Aleteia

Mauricio Franco Clark: Eso sí fue salir del armario

MAURICIO FRANCO CLARK
Comparte

Reconocer nuestras heridas emocionales y buscar sanarlas a la luz de Dios es el primer paso para una auténtica conversión y para experimentar la verdadera felicidad

¿Te has dado cuenta de que nadie llega a tu vida por accidente? Hace mucho aprendí a ver en cada persona que pasa por mi vida como un regalo de Dios para mí.

Dentro de mi imperfección hago lo que está en mí para verla, tratarla, aceptarla y amarla con la dignidad que merece; para mirarla de dentro hacia fuera conectando mi corazón con el suyo y así, todo ese amor que pueda surgir sea el regalo de Dios para mí.

Justo así me pasó con Mauricio. Llegó sin buscarlo, sin esperarlo…

MAURICIO FRANCO CLARK
Instagram | @mauricioesclarketo

De la nada un día lo vi en televisión y fue tal la compasión que sentí al escuchar su historia de vida que, sin él saberlo, lo adopté como ahijado espiritual y comencé a abrazarlo y a protegerlo con mis oraciones.

Nunca vi en él a Mauricio Clark, el famoso conductor que se codeaba con las más altas esferas del mundo artístico y político. O al chico que en plena televisión y a nivel mundial salía del closet.

Siempre vi en él a Mauricio, el hijo amado de Dios necesitado de misericordia.

Un cambio milagroso

Mucho tiempo pasó y en los planes de Dios estaba el que nos conociéramos. Así es, fue un encuentro gestado desde el corazón de Cristo, un regalo para mí que hoy deseo compartir contigo en este breve espacio.

Hoy simplemente me gustaría hablarte de Mauricio, mi amigo, mi ahijado… Un hombre a quien aprendí a querer y a admirar a través del corazón de Jesús.

Mauricio es el rostro de la esperanza. Es el testimonio del poder de Dios, de que no existe herida que no pueda ser sanada y justo en eso deseo enfocarme, en su milagrosa conversión de corazón.

Así es. Dios mismo lo rescató de lo más profundo del abismo del infierno. Lo sacó de la vida de adicciones, de promiscuad y de homosexualidad que sus heridas interiores lo inclinaron a vivir.

No, no fue ninguna terapia de conversión -como tantas personas malamente lo han afirmado- lo que lo llevó a reconocer y a aceptar su heterosexualidad y a dejar su vida de excesos.

Fue Dios quien obró en él respondiendo a las oraciones confiadas, perseverantes -y muchas veces mojadas en llanto- de su madre.

Y es que las lágrimas de las madres en oración por sus hijos perdidos son como huellas que van quedando marcadas en el piso para que ellos reconozcan su camino de regreso.

“Su éxito fue su fracaso, su perdición”

36 años vivió en la oscuridad y así nos lo comparte:

«¿En qué momento mi vida se vio envuelta en las orgías, apps de ligue, cuartos oscuros, vapores y saunas gays?

¿En qué momento habían pasado ya 20 años en el mundo de las drogas y, por ende, una vida desenfrenada que trajo consecuencias graves como 22 hospitalizaciones, 8 sobredosis, 6 rehabilitaciones, 1 sopló al corazón y 1 infarto?

No lo sé. Cuando menos cuenta me di, me encontraba atrapado en un espiral descendente sin fondo, sin esperanza de vida, habiendo perdido toda dignidad y felicidad.

La tristeza era mi día a día, justamente cuando tenía todo lo que siempre había soñado.

Curiosamente cuando había cumplido todos los sueños que me propuse en la infancia me sentí muerto en vida.

Cuando había logrado esas aspiraciones materiales que desde niño me habían asegurado en casa y en el colegio que me darían la felicidad absoluta.

Cuando logré alcanzar dichos anhelos que solamente llenaron mis bolsillos de dinero, mi cabeza de poder, soberbia y orgullo, mi corazón se fue convirtiendo en una piedra aparentemente inquebrantable, sin ojos y sin oídos.

Me remonto a Abu Dhabi, en Emiratos Árabes, estando acostado en la cama de la suite en la que, durante días, en lugar de sentirme bendecido, mi corazón sintió la verdadera miseria humana.

Justo estando recostado viendo un techo con fragmentos de oro, en una de las camas más costosas del mundo, pagando 4.500 dólares la noche.

Alex Akopyan-CC

Crecí odiando a la Iglesia Católica. Durante años ofendí a Cristo, me burlé de la Virgen María de Guadalupe…

Durante 20 años trabajé en los medios de comunicación más importantes de México y América Latina, conociendo gente importantísima. Hice dinero y mucho.

Tuve los automóviles que siempre soñé y le di la vuelta al planeta, pisando los cincos continentes antes de los treinta años de edad.

