Aleteia

Piratas informáticos chinos atacan el Vaticano y organizaciones de la Iglesia

HACKER
Shutterstock | aslysun | Yurii Andreichyn
Comparte

Los expertos consideran posible que los hackers tuvieran acceso a los computadores de la Santa Sede y a los de su oficina en Hong Kong

El Vaticano ha sido víctima de un presunto cyber ataque perpetrado por piratas informáticos chinos tres meses antes de la negociación con Beijing, denunció el periódico norteamericano New York Times en su edición de este 28 de julio de 2020. 

En pleno período de revisión del acuerdo provisional entre la Santa Sede y Pekín, un grupo de expertos en seguridad cibernética estadounidenses declaró a través de un informe que la Secretaría de Estado y la misión diplomática de la Santa Sede en China – un órgano encargado de la negociación con sede en Hong Kong – fueron blanco de intromisiones por parte de piratas informáticos en mayo. 

El Vaticano utiliza un grupo de seguridad con base en Sommerville, Massachusetts, USA, llamado Recorded Future para monitorear sus redes digitales. Sus equipos han detectado un ciberataque, que atribuyen a China. Es la primera vez que los hackers chinos atacan la Santa Sede, según la organización.

El ciberataque afectaría tanto a la Secretaría de Estado, el órgano más importante de la Santa Sede, especialmente en lo que respecta a las relaciones internacionales, como el ente de Misión de estudio en Hong Kong, el grupo de trabajo encargado de llevar a cabo las negociaciones con las autoridades chinas para renovar el acuerdo provisional, a más tardar en septiembre de 2020, producto de la histórica negociación entre ambas partes en septiembre de 2018. 

Correo electrónico trampa, enviado desde el Vaticano 

El ataque consistiría en una serie de intrusiones hábilmente ejecutadas a través de la contaminación de las redes digitales de la Santa Sede por medio de un documento oculto en una dirección de correo electrónico. 

El 14 de mayo, el correo electrónico ‘contaminado’ tenía dentro una carta oficial adjunta que estaba destinada a monseñor Javier Corona Herrera, el diplomático a cargo de la Misión de estudio en Hong Kong y que llegaría a esa oficina por vías oficiales desde la sede principal, la Secretaría de Estado.

El correo electrónico Troya tenía la apariencia funcional de un correo electrónico emitido por el obispo Edgar Peña Parra, el sustituto de la Secretaría de Estado, y contenía una carta también del «número dos», el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, para expresar las condolencias del papa Francisco tras la muerte de un obispo en la China Popular, Joseph Ma Zhongmu. 

Los expertos consideran posible que los hackers tuvieran acceso a los computadores de la Santa Sede y a los de su oficina en Hong Kong.

Renovación del acuerdo provisional de 2018 entre China y Santa Sede

Lo que está en juego, según la empresa americana, son las conversaciones -en curso- entre la administración de Xi Jinping y la Santa Sede sobre el control y el nombramiento de los obispos en China, pero también el estatus de la Iglesia oficial, controlada por el partido comunista, o la Iglesia clandestina, prohibida y a menudo perseguida. 

Las Iglesias Católicas clandestinas han sido leales al Vaticano, y son supervisadas por obispos nombrados en secreto por el Papa. El acuerdo provisional de 2018 ha sido considerado por la Santa Sede un ‘primer paso’ en la normalización de las relaciones entre el Vaticano y Pekín. 

El New York Times insiste en que la situación es tan delicada que el papa Francisco habría omitido de mencionar el pasado 5 de julio en el Ángelus algunas palabras sobre su posición respecto a las protestas de Hong Kong donde la población demanda mayor democracia para la ex colonia británica y considera una amenaza la ley de seguridad nacional.

La empresa privada americana, Recorded Future en su informe cita el proyecto chino de control estatal de las religiones en el país y considera que el ataque está relacionado con un intento de robar secretos para condicionar la nueva negociación.  Hasta ahora no ha habido ningún comentario por parte del Vaticano.

Entretanto, el periódico local, Global Times citó una fuente del gobierno chino la cual consideró que el ataque de los hackers no afectarán los vínculos entre China y el Vaticano.  Se deben proporcionar suficientes pruebas al investigar y determinar la naturaleza de los incidentes de seguridad cibernética; no se deben hacer suposiciones arbitrarias”, dijo el miércoles el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Wang Wenbin, en una conferencia de prensa en respuesta al informe.

Marco oficial de las negociaciones

No está claro si China cumplirá su promesa de reconocer al clero clandestino y la diócesis clandestina. Según José Miguel Encarnação, experto en relaciones entre China y el Vaticano, el gobierno central ha mantenido la religión dentro de la esfera exclusiva del estado, a pesar de la apertura en sus aspectos económicos y sociales.

«Con esto, quiero decir que cualquier acción tomada por China en relación con la Iglesia Católica debe encajar siempre dentro del marco diplomático que existe hoy entre China y la Santa Sede, es decir, entre los representantes del Papa como jefe de Estado del Vaticano y el ente estatal oficial de China para este propósito», explicó Encarnação en una entrevista reciente con el Macau Daily Times

 Aquí el informe completo de Recorded Future en inglés sobre el ciberataque al Vaticano. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.