Aleteia

¿Cómo medita un cristiano?

MEDITATE
Ruslan Shugushev | Shutterstock
Comparte

La meditación en las tradiciones cristianas consiste en enfocarse en un tema espiritual particular y tratar de entenderlo

El cristianismo tiene una larga historia de meditación, perfeccionada por muchos santos a lo largo de los siglos. Sin embargo, muchos cristianos todavía preguntan hoy cómo encaja la meditación en su religión.
¿Cómo experimenta un cristiano la meditación?

El Catecismo de la Iglesia Católica dedica varios párrafos a la meditación cristiana y la describe como un método de oración enfocado en un pensamiento particular o tema espiritual.

La meditación es sobre todo una búsqueda. La mente busca comprender el por qué y cómo de la vida cristiana, para adherirse y responder a lo que el Señor está pidiendo. la atención requerida es difícil de mantener. Por lo general, los libros nos ayudan y los cristianos no los queremos: las Sagradas Escrituras, particularmente los Evangelios, los íconos sagrados, los textos litúrgicos del día o la estación, los escritos de los padres espirituales, las obras de espiritualidad, el gran libro de la creación, y el de la historia, la página en la que está escrito el «hoy» de Dios. (CCC 2705)

La meditación puede describirse como un tipo de reflexión, durante la cual uno piensa en las verdades de la vida y descubre su papel personal en el plan de Dios.

San Francisco de Sales ofrece esta breve descripción de la meditación cristiana en su libro Introducción a la vida devota.

Cuando caminan en un hermoso jardín, la mayoría de las personas suelen recoger algunas flores a medida que avanzan, que conservan, y disfrutan de su aroma durante el día. Entonces, cuando la mente explora algún misterio en la meditación, es bueno elegir uno o más puntos que hayan captado especialmente la atención, y que probablemente sean útiles para ti durante el día, y esto debe hacerse de inmediato antes de dejar el tema de tu meditación.

Leer los Evangelios o algún otro libro espiritual puede ser una forma útil de meditación, ya que a menudo proporciona numerosos temas espirituales en los que tu mente puede meditar.

Sobre todo, la meditación cristiana consiste en llenar la mente de pensamientos espirituales, invitando a Dios a que te revele más sobre él y tu propio lugar en este mundo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.