Aleteia

La Antártida está libre de COVID-19, pero no de terremotos

Comparte

Un fin de semana con movimientos sísmicos -el más reciente este domingo con uno de 5.2 grados en escala Richter- que ponen en alerta a las bases antárticas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El “continente blanco”, como se suele mencionar a la Antártida (territorio vinculado al polo sur), ha sufrido literalmente un sacudón en los últimos días.

Es que en medio de las noticias que mueven al mundo debido a la crisis del coroanvirus, la Antártida volvió a captar la atención de los medios debido a dos terremotos destacados (el primero el viernes con una magnitud de 5.0 grados en la escala de Richter y otro de 5.2 grados este domingo).

Una vez trascendido esto, inmediatamente se constató que no se habían generado víctimas ni daños materiales, pero ha provocado un estado de alerta en las diversas bases que integran la Antártida debido a que en las últimas décadas movimientos de tales magnitudes han sido poco frecuentes (1980, 2019).

 

 

El terremoto más grande de los últimos diez años en la zona fue el de hoy que fue de 5.2, pero son de una escala mediana; el terremoto se produjo al sur de la Isla 25 de Mayo en el mar, en una zona que se está separando Isla Shetland de península antártica”, dijo al portal Infobae el coordinador de Ciencias de la Tierra del Instituto Antártico Argentino a cargo del Departamento de Sísmica, doctor en Geología Juan Manuel Lirio, quien también esbozó que “los sismos son comunes en la zona”.

“Se pueden esperar réplicas, pero en una escala similar a los terremotos vistos en estos días; pero es importante señalar que no hay riesgo de tsunami, ni de ruptura de los hielos antárticos o glaciares”, aclaró.

Así pues, de momento todo parece haber sido un susto y sorpresa para quienes habitan el continente desde hace poco tiempo. De todos modos, el monitoreo continúa, tal cual ha estado describiendo el Instituto Antártico Uruguayo desde sus redes sociales.

 

Libre de COVID-19

A pesar de las noticias de los terremotos, por estas horas la Antártida sigue siendo un gran reservorio de esperanza ante el avance del coronavirus. Al día de hoy no hay ningún caso positivo de coronavirus. 

Para esto está siendo fundamental el seguimiento de estrictos protocolos, entre ellos la desinfección de las cargas que llegan al continente y la ausencia de contacto con pilotos u otras personas ajenas.

Ojalá esto siga así, pues además de ser un sitio congelado colmado de vida en cuanto a diversas especies de animales, también forma parte de un verdadero laboratorio mundial para científicos del mundo entero que están presentes a través de bases.

Al mismo tiempo, hogar de capellanes de hielo, custodios de sitios de fe asombrosos, de los cuales ya hemos hablado en Aleteia.

A propósito de esto, las catedrales de hielo, ¿también habrán sentido algo estos movimientos sísmicos? El dato es difícil de confirmar, pero sirve como excusa para disfrutar una vez más de estas frías maravillas.

 

También te puede interesar: 

Noche estrellada en la Antártida (imágenes): 

El continente blanco en imágenes: 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.