Baradato aceptó, pero entonces decidió vestirse, noche y día y de la cabeza a los pies, con una túnica de cuero. Únicamente dejaba una pequeña abertura para poder respirar por la nariz y otra en la boca para comulgar.

Su día se celebra el 22 de febrero.

BRODA
Te puede interesar:
9 santos con famosas barbas

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.