Aleteia

Lorca y el cine: Una pasión que condicionó su obra

LORQUIANA
RNE
Comparte

Así has sido Lorca llevado al cine. Escenas que no te puedes perder…

Todos los 18 de agosto se conmemora la muerte del poeta y dramaturgo granadino Federico García Lorca, que nos dejó hace ya 84 años. Nace y muere en dos fechas trágicas de nuestra historia reciente (5 de junio de 1898 – 18 de agosto de 1936) y en el marco de su Andalucía natal. Fue el poeta más querido de la Generación del 27.

Tras enviudar, Federico García Rodríguez, su padre, un propietario de fincas rurales,  se casó en segundas nupcias con Vicenta Lorca Romero, una muy buena maestra, 11 años más joven que él, y con quien tuvo cinco hijos: Federico, Luis, Francisco, Concha e Isabel. El poeta los tuvo a todos muy presentes, tanto en su vida como en su obra, especialmente a su madre con quien aprendió las primeras letras y las más bellas músicas. Basten estas líneas para ubicar al artista en su contexto.

Influencia de la obra de Lorca en el cine

Tras el nacimiento del cine (1895), Lorca demostró un gran entusiasmo por las formas de expresión que podría representar, dado que creció con él. No en vano, García Lorca influirá en diversos textos sobre cine y en un guión, Viaje a la Luna, escrito en Nueva York en 1929. Si bien es en Madrid, en la Residencia de Estudiantes, donde conoce a Luis Buñuel y se acentúa su pasión por el séptimo arte.

En 1935, en una entrevista que hace a Lorca el crítico de teatro italiano, Silvio D’Amico, el poeta define el personaje de Doña Rosita la soltera comparándola con los que encarnaba la actriz Francisca Bertini en el cine mudo italiano. También en 1935, en otra entrevista (sin firma) publicada en El día Gráfico de Barcelona, se habla más concretamente del deseo de “llevar al cine cuanto se relaciona con la lidia”, proyecto que nunca llegó a nada ni hay evidencias al respecto. Por otro lado, en 1937, en una “Conversación inédita con Federico García Lorca”, publicada en Mundo Gráfico por Antonio Otero Seco, dice Lorca que Poeta en Nueva York “llevará ilustraciones fotográficas y cinematográficas”. En este caso, tampoco el asunto prosperó.

Por su parte, La zapatera prodigiosa, tiene “gags” de indudable parentesco con el cine cómico mudo e incluso lo indica en sus acotaciones al comienzo del segundo acto de la farsa: “esta es casi una escena de cine”. Es más, en La casa de Bernarda Alba es aún más concreto. Tras la lista de personajes al inicio, acota: “El poeta advierte que estos tres actos tienen la intención de un documental cinematográfico”. Por último, como ha señalado C.B. Morris, la influencia visual en los dibujos de Lorca es total, donde descubre las huellas de Metrópolis de Fritz Lang. Todo ello da a entender que Lorca era conocedor, en profundidad, de los actores y cineastas Keaton, Lloyd, Sennett o Chaplin.

El obra del poeta llevada al cine

La filmografía basada en obras de Federico García Lorca es bastante extensa, repartida entre documentales (cinematográficos o televisivos) y largometrajes de ficción basados en sus piezas dramáticas. El poeta mismo aparece en el filme Pupila al viento -con guión de Rafael Alberti-, y probablemente es el único documento actoral que se conserva del poeta.

A la gran pantalla se llevó Bodas de sangre en 1938 (Edmundo Guibourg). Y hubo dos intentos frustrados para cine de La casa de Bernarda Alba, uno de ellos dirigido por Buñuel en 1946 y otro de 1954 con producción francesa que nunca vieron la luz.

En 1976 el marroquí Souhel Ben Barka rueda Bodas de sangre. Se trata de una película bastante desconocida, protagonizada por la actriz griega Irene Papas.

En 1981 Carlos Saura también filma Bodas de sangre. En este caso Antonio Gades y Cristina Hoyos son las estrellas de esta adaptación musical, demasiado presuntuosa, aunque presenta pasajes de interés.

Rafael Moreno Alba lleva al cine Mariana Pineda en 1984. Se trata de una atractiva serie de televisión de cinco episodios protagonizados por Marisol. Entre el denso y solvente reparto nos encontramos, entre otros, con Juanjo Puigcorbé, Carlos Larrañaga, Rafael Alonso o Rosario Flores.

Mario Camus en 1987 se arriesga con La casa de Bernarda Alba y no termina de convencer el resultado final. El reparto lo integraban, entre otras, Irene Gutierrez Caba, Ana Belén o Florinda Chico.

Pilar Távora rueda Yerma en 1999, producción al que le falta pasión e intensidad. Lo protagonizan Aitana Sánchez Gijón, Juan Diego, Irene Papas y María Galiana.

En 2018, Emilio Ruiz Barrachina lleva a la gran pantalla Bernarda. En esta ocasión, Assumpta Serna es Bernarda Alba en esta adaptación que actualiza torpemente la historia. En ella, Bernarda obliga a sus hijas a vivir encerradas en una fábrica que ha sido convertida en burdel.

Biografías fílmicas de Lorca

Entre otras producciones valoramos El balcón abierto, de Jaime Camino (1984). Homenaje al poeta a través de reconstrucciones de su vida y obra es una gran oportunidad para admirar la belleza y la ficción recreada.

Por otro lado nos encontramos con Lorca, muerte de un poeta. Es una gran propuesta  de Juan Antonio Bardem, quien la filma en 1987. El actor inglés Nickolas Grace fue el encargado de encarnar a Lorca.

En el año 2003, Miguel Hermoso filma La luz prodigiosa, que narra con solvencia y determinación qué hubiera pasado si Lorca no hubiese muerto tras su asesinato. Resulta una historia muy creíble, y muy bien protagonizada por Alfredo Landa, Nino Manfredi, Kiti Manver o José Luis Gómez, entre otras cosas porque coloca a Lorca en un plano temporal imposible. Muy recomendable.

Por su parte, Paula Ortiz rodó en 2015 La Novia. En la película protagonizada por Inma Cuesta, Álex García o Luisa Gavasa (que ganó el Goya a la mejor interpretación femenina de reparto), la joven realizadora se inspiró en Bodas de sangre. Muy buen producto, muy bien llevado, dirigido e interpretado.

Otras alusiones

Escenas sueltas: El ojo de la cerradura, ¡Viva la muerte!. Documentales fuera de España: Asesinato en Granada, El asesinato de García Lorca. Cortometrajes españoles: El barranco de Viznar, Lorca y la barraca, España debe saber

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.