Aleteia

¿Cómo puedo ayudar en mi parroquia?

Comparte

¿Has encontrado a Dios a través de la Iglesia y quieres responder ayudando en una institución católica? ¿No sabes cómo hacerlo exactamente? Aquí algunas ideas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Si ya conoces la oración personal, expón directamente tu inquietud a Dios y espera su respuesta en silencio. Por ejemplo, puedes hacer una plegaria tipo:

«Aquí estoy, Padre, lleno de agradecimiento y deseos de servirte. Me gustaría conocer cómo puedo llevar tu Amor a mi alrededor, de qué manera concreta según mis capacidades, mi historia, mi forma de ser,…. Muéstrame cómo puedo ayudar a tu Iglesia, mi madre, por favor… Envía tu Espíritu Santo sobre mí para que pueda saberlo y realizarlo…».

Mains ouvertes
Tonktiti - Shutterstock

Una manera concreta de buscar respuestas del cielo que han usado -y siguen usando- muchas personas a lo largo de la historia consiste en abrir la Biblia y leer el fragmento que aparezca. ¿Lo has probado?

¿Alguna de estas frases puede servirte en este momento?

 

¿Dónde implicarse?

Para ayudar a concretar la respuesta que hayas recibido, identifica las necesidades concretas -espirituales o materiales- que existen a tu alrededor.

También localiza instituciones que estén trabajando para responder a esas necesidades. Contacta con ellas. Quizás en algunas busquen voluntarios y te puedas ofrecer.

El camino que suele ser más directo y sencillo para ayudar a la Iglesia católica es la parroquia. Seguramente tienes alguna cercana. Busca en internet. ¿Por qué no llamas o, mejor, te acercas a ella y hablas con el párroco?

PROBOSZCZ PIELGRZYM
fot. Archidiecezja Łódzka

Puedes explicarle tu inquietud por ayudar y preguntarle si cree que podrías ofrecer algún servicio útil: como catequista, sirviendo en el altar, llevando la Comunión a algún enfermo, ayudando en Caritas,…

WEB2-PRËTRE-FIDELE-GODONG-BR516201B.jpg
Philippe Lissac I Godong

Lo ideal es que participes en la vida parroquial y puedas plasmar tu forma concreta de amar a Dios y a los demás en la tarea que realices y que ese trabajo te edifique tanto a ti como a la comunidad.

Celebrar la misa y participar en las actividades parroquiales te permitirá conocer mejor sus verdaderas necesidades y dar una respuesta más eficaz.

MASS CORONAVIRUS
TATJANA SPLICHAL | DRUŽINA

Implicarse en la parroquia seguramente conlleve algún rifirafe o quizás grandes problemas de convivencia. Aunque la Iglesia es asombrosa, está llena de imperfecciones.

Tener paciencia con los demás e intentar hacer buen ambiente es una gran contribución que puedes hacer a tu parroquia, así como apoyar a sus dirigentes y sacerdotes.

También existen formas más indirectas -aunque no por ello menos eficaces- de ayudar, como la oración y la colaboración económica, esporádica o periódica.

OFFERS
Pascal Deloche / Godong

En el fondo, la Iglesia es como una familia. ¿Cómo vas a empezar?

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.