Aleteia

¿Cuándo recibiremos un cuerpo glorioso después de la muerte?

LEVITATION
Comparte

Cuando morimos, nuestra carne se destruye, pero nuestra alma no, porque es inmortal

El Padre Cido Pereira, quien mantiene una columna en la que responde las preguntas de los católicos en el periódico O São Paulo, de la archidiócesis brasileña de São Paulo, respondió a una lectora que preguntó: «Escucho a los sacerdotes explicar que cuando muramos recibiremos un cuerpo glorioso. Me pregunto: ¿recibiremos este cuerpo glorioso el día de nuestra muerte o en el juicio final? ¿Y cómo es este cuerpo glorioso?».

Puedo comenzar a responder tu pregunta a partir de lo que decimos en el Credo cristiano. Siempre terminamos el Credo con una profesión de fe en la resurrección de la carne y en la vida eterna.

Cuando decimos esto, reiteramos que a medida que Cristo haya resucitado verdaderamente, nosotros también resucitaremos al final de los tiempos.

¿Y qué significa la palabra «carne»? La «carne» es nuestra condición humana, marcada por la debilidad. Cuando morimos, nuestra carne se destruye, pero nuestra alma no, porque es inmortal.

Y luego, creer en la resurrección de los muertos es creer en la victoria de la vida sobre la muerte. Jesús ha resucitado, y nosotros también seremos resucitados.

Resucitaremos como Cristo, con Cristo y para Cristo. Y si alguien te dice, hermana mía, que la resurrección de los muertos no tendrá lugar, recuerda san Pablo, quien nos dijo que nuestro Dios no es un Dios de los muertos, sino de los vivos (cf. Mc 12,27).

¿Y cuál será la resurrección? Será cuando Dios reúna nuestra alma con nuestro cuerpo. Todos los hombres que han muerto se levantarán hasta el fin de los tiempos.

Los que han sido fieles a Dios se levantarán a la vida, los que han practicado el mal y han tomado decisiones equivocadas en la vida, serán condenados.

Ahora puedo responder a tu pregunta. ¿Cómo será nuestro cuerpo glorioso después de la resurrección? Ya no será un cuerpo corruptible.

Será un cuerpo cubierto de incorruptibilidad, sin las limitaciones de la materia. Esto es lo que la Iglesia enseña, esto es lo que creemos, esto es lo que esperamos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.