Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconMúsica
line break icon

Fallece "el Obi-Wan del piano" que tocaba con la mano izquierda

LEON FLEISHER

@leonfleisherofficial

Martín Susnik - publicado el 08/08/20

Fallece Laon Fleisher , un músico cuya prometedora carrera sufrió un duro revés, pero supo salir fortalecido

En junio de 1928 nacía en San Francisco Leon Fleisher, hijo de judíos del este europeo emigrados a América. A los cuatro años comenzó sus estudios de piano, primeramente imitando “de oído” lo que su hermano mayor practicaba en casa.

A los ocho ya había debutado frente al público y a los nueve era alumno del célebre Artur Schnabel, quien decidió hacer una de las pocas excepciones en su decisión de no dar clases a niños.

A los dieciséis, en su carácter de prodigio, ya había tocado en el Carnegie Hall con la New York Philharmonic Orchestra bajo la dirección de Pierre Monteux, quien lo catalogó como “el hallazgo pianístico del siglo”.

Un exitoso porvenir como pianista se abría ante sus ojos, lo cual se confirmó a lo largo de la década del 50 (en 1952 se convirtió en el primer norteamericano en ganar el Concurso Reina Elisabeth de Bruselas) y a comienzos de la década siguiente.

LEON FLEISHER
@leonfleisherofficial

La vida, sin embargo, le presentó un obstáculo que puso en jaque su profesión. En 1964, mientras se preparaba para una gran gira (“era la gira más importante de mi vida”, recordó años después), Fleisher comenzó a padecer síntomas de debilitamiento en su mano derecha.

Más tarde se le diagnosticaría una distonía focal, una enfermedad neurológica que le causaba la contracción de los dedos.

El mismo Fleisher reconocería con el tiempo que la probable causa de este malestar residía en el exceso de práctica y autoexigencia, con el fin de alcanzar la absoluta perfección.

LEON FLEISHER
Bridge

No hace falta recalcar lo que semejante adversidad significa para alguien cuya vida consiste en ser un pianista de excelencia, aunque sí nos permite reflexionar sobre cómo la sobreexigencia en la búsqueda de esa misma excelsitud y el afán por un rendimiento que pudiera acarrear el olvido de los propios límites, conducen a resultados exactamente contrarios de los que nos habíamos propuesto.

LEON FLEISHER
Sony

Tal adversidad lo subsumió en un profundo estado depresivo, llevando a pensar incluso en la posibilidad del suicidio.

Sin embargo, en el amor a la música encontró la fuerza para enfrentar las dificultades y superarse personalmente, tal como narra en su autobiografía My Nine Lives: A Memoir of Many Careers in Music (2010), escrita en colaboración con la crítica musical Anne Midgette.

“De repente me di cuenta de que mi conexión con la música era mayor a la de un mero pianista a dos manos” declaraba hace veinte años a National Public Radio.

En el libro reconoce que la incapacidad de su mano derecha le dio una vida musical mucho más variada de la que podría haber tenido si hubiera continuado una carrera de pianista virtuoso convencional.

LEON FLEISHER
Sony

Tras dos años de ausencia luego del padecimiento, Fleisher canalizó su creatividad en nuevas direcciones. Se especializó en el repertorio pianístico para mano izquierda con obras de compositores como Ravel, Prokófiev y Britten, así como con obras especialmente compuestas para él.

Fleisher interpretando el “Concierto de piano para mano izquierda” de Ravel, acompañado por la Orquesta Sinfónica de Radiotelevisión Española bajo la batuta de Sergiu Comissiona (Teatro Monumental de Madrid, 1995).

También emprendió una exitosa carrera como director con las orquestas de Baltimore y Annapolis, y se dedicó fuertemente a la docencia.

Su labor como maestro en el Peabody Institute de Baltimore, y en el Curtis Institute de Filadelfia ha sido una enorme inspiración para sus alumnos, entre quienes se ganó el mote de “el Obi-Wan Kenobi del piano”, en referencia al sabio yedi.

En los ochenta, estimulado por ciertas mejorías en sus síntomas, intentó volver a tocar con ambas manos, pero más allá de algunas presentaciones debió dar marcha atrás, pues todavía no estaba en reales condiciones para un buen desempeño.

Sin embargo, gracias a un especial tratamiento que combinó la inyección de botox y masajes, volvió a brillar como pianista “a dos manos” en los años noventa, retomando las grabaciones de este tipo de repertorios.

En el 2003 volvió al Carnegie Hall para dar su primer recital a dos manos en más de tres décadas, dando muestras de los frutos de la paciencia y la resiliencia.

Su álbum Two Hands del 2004 alcanzó el top 5 en el Billboard Chart y fue considerado por los críticos una de las mejores grabaciones del año.

Con ese mismo título, en 2006, un breve documental sobre su historia personal fue nominado a los premios y se encuentra disponible en algunas plataformas de video.

Al celebrar sus noventa años, se presentó en Toronto con la Toronto Symphony en el festival Gilmore. Se retiró de los escenarios en 2019, pero su labor docente continuó hasta las últimas semanas de su vida, que alcanzó el póstumo compás el pasado 2 de agosto.

Fleisher nos ha dejado no solamente una valiosa cantidad de notables performances y grabaciones, sino además un memorable ejemplo de cómo en la adversidad sigue vigente la capacidad de encontrar el para qué que renueve nuestras fuerzas, nuestro entusiasmo, nuestro continuo aprendizaje y nuestro desarrollo, a la vez que eso nos posibilita ser una fuente viviente que irradia lo encarnadamente aprendido a los demás.

Grabación de Fleisher interpretando el “Estudio para la mano izquierda en La Bemol Mayor”, op. 36 de Feliz Blumenfeld

Tags:
discapacidadmusicapianistasuperación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.