Aleteia

¿Quién hace los milagros?

PRAYER CANDLE
Sebastien Desarmaux | Godong
Comparte

¿El santo al que le rezas? ¿Dios mismo?

Muchas veces has escuchado la palabra “milagro”, que se origina de la acción de “mirar algo con asombro” porque no puede explicarse o entenderse. Se utiliza cuando ocurre un evento que altera el ritmo de las cosas o modifica lo esperado. Pero, ¿por qué sucede y quién lo realiza?

Durante su vida, Cristo realizó muchos milagros: multiplicó los panes, curó enfermos, aplacó tempestades y devolvió la vida a quienes ya habían fallecido.

Esos milagros tenían siempre la finalidad de ayudar a otros, y Cristo los hizo por amor a nosotros.

Cuando Jesús hacía un milagro, primero hablaba con Dios Padre, y no dejaba de explicar a los presentes que realizaba el milagro para que reconocieran a su Padre Dios que actuaba en Él y que lo realizaba con la autoridad misma de Él. ¡Muchos creían al ver los milagros!

Más tarde, los discípulos y los apóstoles comenzaron también a realizar milagros por autoridad de Cristo, que es Dios: haciendo siempre oración y pidiendo en Su nombre, se realizaba el milagro.

Esto significa claramente que Dios es “el autor” de todos los milagros.

Muchos hombres y mujeres piden ayuda a Dios para nuestro beneficio. Eso les ha hecho ser reconocidos como “santos”, porque antes de pedir por ellos mismos, se preocupan y piden por otros.

Así, desde el cielo y delante de Dios, los santos interceden por ti cuando se lo pides para que Dios realice un milagro.

Dios no deja de hacer milagros cuando su finalidad es ayudar a otros, porque en todo milagro viene la firma del amor de Dios.

Por eso no debemos pedir milagros huecos ni egoístas que busquen comodidad o lujos, sino que ayuden a otros a creer en Dios, a creer en el amor, porque Dios es amor.

¿Quieres pedir un milagro a Dios? Pídelo con ayuda del santo de tu devoción, con toda confianza, porque a eso nos invita Jesús: “Pidan y se les dará”, y “lo que pidan en mi nombre, mi Padre se los concederá”.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.