Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 enero |
San Ildefonso
home iconActualidad
line break icon

Los muertos ignorados en la pandemia del Coronavirus

© ULRIK PEDERSEN / NURPHOTO / AFP

Salvador Aragonés - publicado el 24/08/20

Papa Francisco nos alerta: "El Señor nos pedirá cuentas"

No tienen nombre, ni siquiera un número o una placa que los identifica. Sus cuerpos yacen en el fondo del mar, del Mar Mediterráneo, ahogados, pasto de los peces y animales marinos.

Han sido más de 20.000 en los últimos seis años, según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM). Son migrantes que buscan la paz y un mejor bienestar, con esperanza. Las migraciones hacia Europa desde el Mediterráneo se producen principalmente en verano. Este año se han incrementado más las migraciones con pateras hacia las Islas Canarias, que se ha multiplicado por cinco, prefiriendo al estrecho de Gibraltar por estar muy vigilado.

Eran hombres y mujeres que huyeron de la gran pobreza de sus países de origen, de las guerras, del exilio forzado por causas políticas. Eran hombres y mujeres sin nombre, y el mundo llamado “civilizado” — este mundo que muere del colesterol, mientras otros mueren de pobreza externa—los ignora.

Nadie estaba a su lado mientras se ahogaban, ningún ser querido pudo consolarlos. Vivían en la miseria más absoluta, explotados por las mafias de trata de personas. No son los muertos por el coronavirus Covid-19. Muchos de los muertos por este virus (son ya más de 800.000, la peste del siglo XXI) han muerto sin recibir consuelos familiares, pero no eran muertos anónimos, o ignorados, o que huían, que escapaban de la miseria o del terror: eran enfermos que se contagiaron de un terrible virus.

En el mundo, “se hacen esfuerzos de búsqueda, rescate e identificación cuando los desaparecidos vienen de un país rico. Pero nada se hace si se trata de migrantes cruzando el Mediterráneo”, dijo Frank Laczko, director del Centro de Análisis de Datos Migratorios Globales de la OIM. No todos los humanos somos iguales.

Todos los muertos son –eran– personas que merecían todos los cuidados y tenían la misma dignidad. Hoy nos fijamos en los muertos migrantes que mueren a lo largo de los caminos que van hacia el norte, o en los mares que los llevan a Europa o a otros países para mejorar su vida y la de sus familias. También mueren quienes emigran de los países del Sur a otros países del Sur, así como migrantes que van de países del Norte a otros países del Norte.

Y no es solamente el hecho de que al alcanzar el suelo de otro país se acaba la explotación de los migrantes. Estos buscan un trabajo para enviar unos dineritos a su familia, y se han creado mafias de colocación de migrantes, sobre todo en la agricultura, que les dan un contrato de trabajo, pero sin derecho a nada: solo tienen obligaciones, salarios bajos, horas de trabajo interminables, que pueden alcanzar 60 horas a la semana a pleno sol, viven hacinados en algún local o en la calle debajo de cartones, con el menosprecio de muchos ciudadanos creyendo que son delincuentes.

Damos algunas cifras que facilita Naciones Unidas: El número de migrantes internacionales a nivel global ascendió en la actualidad a 272 millones, un registro que indica un incremento de 51 millones de personas desde el año 2010. India, México, China y Rusia, los países que más personas abandonan sus países y Europa es el continente que más inmigrantes recibe. 

Todos los países del sur de Europa, con Alemania y Suecia, reciben migrantes de África, de Asia y de América Latina (aunque menos de este subcontinente). La distribución regional de los migrantes internacionales está liderada por Europa que alberga a 82 millones de personas, seguidas por América del Norte con 59 millones, mientras que África del Norte y Asia Occidental hospedan a 49 millones.

El papa Francisco, gran defensor de los migrantes, recordó el pasado domingo el décimo aniversario de la masacre en México de 72 migrantes, en su mayoría latinoamericanos que intentaban llegar a Estados Unidos, y expresó su «solidaridad» con los familiares que aún reclaman justicia.

MIGRANTS
Shutterstock | Ververidis Vasilis

Tras la tradicional oración del Ángelus, el Papa rindió homenaje a esas «personas de diferentes países que buscaban una vida mejor», masacradas entre el 22 y 23 de agosto de 2010 en el municipio de San Fernando (estado de Tamaulipas, noreste). «Expreso mi solidaridad a las familias de las víctimas que todavía hoy invocan justicia y verdad sobre lo sucedido«.

Y añadió el Papa: «El Señor nos pedirá cuentas de todos los migrantes caídos en los viajes de la esperanza. Han sido víctimas de la cultura del descarte».

Tags:
coronavirusinmigrantesmuertepapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
2
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
3
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
4
LIBBY OSGOOD
Sandra Ferrer
Libby Osgood, la científica de la NASA que se hizo monja católica
5
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
6
AGUILAR
Alvaro Real
España: ¿Por qué retiran una cruz de la puerta de este convento?
7
PADRE CEPEDA
Blanca de Ugarte
"El beso de Jesús", cuando una bella historia es convertida en "f...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.