Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Andrés Apóstol
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Sus alumnos no podían conectarse y él inventó esta solución

GUATEMALA

journey.coca-cola.com

Jaime Septién - publicado el 15/08/20

Les presentamos a Gerardo Ixcoy, un profesor en triciclo que ideó una solución creativa con tres ruedas y un panel solar, ingenio, creatividad pero, sobre todo, amor a los más desfavorecidos

Se llama Gerardo Ixcoy. Es profesor y tiene 27 años de edad. Nacionalidad: orgullosamente guatemalteco. Su oficio, durante el tiempo de la pandemia: pedalear para repartir “el pan del saber”. Territorio indígena, sin apps ni computadoras. Vamos, casi sin electricidad.

¿Qué hacer por los niños indígenas que no han sido incorporados a la era digital? ¿Dejarlos a su suerte, como históricamente ha sucedido en la región donde vive el maestro Gerardo?

Había que impartirles clases. En un aula móvil. No iba a haber alternativas de educación a distancia. ¿Solución?

Un triciclo para adulto. Tres ruedas y un panel solar. Ingenio, creatividad pero, sobre todo, amor a los más desfavorecidos.

¿Por qué los niños indígenas deben quedar excluidos de tener la educación que necesitan? Un derecho universal no se negocia.

Educación a distancia de un palo de trapeador

GUATEMALA
journey.coca-cola.com

A mediados de marzo, cuando se veía venir con fuerza la pandemia y las autoridades de Guatemala iniciaron el cierre de las escuelas para evitar la propagación del coronavirus, el maestro Gerardo empeñó sus ahorros y se compró un triciclo para adulto; un cacharro de segunda mano.

Una vez con el triciclo, lo siguiente fue la adaptación del mismo para convertirlo en aula rodante. Le puso cortinas para evitar el contagio; le adaptó una pizarra para explicar a los alumnos lo básico de la educación primaria, las operaciones con fracciones, la lengua de sus ancestros, el castellano…

GUATEMALA
journey.coca-cola.com

También le adaptó un panel solar para que le diera energía constante a un pequeño reproductor de audio para dar sus clases a distancia.

Es cosa de aceptar la sana distancia impuesta por el virus. El maestro está afuera, el alumno en el quicio de su casa.

La escuela del maestro Gerardo son los amplios campos sembrados de maíz en la región maya de Santa Cruz de Quiché.

Sus alumnos son pequeños indígenas de sexto año de primaria. Lleva un palo de trapeador para medir la distancia que debe haber entre un maestro y sus alumnos. Qué importa que esté al aire libre.

Lecciones de solidaridad

Es un muchacho que, desde su infancia, ha sido reconocido por su vocación. De hecho sus compañeros le pusieron el mote de “Lalito 10”. Un chico de 10 de calificación. De hecho, su aula móvil se llama “Profe. Lalito 10”.

GUATEMALA
journey.coca-cola.com

Con esa misma vehemencia por el estudio, trata de visitar a sus alumnos por lo menos dos veces a la semana, pedaleando en su salón-ciclo.

El analfabetismo en la zona indígena donde el maestro “Lalito 10” da sus clases es de cerca de 42 por ciento.

Los celulares de la gente que ahí vive no tienen la posibilidad de bajar aplicaciones para la tele educación, las clases virtuales, la conexión por vía zoom. Los padres de familia no tienen el dinero como para comprar paquetes de datos.

Nada de esto ha sido obstáculo para el profesor Ixcoy. Los chicos a los que atiende han revelado que, no obstante los visite pocas horas a la semana, lo esperan con ansia.

GUATEMALA
journey.coca-cola.com

Primero, porque rompe con la monotonía del aislamiento; segundo, porque saben que van a tener que poner atención y aprender en el espacio de tiempo que les puede dedicar.

El salón ciclo del “Maestro Lalito 10” tiene, en el costado que ven los niños que toman clases con él, una mano coloreada y con unas emojis simpáticos en la que se puede leer: “Saludos sin contacto de manos… para evitar el contagio”.

Una lección de cercanía. Un testimonio: un verdadero maestro.


HUGS

Te puede interesar:
Cálidos abrazos de plástico para el amor en tiempos de coronavirus

Tags:
coronaviruscreatividadeducaciónentregaepidemiaindigenas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.