Aleteia

Brasil: Gran golpe al PCC, grupo criminal que tiene en vilo también a América Latina

BRAZIL
@policiafederal
Comparte

A través de un megaoperativo la Policía Federal intenta desmantelar financieramente al Primer Comando Capital (PCC), una de las facciones criminales más peligrosas de Brasil y con tentáculos en varios países del continente.

Muchos países tienen su “robo del siglo” (aspecto que ha sido trasladado en diversas ocasiones al cine y hasta en algunas series, como la vinculada al asalto al Banco de la República en Valledupar, Colombia, un éxito en la plataforma Netflix).

En el caso de Paraguay, este robo data de 2017 y ha sido en la sede de Prosegur, empresa dedicada al transporte de dinero en efectivo. En aquella oportunidad, unos 50 asaltantes realizaron el atraco con la obtención de unos 40 millones de dólares, recuerda una nota de BBC Mundo.

Detrás del ese gran golpe estaban los miembros del Primer Comando Capital (PCC), nada más ni nada menos que una de las facciones criminales más peligrosas de Brasil, originada en la década del 90 en los centros penitenciarios de San Pablo, organización que con esto ha dejado de manifiesto también su influencia en otros países del continente.

Es que inspirado en otros grupos famosos como Comando Vermlho (Comando Rojo), el PCC suele ser noticia cuando suceden grandes hechos delictivos, pero también en ocasiones de masacres carcelarias o hasta presencia en lugares emblemáticos como las favelas de Río de Janeiro.

 

Esta lucha de poder –vinculada a las drogas, las armas y el dinero- ha generado que desde hace muchos años exista un duro enfrentamiento con las fuerzas de seguridad.

 

“Caja Fuerte 2”

La Policía Federal de Brasil empezó desarrollar este 31 de agosto, junto con la Fuerza Integrada de Combate al Crimen Organizado (FICCO), la denominada operación “Caja Fuerte 2”, tal cual manifestó la entidad a través de un comunicado.

El objetivo es investigar el narcotráfico, así como blanqueo de capitales practicados por esta organización que afecta a todo el territorio nacional.

Anteriormente, en la primera fase del golpe, se había detectado que los valores obtenidos del tráfico ilícito de drogas habían sido canalizados en parte a través de innumerables cuentas bancarias de otras facciones.

También se identificaron a 210 miembros del escalón más alto de la facción, quienes obtenían montos mensuales por haber ocupado cargos destacaos en la organización criminal o misiones, entre ellas la ejecución de servidores públicos.

“La acción de la Policía Federal apunta a desmantelar la organización criminal a través de su descapitalización, actuando de acuerdo con los lineamientos del organismo para enfrentar al crimen organizado a través del enfoque patrimonial, además de la detención de líderes”, se indica en el comunicado.

Para lograr esto son más de 1.000 los policías federales que están cumpliendo centenares de órdenes judiciales, entre ellas la prisión preventiva o allanamiento.

«Los detenidos son investigados por los delitos de participación en una organización criminal, asociación por narcotráfico y blanqueo de capitales, cuyas penas pueden llegar a los 28 años de prisión”, se concluye.

De esta manera, la acción contra el PCC continúa y busca ponerle freno a una organización que está detrás de uno de los grandes dramas de América Latina con todo aquello vinculado al narcotráfico, entre otros delitos. Todos aspectos que ampliamente han sido mencionados por el propio papa Francisco en sus diversas giras por el continente.

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.