Aleteia

¿Qué puedes hacer con los dibujos de tus hijos?

Evgeny Atamanenko I Shutterstock
Comparte

Sus obras de arte son monas, ¡pero están empezando a invadir toda la casa! Aquí tienen 5 modos estupendos de dar uso a sus pequeños proyectos

Cada año, nuestros pequeños traen de la escuela un porfolio lleno de magníficas obras de arte producidas durante el año escolar, unas piezas que se suman a la colección no menos significativa de los dibujos confeccionados en casa. Como la pandemia ha dejado a los niños en casa durante meses, quizás haya incluso más obras de arte de lo habitual. Dibujos, pinturas y páginas de libros de colorear decoran ahora nuestras paredes, mesas, frigorífico, cada rincón y grieta, resumiendo, ¡todo lugar que pueda dar cobijo a las producciones artísticas de nuestros pequeños!

Tirarlas rompería el corazón tanto de padres como de hijos, que podrían abrir el cubo de basura en el momento erróneo y ver su manualidad arrugada y manchada de café. Por otro lado, conservar la obra artística requiere un espacio de almacenamiento digno de un almacén de Amazon. Así que, ¿qué deberíamos hacer con la afluencia constante de arte infantil? Aquí algunas ideas para evitar que se echen a perder.

1
UNA CAJA POR NIÑO

Quizás sea momento de invertir en un contenedor enorme de plástico que conserve los dibujos más hermosos de su hijo o hija durante muchos años. Seleccionar las obras más logradas (¡no hace falta conservar un folio con una raya en una esquina!), además de aquellas manualidades con mayor valor sentimental (las producidas en una ocasión especial como el Día de la Madre, un nacimiento, una Primera Comunión, etc.).

El contenido artístico de la caja evolucionará con el paso de los años y pueden legar la caja a su hijo o hija una vez haya abandonado el nido familiar y tenga un lugar en su nuevo hogar para almacenar sus propias obras. Asegúrate de ir guardando los dibujos con regularidad en vez de en grandes cantidades para observar mejor su progreso artístico con el tiempo.

MNStudio I Shutterstock

2
CONVIÉRTANLOS EN REGALOS PARA FAMILIARES

Una forma de dar buen uso a los dibujos es invitar a sus hijos a dibujar o pintar para los abuelos, padrinos, tíos, primos o amigos, que estarán encantados de encontrárselos en su buzón. Otra posibilidad es transformar un dibujo en un sobre postal o en papel de envolver regalos. ¡El resultado será tan original como adorable!

3
ENVÍENLOS A CENTROS DE JUBILADOS

Han surgido iniciativas estupendas durante el confinamiento para enviar cartas y dibujos a los ancianos confinados en centros de mayores sin visitas permitidas por su propia seguridad.

Aunque las condiciones se han aliviado en algunos lugares, ¿por qué no continuar enviando las manualidades de sus hijos acompañadas de una cariñosa nota a los ancianos en residencias?

Solo porque la epidemia haya bajado el ritmo en algunas zonas no significa que a nuestros mayores no les encante recibir mensajes amistosos de los jóvenes.

4
UNA RAZÓN PARA VISITAR A ALGUIEN QUE SE SIENTA SOLO

No siempre es fácil llamar a la puerta de un vecino o vecina que saben que se siente en poco solo y disfrutaría de su visita. Regalarle un dibujo de su hijo es un pretexto preciosovpara tocar el timbre y empezar una conversación natural con algo como: “Mi hija ha hecho este dibujo para ti”.

5
ÁLBUMES Y CALENDARIOS

Otra forma de inmortalizar las obras de sus hijos es escanearlas e integrarlas en proyectos, como álbumes de fotos o calendarios. Muchos sitios web ofrecen creaciones en papel o incluso tela basadas en los dibujos de los niños. Es una forma de conservar las obras de arte evitando que se amontonen hasta el infinito en casa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.