Aleteia

El colibrí que invita a alabar a Dios con su canto de contratenor

ECUADOR
Comparte

Un descubrimiento que asombra a la ciencia… Y a todos

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Primero pensaron que era un susurro del viento, pero luego constataron que en realidad tenía que ver con colobrí que tenía un canto de contratenor. Sí, así de sorprendente, una pequeña maravilla de la Creación que también hace las veces de motivo de alabanza a Dios de una manera más que especial.

La noticia trascendió en los últimos días luego que agencias como AFP hicieran referencia a un estudio divulgado anteriormente en la revista Science Advances.

Detrás de esta curiosidad se encuentra la Estrellita Ecuatoriana, una especie de tan solo 14 centímetros de altura.

En cuanto a la explicación un poco más científica, se agrega que se trata del Oreotrochilus Chimborazo, que  canta con una frecuencia fundamental de 13,4 kilohertzios (kHz) y alcanza notas de hasta 16 kHz.

“La frecuencia fundamental es importante porque nos muestra la frecuencia a la que vibra la siringe, lo que es el equivalente a nuestra laringe, que es la que produce el sonido”, expresó Fernanda Duque, neurocientífica ecuatoriana de la Universidad Estatal de Georgia, en Estados Unidos, y autora del artículo, reproduce la nota de AFP.

 

 

¿Dónde se lo puede encontrar?

El estudio y artículo recuerda que este colibrí -cuyos colores van entre el blanco, morado y azul-  vive en la reserva natural Chakana y es el único de esta especie que puede vivir a 5200 metros de altura, siendo el cortejo y la defensa los motivos más científicos que explican su canto.

En ese sentido, se indica que machos y hembras de esta especie viven en territorios distintos y que solamente los machos son los que hacen este tipo de canto.

Por último, la noticia surge nada más ni nada menos que durante el mes dedicado a rezar por la casa común, además de estar enmarcado en días donde mucho se habla del Tiempo de la Creación. He aquí un contribuyente más para no dejar de alabar.

 

 

También te puede interesar: Galápagos, un canto de alabanza al Creador

 

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.