Aleteia

¿Cómo sobrevivían las escuelas de principios del siglo XX a las pandemias?

OPEN AIR SCHOOL
Comparte

Una lección de historia sobre cómo dar la bienvenida a los estudiantes a clases presenciales

A medida que el verano avanza hasta agosto y los funcionarios públicos debaten sobre la conveniencia de reabrir las escuelas en el otoño, una página de los libros de historia sugiere una posible solución para dar la bienvenida a los estudiantes de manera segura a la clase en medio de la continua pandemia de COVID-19.

Resulta que esta no es la primera vez que los funcionarios luchan por proporcionar educación pública durante una crisis de salud pública. Aunque el COVID-19 es la amenaza actual, hace más de un siglo, era la tuberculosis la que amenazaba la vida en las ciudades de todo el mundo, entre ellas las estadounidenses.

En 1907, dos médicos de Rhode Island propusieron escuelas al aire libre para estudiantes que tenían tuberculosis o que habían estado expuestos a ella. Basaron sus propuestas en las tendencias educativas en Alemania en ese momento.

A principios de 1908, el piso de un edificio de ladrillos vacío en Providence se convirtió en un espacio con ventanas a la altura del techo a cada lado, abierto casi en todo momento, según el New York Times.

Los niños se mantendrían abrigados durante el invierno aprendiendo en «sentadas» o reuniéndose alrededor de una buena estufa. Los maestros servían sopa caliente o cacao junto con lecciones de ortografía y educación cívica.

El experimento tuvo excelentes resultados, mejorando la salud de varios niños.

El Dr. Edward Livingston Trudeau adoptó un enfoque similar en su Adirondack Cottage Sanatorium en el estado de Nueva York. Décadas antes del desarrollo de los antibióticos, la idea era que la tuberculosis podría curarse, o al menos controlarse, mediante la exposición al aire frío y despejado de la montaña.

«En dos años había 65 escuelas al aire libre en todo el país, ya sea establecidas según el modelo de Providence o simplemente en el exterior», escribe el Times. “En Nueva York, la escuela privada Horace Mann impartía clases en el tejado; otra escuela en la ciudad tomó forma en un ferry abandonado».

A medida que los funcionarios se preocupan por los posibles efectos del nuevo coronavirus en los que se sientan en los pupitres de la escuela, las clases al aire libre podrían ser una posible alternativa.

«Una de las pocas cosas que sabemos sobre el coronavirus con cierto grado de certeza es que el riesgo de contraerlo disminuye en el exterior: una revisión de 7.000 casos en China registró solo una instancia de transmisión de aire fresco», dice el Times.

Si se puede resolver, y hay mucha logística a considerar, podría ser una buena manera de evitar tener que recurrir a Zoom.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.