Aleteia

De Brasil a Bolivia: Los 46 haitianos víctimas de trata y tráfico

BOLIVIA
Comparte

Un delito que no se frena con el coronavirus y sigue latente en diversos pasos de América Latina

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Mucho antes de que estallara la crisis humanitaria en Venezuela, país protagonista de un éxodo sin precedentes en América Latina, eran varios los lugares que solían ser noticia por la migración.

Uno de estos países era Haití, el considerado más pobre del continente, desde el cual varios ciudadanos en los últimos años han abandonado –a través de diversos medios-  en procura de un futuro mejor.

 

Incluso, hasta hace poco, Chile también se había transformado en uno de los principales países receptores de los haitianos. No obstante, esos traslados, no siempre se han dado en las mejores condiciones y es ahí donde ingresa el concepto de los migrantes que caen víctimas del tráfico y trata.

En las últimas horas, desde la Dirección General de Migración de Bolivia se informó acerca de “una organización criminal de trata y tráfico de migrantes con fines de narcotráfico que fue desbaratada”. Esto, tal cual indica un informe publicado en la web del organismo, aconteció mientras “trasladaba de manera ilegal a 46 ciudadanos haitianos de Brasil a Bolivia por un punto no autorizado”.

Entre los detenidos por la operación en una zona fronteriza –Puerto Quijarro (Santa Cruz), zona vinculada a Corumbá (Brasil)- había un chofer (con antecedentes por tráfico ilícito de sustancias controladas y violación), un ayudante y hasta una ciudadana haitiana, de quien se presume era la encargada de captar a los migrantes.

Por otro parte, se recordó, entre el grupo que era transportado en un bus había varones, mujeres y niños.

“El objetivo por el cual los transportaban radica en el presunto delito de trata y tráfico de migrantes con fines de narcotráfico”, expresó el director general de Migración, Marcel Rivas, por lo cual estaba prevista la presentación de la denuncia penal.

 

Un haitiano fallecido

Por otra parte, en la misma jornada donde se logró detener al bus también se logró sorprender a tres haitianos en una zona fronteriza con Chile, de los cuales dos se dieron a la fuga y otro falleció.

“Estamos pidiendo que se investigue cuál es la vinculación de los dos casos, se presume que tiene que ver con narcotráfico, porque estamos viendo un chofer con antecedentes de narcotráfico y ciudadanos haitianos ninguno tenía autorización de ingreso a Bolivia. Por estos hechos hemos instruido que se haga una auditoría de todos los trámites de ciudadanos haitianos, y si es que existen tramitadores”, finalizó el director general de Migración.

De esta manera, lo sucedido se transforma en clara señal de delitos que están más latentes que nunca en América Latina, auténticos flagelos en un continente que por estas horas también está siendo sacudido por la crisis del coronavirus.

 

 

 

 

Inmigrantes haitianos, imágenes:

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.