Aleteia

Esquís, misales, vinilos … una exposición con cientos de objetos de Juan Pablo II

fot. Łukasz Kaczyński
Comparte

Para el centenario del nacimiento de Juan Pablo II, el Museo de la Arquidiócesis de Cracovia ha recogido algunos efectos personales de Karol Wojtyła. Una forma de entrar en la intimidad de este gran santo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Inaugurado en el aniversario de la muerte del Papa polaco, el 2 de abril, la exposición «Pastor» ofrecida por el Museo de la Arquidiócesis de Cracovia (Polonia), presenta por primera vez los objetos personales de Karol Wojtyła, futuro Papa Juan Pablo II. Estos cientos de objetos datan de su vida como sacerdote, obispo, arzobispo y luego cardenal.

Todos estos objetos reunidos constituyen un fresco conmovedor y fascinante de la vida de este gran santo, y entre ellos, su presencia es casi palpable. De hecho, sus objetos son bastante sencillos … en su casa, en el pequeño estudio ubicado en la calle Kanonicza 19, en el corazón del casco antiguo, que ocupó como sacerdote desde 1951 hasta 1958.

Es aquí en particular donde entre otras cosas, escribió su tesis de investigación y sus primeros libros. También fue aquí donde solía recibir a sus amigos y a los estudiantes de los que era capellán.

Entre sus artículos personales se encuentra una colección de discos de vinilo, un pequeño escritorio con sobre de mármol (más tarde dijo que al trabajar allí durante horas, sus codos sufrieron mucho), sombreros, un kit de viaje, esquís, una máquina de escribir… Incluso quedan notas personales escritas a mano en los márgenes de su misal y sus numerosos textos.

El rincón de oración de Juan Pablo II

Un reclinatorio, una pequeña mesa y una silla … este es el rincón de oración de Karol Wojtyla. Estos tres muebles muestran que el futuro Papa Juan Pablo II trabajaba mientras rezaba y rezaba mientras trabajaba.

Era un auténtico hombre de oración, vivió toda su vida inmerso en Dios, cada momento de su vida diaria. Descubre en imágenes los efectos personales de Juan Pablo II, el futuro santo:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.