Aleteia

Argentina está aún lejos del regreso al aula

EDUCATION
Shutterstock | G.Tbov
Comparte

Las postales del alegre regreso de las audiencias de los miércoles del papa Francisco son absolutamente distantes e imposibles para sus compatriotas en el país sudamericano

Pese al regreso de las clases presenciales en Europa, Estados Unidos, o la propia Wuhan, el estadío epidemiológico en Argentina hace que las autoridades nacionales no vean conveniente anunciar una fecha de regreso al aula para millones de niños argentinos.

En entrevista con el diario La Nación, el ministro de Salud de Argentina, Ginés González García, dijo que la posibilidad de regreso “es muy riesgosa, porque ‘el pibe’ (chico) es un portador que lleva y trae, sobre todo en la escuela primaria»

«No hay ningún lugar del mundo en que se haya dejado de pensar que la escuela acarrea riesgos enormes. Incluso en Europa las clases deberían volver en estos días y todavía no se sabe qué pasará”, agregó.

La primera experiencia de regreso al aula desde la cuarentena total declarada en marzo para todo el territorio nacional, que se ha ido liberando paulatinamente en algunas jurisdicciones, tuvo lugar en San Juan a principios de agosto, con estrictos protocolos y distintos formatos de acuerdo a la cantidad de alumnos por colegio. Pero un rebrote en la provincia motivó un retroceso de fase de apertura y los 10,000 alumnos debieron volver a la modalidad a distancia.

En Formosa y Catamarca se iniciaron, con pautas y en ciertas jurisdicciones y formatos, caminos de retorno. En La Pampa, iniciarían a mediados de septiembre.

Pero para los grandes conglomerados del país, particularmente para la ciudad y para el Gran Buenos Aires, el escenario es muy distante.El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires había elaborado un protocolo para permitir el regreso de los niños que no tenían posibilidades tecnológicas de seguir a distancia las clases, pero fue desaprobado por las autoridades nacionales.

“Yo sé que no es fácil, que los pibes llevan mucho tiempo en casa, y que no todos los pibes tienen la misma tecnología, pero no creo que los pibes tengan que ir a la escuela a buscar la tecnología, sino que la tecnología les llegue a la casa a los pibes para seguir trabajando desde su casa”, argumentó el ministro González García, aunque la discusión entre los gobiernos de la ciudad y de la Nación fue mucho más acalorada, y visible. Y desde ella, no se ha visto la armonía que hasta entonces mostraban el presidente de la Nación, el jefe de Gobierno de la Ciudad y el Gobernador de la Provincia.

Las interpretaciones parecen irreconciliables. Quienes siguen y confían en el gobierno nacional sostienen que las medidas tomadas al restringir la actividad son necesarias para contener el avance del virus. Pero quienes desconfían de las autoridades ven en ellas innecesarias acciones e incluso creen que se está poniendo en riesgo las libertades más básicas y el sistema democrático. La discusión, más menos, se da en cada país. Aunque en el caso argentino el uso obligatorio del barbijo que podría causar manifestaciones en Europa es ciertamente el tema más anecdótico.

 

ARGENTINA
Ministerio de Educación de la Nación Argentina

Audiencias papales en el Vaticano… pero en Buenos Aires ni familiares

Las postales del alegre regreso de las audiencias de los miércoles del Papa son absolutamente distantes e imposibles para el país. Hace escasos días el presidente Alberto Fernández, al anunciar la extensión de la cuarentena, había habilitado reuniones sociales o familiares de hasta 10 personas, siempre y cuando sean en exteriores.

Pero el gobierno de la Provincia de Buenos Aires aclaró rápidamente que en el Gran Buenos Aires, donde viven más de 15 millones de argentinos, la decisión no tenía vigencia. En ese contexto, para esta jurisdicción, la posibilidad del culto religioso público se encuentra en un escenario incierto.

Postales imposibles ahora en Argentina: 

Aunque el cumplimiento real de las decisiones oficiales es en ocasiones prácticamente irrisorio, y el mismo gobierno suele reconocerlo, frecuentemente surgen noticias de circunstancias en las que se sanciona a ciudadanos que incumplen. Se ha detenido a una mujer en Bariloche por salir sola a pasear a su perro en una ruta sin gente, y como hemos publicado en otra ocasión, un padre no ha podido despedir a su hija que moría en otra provincia –circunstancia familiar repetida en otras ocasiones.

Saturación sanitaria en el interior

Durante meses, la atención se centró en el Área Metropolitana de Buenos Aires, por cantidad y gravedad de casos. Sin embargo, en las últimas semanas el aumento de casos en el interior llevó a la complicación de centros de atención en provincias como Jujuy, donde los profesionales ya advierten que se está acudiendo a los comités de bioética para el discernimiento de a qué paciente destinarle los escasos recursos de atención. A esto, se suma el cansancio del personal de salud en situación de alerta desde el inicio de la pandemia.

Argentina se encamina hacia 180 días con el coronavirus, y también de aislamiento social preventivo, en algunos casos, muy estricto. Pero para muchos, cuya actividad supone un alto riesgo o no es una prioridad de las autoridades políticas en el manejo de la pandemia, pensar en una mínima apertura en 200 días, o incluso ya en el 2021 parece un escenario realista.

Lamentablemente, en algunos populosos distritos, a menos que en septiembre se advierta un contundente cambio de tendencia en la curva de contagios y/o en la estrategia del gobierno nacional, el regreso al aula se ubica entre ellas.

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.