Cristo no estaba en mis planes, pero hoy me queda claro que yo sí estaba en los suyos y eso para mí hoy es el mejor regalo que humildemente puedo compartir.

MAURICIO FRANCO CLARK
Instagram | @mauricioesclarketo

No hay día que no mire la cruz y le diga, ¿qué has visto en mí, que soy una miseria para el mundo? ¿Por qué pusiste tus ojos sobre mí, cuando nadie confiaba en mí?

¿Qué quieres de mí, hoy que mi reputación ante los demás es un reflejo de una vil basura, un drogadicto y perverso sin futuro?

Me queda claro que quien lo busca lo encuentra, pero he de confesar que Él fue quien me llamó cuando menos lo esperé.

Jesús tocó la puerta de mi corazón cuando lo único que deseaba era la muerte, cuando después de haber tenido a manos llenas, estaba en la ruina.

Justamente un año después de Abu Dhabi, en las mismas fechas me encontraba en Navojoa, al norte de México, en un centro de rehabilitación perteneciente a una secta de la que fui partícipe al menos 5 años.

Una secta que le rinde tributo al príncipe de este mundo; y justo en ese lugar, es donde comenzó todo, cuando el Señor me llamó y cuando regresó a mí la luz a mis ojos de la esperanza y la dignidad que había perdido hacía muchos años».

MAURICIO FRANCO CLARK
Gentileza

Mauricio dejó todo de aquella vida. Vendió lo que tenía y comenzó de cero. Quitó su mirada de los reflectores que un día le dieron fama y fortuna para ponerla solo en Cristo.

Entendió que era un hombre lastimado y que esas mismas heridas lo empujaron a actuar de formas que le restaron dignidad.

El perdón a su padre: clave para su sanación

En su proceso de sanación descubrió cómo la precaria relación que tuvo con su padre desde la infancia y que tanto hirió su corazón lo inclinó a ser y a hacer cosas que lo fueron dejando cada vez más vacío.

«Por querer dañar a mi papá me dañé a mí mismo. Él siempre se sintió orgulloso de mí, pero nunca me lo dijo… El día más feliz de mi vida sucedió a los 36 años cuando por primera y única vez mi papá me dijo: ¡te quiero!».

Y con el perdón a su papá aceptando que solo le dio lo que sabía y tenía para darle vinieron más cambios positivos…como este…

Los últimos días Mauricio Clark

Así se desprendía públicamente de este personaje que lo llevó a la perdición para ser Mauricio Franco Clark, aceptando por primera vez el apellido de su padre.

MAURICIO FRANCO CLARK
Instagram | @mauricioesclarketo

En una plática casual que tuvimos hace tiempo le comenté lo siguiente:

«Mucho antes de haber estado en el mundo artístico como Mauricio Clark fuiste el sueño de Dios. Tuviste un nombre con apellidos que tus papás -con todo su amor- pensaron para ti».

Yo ni idea tenía que ese sencillo comentario había hecho nido en su corazón y que eventualmente lo llevaría a tomar una gran decisión de reconocerse como Mauricio Franco Clark. Y así humildemente lo reconoció:

«Le quiero dar el crédito a mi papá…el que nunca he hecho… Lo odié tanto que jamás usé su apellido públicamente. Ahora es el momento de borrar al personaje que me hundió y comenzar de nuevo, siendo yo mismo… Estoy muy en oración y me siento pleno, a pesar de que los ataques están a “full”…»..

Con este detalle que pareciera insignificante se desprendía del hombre viejo para sencillamente ser él, Mauricio, el hijo amadísimo por Dios.

Hoy, su herida es su misión y así lo comparte en su maravillosa conferencia “Todo es posible”, ponencia poderosa que mueve corazones y cuyo eje conductor es Jesús.

MAURICIO FRANCO CLARK
Gentileza

En ella se abordan distintos temas como las adicciones, la trampa que hay en el consumo de la marihuana, las trampas del éxito, el milagro de vida, el perdón, las redes sociales, entre otros.

Y contrario a lo que todo el mundo piensa, el tema de la homosexualidad no se toca, a menos que así se lo soliciten.

MAURICIO FRANCO CLARK
Gentileza

Su camino de regreso, de perdón y sanación continúa y no ha sido nada fácil. Es más, ha sido dolorosísimo. Sin embargo, jamás había estado tan pleno como ahora, porque, como él dice, va de la mano de Jesús y de la Virgen.

A pesar de ser siniestramente atacado, vive sin miedo y sigue adelante dispuesto a dar la vida por defender “la Verdad”; por seguir proclamando a Dios y testimoniar su amor y su poder.

 

Te invito a que protejas a Mauricio con tus oraciones y a que lo sigas en sus redes sociales. instagram.com/mauricioesclarketo/

twitter.com/clarketo

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.