Aleteia

Pantanal, el humedal más grande del mundo, en jaque por el fuego

FIRE
@rsallesmma
Comparte

Una región en América Latina que también está siendo afectada por la acción del hombre

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Es un sitio muy vinculado a Brasil (Mato Grosso), pero también abarca parte de Bolivia y Paraguay. El Pantanal o Gran Pantanal es sinónimo de humedal, considerado el más grande del mundo, pero también de biodiversidad y maravilla de la Creación.

 

https://www.instagram.com/p/CEFY_dhBSYR/

 

Refugio de emblemáticas especies de animales como las guacamayas azules o los jaguares, este “paraíso ecológico” contiene miles de plantas, insectos y otros animales que llenan de admiración a cualquier amante de la “casa común” (Laudato Sí).

 

View this post on Instagram

#TBT Traduzido do inglês: Poucas coisas são tão impressionantes quanto quando uma Onça Pintada sai das sombras para a luz dourada … do sol poente … A onça-pintada é o maior gato das Américas. As onças-pintadas são animais solitários e vivem e caçam sozinhos, exceto durante a estação de acasalamento. O Pantanal no Brasil é um dos melhores lugares do mundo para ver onças-pintadas. A melhor época para visitar é a estação seca, do final de abril ao início de novembro, pois é quando as presas ficam mais concentradas. Eu estava no Pantanal para um Projeto de Conservação de TV – atuando como intermediário com a Eastern Broadcasting Corporation (EBC) de Taiwan, que fez um documentário sobre conservação da onça-pintada com os pesquisadores Abbie Martin (bióloga e pesquisadora) @jaguaridproject & Eduarda Fernandes (Head Guide) @jaguar_tour O DOCUMENTÁRIO DA EMPRESA DE TRANSMISSÃO ORIENTAL ESTÁ DIVERTIDO MAIS TARDE ESTE ANO . . . FEW THINGS ARE AS STRIKING AS WHEN A JAGUAR STEPS OUT OF THE SHADOWS INTO THE GOLDEN LIGHT…OF THE SETTING SUN… The jaguar is the largest cat in the Americas. Jaguars are solitary animals and live and hunt alone, except during mating season. The Pantanal in Brazil is one of the best places in the world to see jaguars. The best time to visit is the dry season, from late April to early November, as that’s when prey is more concentrated. I was in the Pantanal for a Conservation TV Project – acting as a go-between with Taiwan’s Eastern Broadcasting Corporation (EBC) who made a Documentary on Jaguar Conservation with researchers Abbie Martin (Biologist & Researcher) @jaguaridproject & Eduarda Fernandes (Head Guide) @jaguar_tour EASTERN BROADCASTING CORPORATION’S DOCUMENTARY IS DUE OUT LATER THIS YEAR… ➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖ 📷 @chrisangphoto #nuts_about_wildlife #exklusive_animals #worldwide_animals_pets #animals_captures #marvelouz_animals #kings_animals_love #world_bestanimal #splendid_animals #ok_animals #sierraphotonycpix #all_animals_addiction #moon_bestanimals #live_love_wildlife #bigcat #cat #wildlife #cats #animals #bigcats #catsofinstagram #naturephotography #animals #wildlifephotographer #feline

A post shared by Pantanal Oficial 🇧🇷 (@pantanaloficial) on

Pero el Pantanal volvió a ser noticia, no precisamente por su belleza y magnanimidad, sino por una de sus principales amenazas: el avance en 2020 de incendios que –tal cual indica un informe publicado por DW “ya han consumado más de 17.000 kilómetros cuadrados de bosque”, lo que equivale a “más del 10% del área total” del famoso humedal.

La situación es preocupante, y al igual que lo acontecido con la Amazonía, genera alarma a nivel internacional ya no solo por las especies amenazadas, sino porque una vez más la acción del hombre se transforma en uno de los pilares de tanta devastación.

 

 

«Históricamente, la movilización de organismos oficiales para combatir el fuego comienza en julio. Pero este año hemos estado combatiendo desde febrero, tratando de evitar que las llamas lleguen a áreas protegidas e incluso escuelas”, expresó a ese medio Angelo Rabelo, quien implementó en la década de 1980 la Policía Ambiental de Corumbá, Mato Grosso do Sul, y fundó el Instituto Homem Pantaneiro.

La situación extendida de sequía favorece a la propagación del fuego, que según monitoreos, en más del 90% de los casos tienen que ver con la mano del hombre.

«Ya todo está muy quemado y el fuego aún no ha terminado. Estamos esperando que llegue una gran lluvia», dijo a DW Neiva Guedes, investigadora y presidenta del Instituto Arara Azul, en Campo Grande, Mato Grosso do Sul.

 

 

Detrás de todo esto también influyen la deforestación, el uso cada vez más frecuente de tierras dedicadas a la ganadería y la agricultura, además de la propia destrucción de la Amazonía, siendo un área ávida de mayor “custodia”, palabra en sintonía con el recurrente mensaje del papa Francisco a la hora de la defensa del medio ambiente.

Por otra parte, si bien también se ha dado la movilización de parte del gobierno de Brasil para la contención de estos incendios, tal cual indica un reciente video subido a redes por el propio ministro de ambiente, Ricardo Salles, la situación está lejos del alivio.

 

Unesco también expresa preocupación

Desde el propio organismo (UNESCO) que lo ha declarado al Pantanal Patrimonio de la Humanidad y Biósfera, se ha lanzado un clamor debido a que las llamas han llegado a áreas de conservación.

«Es importante hacer todo lo que sea humanamente posible para superar este flagelo que amenaza la biodiversidad de lo que también es el humedal más grande del planeta», se señala en una nota publicada en Pantanal Oficial acerca de un mensaje que contó con el saludo a quienes combaten el fuego de parte del director del Centro del Patrimonio Mundial, Mechtild Rössler, y el secretario del Programa El Hombre y la Biosfera, Miguel Clüsener-Godt.

 

 

 

La Amazonía y su gente (imágenes): 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.