Aleteia

Hasta bromeaba sobre su cáncer para alegrar a los demás

Comparte

El joven atleta Angiolino Bonetta murió con solo 14 años de un cáncer que primero le causó una amputación. Sus últimas palabras: “Mamá, aquí estamos. Aquí está mi hora»

Angiolino Bonetta nació el 18 de septiembre de 1948 en Cigole, una ciudad del norte de Italia ubicada en Brescia, una diócesis establecida en el siglo I.

Sus padres, Francesco Bonetta y Giulia Scarlatti, lograban llegar a fin de mes, pero no había «extras». Cuando Angiolino creció, mostró una felicidad interior combinada con una mente inteligente.

Angiolino asistió a escuelas impartidas por las Hermanas Canossianas. Notaron su intenso compromiso con la oración y lo dedicado que era el niño para ser tan joven.

El 14 de abril de 1955, a la edad de seis años, recibió su Primera Comunión. A medida que Angiolino creció, su amor por la Eucaristía y el sacramento de la Penitencia también se desarrolló.

Se convirtió en monaguillo y servía en misa todos los domingos. También quería mucho a las monjas y se quedaba en la escuela todo el tiempo que podía para ayudarlas.

A las monjas, a su vez, les encantaba tener a Angiolino cerca. Sus ojos mostraban amor y amabilidad, y era agradable estar en su compañía.

A medida que crecía, se reconocía la habilidad atlética de Angiolino, particularmente que era un corredor rápido, y comenzaba a sobresalir en el fútbol.

Pero al mismo tiempo, el joven cojeaba. Y se puso dramáticamente peor. Angiolino también tenía un dolor agudo en la pierna derecha.

Su mamá y su papá lo hicieron ingresar al hospital para someterse a pruebas. El diagnóstico inicial fue osteomielitis en su pierna derecha.

Luego fue ingresado en el hospital civil de Brescia, donde el diagnóstico se hizo más específico: el niño tenía osteosarcoma.

La vida de Angiolino comenzó su viaje médico. Entró y salió del hospital en cinco ocasiones distintas para recibir tratamientos.

Dos años después de que comenzara a cojear y sentir dolor, lo llevaron a la sala de operaciones. La fecha fue el 2 de mayo de 1961, aún no había cumplido 13. Esa fue la fecha en que le amputaron la pierna derecha.

Facebook - Servo di Dio Angiolino Bonetta

También fue el comienzo de su doloroso período postoperatorio. Durante este tiempo, los dolores físicos se combinaron con dolor psicológico.

Angiolino imaginaba que todavía tenía la pierna y sentía dolor por algo que no estaba allí, mientras sentía dolor físico por la amputación y el proceso de curación.

Sin embargo, este joven de gran fe nunca dejó de apoyarse en Jesús y en la Virgen María. Él rezaba:

«Señor, te lo he ofrecido todo por los pobres pecadores, pero ahora ayúdame a no negarte nada«.

Al lado de su cama había una mesa auxiliar, y sobre ella estaba la historia de Fátima. Había leído en ella que Nuestra Señora pedía a la gente que ofreciera penitencias y oraciones por la conversión de los pecadores y las almas en el purgatorio. Él le prometió que haría eso, y lo hizo.

Después de una larga convalecencia en el hospital, regresó a su casa y se encontró con una fiesta que había sido organizada para él.

La mayoría de los invitados se entristecieron al ver que a Angiolino le faltaba la pierna. Pero fue Angiolino quien animó a todos gritando: “¡Esto es una fiesta! Mira el lado positivo. Ahora no tengo que lavarme el pie y cortarme las uñas de los pies”.

Servo di Dio Angiolino Bonetta - Facebook

Rápidamente comenzó a trabajar para animar a quienes lo rodeaban, ya fuera enfermo, herido o no. Participó en los Ejercicios Espirituales de 1961 celebrados en la iglesia de la Madonna del Sangue di Re (Novara) para el Centro de Voluntarios del Sufrimiento.

Se hizo amigo de todos y fue un modelo a seguir para los enfermos. Consoló a los pacientes, visitó las salas y siempre instó a los que veía a fortalecerse con la oración.

En 1962, sin embargo, el cáncer se había extendido y estaba en el pulmón. La radiación ya no era efectiva.

Fue durante este tiempo cuando conoció a Monseñor Luigi Novarese (beatificado en 2010), el fundador del Centro de Voluntarios para el Sufrimiento en 1947.

Incluso logró participar en una peregrinación a Lourdes organizada para los enfermos. Amaba a Nuestra Señora de Lourdes y a santa Bernadette.

El 27 de enero de 1963, el párroco escuchó la confesión de Angiolino y trajo el viático, su última comunión. El niño fue ungido, y continuó orando con los que lo rodeaban.

A las dos de la mañana, se despertó y le dijo a su madre: “Mamá, aquí estamos. Aquí está mi hora. Mientras miraba la estatua de Nuestra Señora, cerró los ojos y murió. La fecha era el 28 de enero de 1963. Tenía solo 14 años.

El 10 de julio de 2020, el papa Francisco declaró que Angiolino Bonetta era un joven de «virtudes heroicas» y lo declaró Venerable.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.