Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
Santa Catalina de Alejandría
home iconEstilo de vida
line break icon

El diario de unos ancianos enamorados

MAŁŻEŃSTWO, KORONAWIRUS

Photographee.eu | Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 18/08/20

Tenían poco tiempo pero vivieron un gran amor

En el asilo de ancianos, se formaban corrillos sobre la relación de una pareja de octogenarios, ambos con temperamentos muy diferentes y penosas enfermedades. Se hacían comentarios lastimosos, acerca de lo que, desde la óptica humana, tomaba tintes de un absurdo romance, ya sin futuro para humanas ilusiones.

Ellos, lo hacían todo juntos, desde tomar el sol en el jardín, escuchar música, recibir visitas, o salir a un corto paseo por un parque cercano. Siempre estaban dispuestos a hablar amigablemente con propios y extraños.

Y llevaban siempre con ellos un diario en el que compartían sus pensamientos.

Llegó su momento y se casaron tomados amorosamente de la mano y vistiendo sus mejores galas. El ineludible destino se cumplió, y poco después, uno tras otro murieron, dejando atrás la corta historia del nacimiento, cenit y ocaso de un amor en apariencia solo enmarcado en el espacio y tiempo de las circunstancias de aquel asilo: un ambiente de inefable tristeza, austeras instalaciones y atenciones del personal contratado.

¿Eso fue todo? No, por supuesto que no, hubo un “además”.

Ambos sabían que su amor recién nacido, no dispondría de ese tiempo con el que humanamente se miden las cosas pero se amaban, y su amor existía, sin lugar para la nostalgia o el pesar, por lo que se dispusieron, no solo a vivirlo, sino a describirlo en las páginas de un diario compartido. Diario que legaron a la institución, como un inestimable tesoro, seguros de que se descubriría en el divino misterio de su amor.

En el pude leer frases como: “El quien soy, me lo das tú.” “Nací el día en que te conocí.” “Que mi amada me ame.”…  Frases que parecían escritas por un amor entre jóvenes que disponen del espacio y el tiempo para vivir con la alegría de un luminoso y esperanzador futuro.

Pero estos dos ancianos agradecían de mil maneras el milagro de su coincidencia amorosa, conscientes de que no correspondía al azar, entre tantos millones de posibilidades de tiempos, espacios y personas. Estaban convencidos de que en su enamoramiento se encontraba algo inédito e irrepetible según los planes de Dios.

Así, en su prosa escrita cada día, se percibe un además insondable, inagotable, inefable, que solo los humanos podemos ver con el alma enamorada como “el luminoso color de tus ojos”, “la sonrisa de tu alma” o “la voz de tus sublimes silencios”.

Hablaban de cosas que no pasarían jamás, entre todo lo que les pasaba, y se pasaría. Cosas que se irían con ellos, traspasado el umbral de la muerte, pues el amor es personal y la persona no muere.

Lo hacían con un lenguaje que no provenía del solo razonamiento, o de la capacidad de abstracción, sino de la presencia del amado dentro de quien ama. Una extraordinaria e inaudita presencia.

En un insondable misterio, su amor había sido capaz de engendrar un propio espacio y un propio tiempo, en el que se amaron más intensamente, quizá, que quienes lo intentan viviendo juntos muchos años desconociendo ese entrañable poder.

Gracias a este amor, fueron capaces de sobreponerse no solo a sus enfermedades y a su entorno sino también a las ideas, aciertos y errores y a sus vidas pasadas. Así lograron untiempo y un espacio para coincidir en otra dimensión por la que vieron lo que se vieron y oyeron lo que se oyeron.

El amor debe darnos la energía, las ganas y la voluntad de modificar nuestras vidas radicalmente si es necesario. Para ello, el amor ha de contener el entusiasmo vivificante de la novedad.

Puede resultar fácil, difícil, decepcionante o imposible, lo cierto es que el amor conyugal trae concebido en su seno, el poder alumbrar ese propio espacio y ese propio tiempo, para imponerlo a todos los demás espacios y tiempos y vencer sus dificultades.

Consúltanos en:consultorio@aleteia.org


Couple, Drawing, Heart,

Te puede interesar:
Así podrás amar mejor a tu pareja

Tags:
amoramor de parejaancianos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.