Aleteia

El desodorante natural descubierto por santa Hildegarda

Irina Bg I Shutterstock
Comparte

La naturaleza nos ofrece una planta aromática que, además de un uso farmacológico y culinario, puede servirte para tu aseo personal

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El hinojo es la planta aromática preferida de la alimentación propuesta por Santa Hidelgarda. Posee un gran número de virtudes. Una de ellas, desconocida pero muy útil sobre todo en verano, permite ahuyentar los malos olores corporales

17 remedios naturales de una santa herborista que traen buen humor y alegría

 

Cualquiera que sea la forma en que se coma, el hinojo hace al hombre feliz y le proporciona un agradable calor y un buen olor corporal y además también ayuda a hacer buenas digestiones. (…) Comer el hinojo o su semilla diariamente en ayunas disminuye la mala flema y la materia en descomposición, detiene el mal aliento y hace que sus ojos vean claramente”.

Así lo explicaba en sus tratados de medicina y botánica santa Hildegarda de Bingen, abadesa benedictina del siglo XII y doctora de la Iglesia.

En otras palabras, el hinojo sería el mejor desodorante, 100 % natural, contra los olores corporales y el mal aliento.

“Un litro de infusión de hinojo al día vale más que cualquier desodorante químico”, corrobora Wighard Strehlow, doctor en ciencias naturales y naturopatía, en su libro, muy completo, Guérir par l’alimentation selon Hildegarde de Bingen (“Curar a través de la alimentación según Hildegarda de Bingen”, Editions du Rocher; aunque también tiene otras obras similares en español).

Si lo necesitas, todo lo que tienes que hacer es probar un pequeño tratamiento de desintoxicación alto en hinojo para perfumar tu verano.

Magdalena Kucova I Shutterstock

En la práctica, para una infusión, pon a infusionar de 1 a 3 semillas secas de hinojo en 150 ml de agua hirviendo de 5 a 10 minutos. Fíltralo y bébelo entre comidas.

Además, el hinojo crudo o cocido, en tisana, en aceite o en comprimidos, constituye un remedio universal para aliviar todas las infecciones gástricas o intestinales.

Sin embargo, las mujeres embarazadas o que hayan tenido un cáncer hormonodependiente (pecho, ovario o útero) no deben consumir hinojo debido a que es rico en fitoestrógenos. En cambio, es recomendable a mujeres que den el pecho porque favorece la lactación.

Santa Hildegarda sugiere estos otros remedios naturales:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.